Colorantes líquidos para envases rígidos: una tendencia que fluye

Los transformadores de envases para productos de consumo y también los dueños de marca están mostrando interés especial por el color líquido. En México, varios proveedores ofrecen estas soluciones.


La industria de envases y embalajes atraviesa por un periodo de grandes transformaciones para aprovechar el potencial de nuevos mercados. Como lo señaló en una plática Gerardo Barajas, director de la feria de envasado y procesamiento Expo Pack México, la industria está cada vez más enfocada en proporcionar envases con un diseño lo suficientemente exitoso, tanto en forma como en color, para atraer la atención del consumidor.

Particularmente para los envases rígidos, que tienen un uso ampliamente extendido en los segmentos de alimentos y bebidas, así como cuidado personal y cosméticos, el color es fundamental para marcar la pauta en las tendencias estéticas y de diseño, enfocadas en comunicar alguna característica del producto envasado o de su marca. Por esta razón, cada año nuevos colores, efectos y tecnologías de coloración de plásticos encuentran gran acogida en el mercado.

De acuerdo con Rodrigo Mosqueira, Senior Business Manager en México de PolyOne, compañía proveedora de formulaciones especiales, colorantes y aditivos, la empresa ve un crecimiento sólido en el sector de envases rígidos en la República Mexicana, con un especial impulso para las botellas de PET y aplicaciones de cuidado personal. “A medida que se incrementa la competencia, se acelera la necesidad de lograr una diferenciación. Las compañías que adopten estas oportunidades serán las vencedoras, sin importar el nicho que atiendan. Permitirles a nuestros clientes ganar es nuestro enfoque”, comentó Mosqueira. La compañía recientemente abrió un nuevo centro de distribución en San Luis Potosí, una ubicación estratégica en México para atender a todo el país, señala Mosqueira.

Así mismo, Chuck Irish, vicepresidente de desarrollo de productos de Riverdale Global, compañía que ofrece sistemas integrales de color, desde formulaciones de colorantes líquidos y aditivos hasta equipos y tecnologías para su manejo, comentó que el mercado de plásticos en México se está expandiendo para mantener el ritmo con la economía nacional y atraer nuevas inversiones por cuenta del “re-shoring”, la tendencia actual de traer a Norteamérica muchos de los negocios de manufactura que estaban en China.

Igualmente, Jaime Gómez, presidente de Holland Colours America, comenta que México es uno de los principales consumidores de resina PET en el mundo y se mantiene a la vanguardia en maquinaria, resinas y aditivos. “Podemos ver que nuestros clientes realizan inversiones para adquirir las últimas tecnologías, y están cada vez más preocupados por el impacto ambiental de sus productos y procesos, así como por cumplir con las normas y regulaciones internacionales. El sector de envases plásticos rígidos en el país ha tenido un ritmo de crecimiento aceptable en los últimos años y para 2016 esperamos un crecimiento de 5%”, agregó. Holland Colours se distingue por sus pigmentos para la industria de termoplásticos, en una amplia gama de presentaciones como son Holcobatch y Holcoprill (sólida/microesfera), Holcomer (MB) y Holcopet (Líquido). “Estamos presentes en el mercado de empaque de PET, proveemos colorantes y aditivos a los principales convertidores del país, para una amplia variedad de industrias, como: bebidas carbonatadas, farmacéutica, cuidado personal, agroquímica, cosmética y alimentos, entre otros”, agregó.

 

LAS PERSPECTIVAS PARA EL COLOR LÍQUIDO

El color líquido es una dispersión de pigmentos y/o tintes en portadores líquidos especialmente seleccionados. La tecnología ha estado en el mercado durante décadas, pero su crecimiento no había repuntado por algunas percepciones y prevenciones de los transformadores, que los proveedores han intentado cambiar. En los últimos años, ha habido mejoras en las mezclas de pigmentos y la tecnología de portadores para lograr mejor compatibilidad y dispersión en una amplia gama de plásticos. También ha habido avances en los sistemas de entrega para hacer que la opción de color líquido sea más precisa, segura y limpia.

Este tipo de colorantes pueden ser aplicados a la mayoría de los termoplásticos, pero han sido más comúnmente utilizados para envases de PET. Una de las razones principales es que con estas formulaciones altamente concentradas, se requiere menos colorante para lograr efectos de color y translúcidos comunes en envases de PET.

Enrique Castillo, vicepresidente de la división Custom Performance Colors de A. Schulman en América Latina, asegura que el mercado de concentrados líquidos va ‘in-crescendo’ desde hace unos años. “No es mejor ni peor que los concentrados sólidos, simplemente tiene otras aplicaciones. En el caso del PET es más versátil usar el concentrado líquido. También en el caso de traslúcidos porque genera un color más limpio y se puede dosificar a muy baja concentración (abajo del 1%, cosa que con los concentrados sólidos es más difícil)”, aseguró el directivo.

A. Schulman tiene la capacidad de ofrecer la tecnología de colores concentrados líquidos en México, mediante la importación desde Estados Unidos o España, aunque está en evaluación la posibilidad de comenzar la producción local. Como parte de su oferta, la empresa entrega un sistema completo para el manejo de los colorantes, que puede ser suministrado para pruebas y con un contrato de leasing vs. volumen de producto.

Según un estudio de mercado que hizo la compañía, el crecimiento de los concentrados en líquido para Latinoamérica tiene una expectativa del 6.2% (tasa anual compuesta de crecimiento CAGR) hacia el 2020, mientras que la de los concentrados sólidos llega a 4.9%.

En 2016, A. Schulman cumple 20 años de tener fabricación local de compuestos en San Luis Potosí, México. Al operar 6 plantas de manufactura y un centro técnico de innovación en América Latina, puede catalogarse como uno de fabricantes de compuestos de mayor tamaño, con materiales fabricados en la región.

Riverdale Global, especialista en color líquido, ve un gran potencial en el uso de colorantes líquidos en México, particularmente por parte de los grandes productores de bienes de consumo y de empaques, como botellas de PET. Entre las ventajas de la coloración líquida, Chuck Irish destaca mayores cargas de pigmento, lo que significa menor uso de colorantes y una dispersión superior en el fundido polimérico. “La combinación de estas ventajas resulta en ahorros sustanciales”, señala Irish.

“Cuando estas ventajas se acoplan con el sistema sellado de tambor de Riverdale Global, lo que llamamos bomba-en-un-tambor, los clientes logran una mayor economía y eficiencia. Los tambores se mantienen sellados desde el momento en que llegan al procesador, durante el almacenamiento, la manipulación y la dosificación en el proceso, y durante el retorno a Riverdale Global para la reposición. Esto elimina el desorden de la manipulación de líquidos y los costos relacionados con descartar los contenedores”, comentó el directivo de Riverdale Global.

Para atender al mercado mexicano, la compañía opera un centro de ventas, distribución y soporte técnico cerca de Monterrey y una oficina de ventas y soporte técnico en Tijuana. Más adelante, cuando los volúmenes aumenten, planean abrir una ubicación satélite en México para proveer apoyo local a los clientes en el país.

En el caso de PolyOne, el panorama para la coloración líquida también es positivo. “Nuestras soluciones ColorMatrix y de coloración líquida tienen gran acogida en mercados como el de empaque, especialmente para PET. La industria mexicana está creciendo en nuevas capacidades de diseño, donde la tecnología y la innovación tienen un papel más destacado”, señaló Rodrigo Mosqueira. “La innovación es un esfuerzo continuo dentro de PolyOne. Nuestro enfoque no está en productos específicos sino en la combinación de tecnologías, servicios y puntos de vista para proveer la mejor solución a nuestros clientes. Como ejemplo de esto, ofrecemos InVisiO y servicios de diseño para trabajar con nuestros clientes desde las etapas iniciales de desarrollo de sus productos para incorporar materiales, herramentales y procesos teniendo en cuenta el color y el diseño, para llevar a la realidad la visión del diseñador”, agregó Mosqueira.

En una entrevista previa, el director de marketing en ColorMatrix Group, de PolyOne Corp, Gary Fielding, aseguró que el color líquido sigue ganando cuota de mercado en moldeo por inyección. "La capacidad de cambiar rápidamente los colores puede ayudar a reducir residuos y el tiempo de cambio. Para moldeadores con aplicaciones específicas y procesos de producción más cortos, la posibilidad de hacer pedidos en pequeñas cantidades les ayuda a gestionar el inventario y reducir los costos de capital de trabajo".

Clariant lanzó una iniciativa para crear conciencia y aceptación del color, masterbatches y aditivos líquidos entre los procesadores, diseñadores de productos y propietarios de marcas de Norteamérica. A finales de 2013, la compañía lanzó HiFormer, una nueva marca mundial que abarca su color líquido de alto rendimiento y aditivos concentrados, equipos de dosificación y manejo, y su experiencia y servicio.
 

¿POR QUÉ PASARSE AL LÍQUIDO?

Los concentrados líquidos de color ofrecen varias ventajas sobre otras opciones de color. El bajo costo es un factor clave que está convenciendo a la mayoría de los procesadores para hacer la transición a color líquido. Los masterbatches líquidos son altamente concentrados por lo que se necesita menos para lograr el color brillante y vibrante, sobre todo en polímeros translúcidos y transparentes.

Mark Hass, jefe de producto para la línea de color líquido Liquosol de Plastics Color Corp. (PCC), una compañía estadounidense que comenzó a operar en 2011 y ya tiene una planta en cada costa, dice que el color líquido puede disminuir los costos entre 10 a 40%, en comparación con el masterbatch sólido, dependiendo de la aplicación.

Paul Maguire, presidente de Riverdale, señaló en una entrevista previa que el ahorro de costos se extiende más allá del precio de compra del colorante. "Se puede procesar a temperaturas más bajas; puede acelerar el tiempo del ciclo; el tiempo de cambio de color es mucho menor; los colorantes líquidos ocupan menos espacio; y se ahorra en envases reutilizables”. Y añade que el uso de dosificación gravimétrica en el lugar de la volumétrica convencional casi siempre reduce el uso de color en un 10%, afirma Maguire.

En los últimos cinco años, la empresa ha visto un aumento drástico en la demanda de colores líquidos en envases, con grandes marcas como Procter & Gamble, Unilever, y Colgate, que piden que sus procesadores tengan capacidades de color líquido.

De acuerdo con Jaime Gómez, de Holland Colours America, los colorantes líquidos tienen una alta concentración en un vehículo no-polimérico, que resulta en ventajas evidentes para los transformadores, como son: LDRs bajos, flexibilidad en proceso, limpieza y cambios de color rápidos. “La calidad de nuestros productos es consistente lote a lote, asegurando la continuidad y estabilidad de los procesos de nuestros clientes”, concluyó.

Gracias a sus propiedades físicas, los líquidos pueden ser dosificados con mucha más precisión que una mezcla en polvo o granulada. Esta ventaja significa que los colorantes líquidos se pueden dosificar muy bien y de manera consistente, lo que proporciona excelente consistencia de color en el producto final. El líquido también se presta a la dispersión dentro del polímero base con más eficacia que otras formas de color. Esto permite que un procesador logre una excelente dispersión de color en todo su producto terminado.

La mayor capacidad de carga de los concentrados líquidos de color en comparación con sus contrapartes sólidos significa que puede utilizarse menos colorante para obtener resultados comparables. Esto se traduce en una tasa más alta de incorporación en el polímero base (LDR) para una aplicación determinada y puede proporcionar a un procesador gran eficiencia en la operación de coloreado.

Además, el hecho de que no se requiere que el líquido se funda antes de mezclar con la resina es especialmente ventajoso cuando se trabaja con materiales sensibles al calor.

Otras ventajas claves demostradas de los colorantes líquidos frente a los sólidos: los líquidos no requieren presecado del colorante; dejan menos residuo en tornillos y barriles, lo que permite cambio rápido; y hay fuerzas de cizalla más bajas en el proceso, lo que protege el equipo y los pigmentos sensibles. También, para diseños intrincados de moldes, el flujo total del fundido puede ser mejor con colorantes líquidos.

ALGUNOS PUNTOS QUE SE DEBEN CONSIDERAR

No todo es color de rosa en el uso de concentrados de color líquido. Hay algunos problemas reales a tener en cuenta antes de utilizarlos. En algunas aplicaciones, por ejemplo, el líquido portador puede salir a la superficie si no es totalmente compatible con la resina base. También, en ciertos procesos de alta velocidad, se puede presentar un fenómeno conocido como deslizamiento de tornillo. Esto puede ser especialmente importante en aplicaciones que utilizan el líquido en proporciones superiores al 2%.

La gestión de inventario y el control de calidad también se vuelven algo primordial para usar el color líquido con eficacia. Existe la posibilidad de que los pigmentos queden en suspensión. Esto puede conducir a un coloreado inconsistente y a veces el concentrado tiene que ser desechado. Es fundamental trabajar con su proveedor para conocer la vida en estantería del colorante y desarrollar procedimientos como rotación de sus inventarios para que los colorantes líquidos se utilicen de manera eficiente y se mezclen adecuadamente antes de usarse.

Además de problemas potenciales de procesamiento, el color líquido puede ofrecer retos en su manejo, limpieza y disposición. Al igual que sucede con los botes de pintura que se compran en la ferretería local, casi siempre hay colorante residual en el recipiente que la mayoría de los equipos de dosificación no pueden extraer. Dependiendo del equipo que se utiliza, este material residual puede representar hasta un 10% del volumen total del color.

Muchos procesadores desarrollan métodos para extraer la mayor cantidad posible de este material. Estos métodos implican a menudo mezclar el colorante sin usar con contenedores de material nuevo, lo que supone un gasto adicional y hasta cierto punto un riesgo.

E igual que pasa con los botes de pintura que utiliza en casa, siempre se escapan gotas no deseadas de material, no importa lo cuidadoso que sea. A diferencia del material peletizado, si hay un derrame o fuga, se esparcirá.

Los proveedores coinciden en que los procesadores deben percibir el color líquido no como un producto sino como un sistema, que además de los colorantes incluyen equipos de dosificación y entrega, inventarios y cuestiones de limpieza.

Obtener una ventaja competitiva siempre ha sido esencial para los procesadores de plásticos y ha aumentado recientemente el interés en una solución como esta. Un número creciente de procesadores está considerando los colorantes líquidos con el fin de aprovechar su potencial para mejorar la eficiencia global de producción, al tiempo que reduce el total costo del colorante.

 

*El presente artículo es producto de entrevistas, datos tomados de artículos recientemente publicados en Plastics Technology e informaciones de prensa.