FUMEC, un aliado para la innovación en la industria plástica

Gracias a un programa que impulsan el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (COMECYT) y la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC), las empresas del estado de México pueden mejorar sus capacidades tecnológicas y empresariales.


Tras la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por su sigla en inglés) hace más de 20 años, las empresas mexicanas vieron la necesidad de mejorar sus procesos, incorporar nuevas tecnologías y apostar por la innovación, como una forma de competir contra organizaciones similares de Estados Unidos y Canadá. Esta apuesta además permitiría que sus productos tuvieran los estándares requeridos por esos gobiernos, para llegar a un mercado que superaba los 600 millones de consumidores. 

En este marco nació la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC), con el propósito de promover el uso de la ciencia, la tecnología y la innovación para apoyar el desarrollo económico y social de México. “Surgimos a partir del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, con el firme propósito de reforzar los lazos de ciencia y tecnología entre estas naciones. Ante todo, somos una organización no lucrativa y actuamos en tres áreas principales: salud y medio ambiente, recursos humanos, y desarrollo económico basado en innovación”, dijo Quezni Domínguez, asesora tecnológica y empresarial de la Fundación.

En la actualidad, FUMEC trabaja con varios sectores económicos claves por su potencial de crecimiento, el número de empleos que generan y la posibilidad que tienen de generar ofertas de valor innovadoras. Estos sectores incluyen alimentos, manufactura avanzada, industria automotriz, tecnologías de la información y, por supuesto, plásticos.

De hecho, como parte de su pilar de desarrollo económico basado en innovación, FUMEC tiene varios programas que buscan impulsar a las empresas. Así por ejemplo, tiene uno que soporta a las compañías mexicanas que quieren internacionalizarse, para lo cual tiene oficinas en varias ciudades de Estados Unidos y Canadá, así como en Madrid. Por otro lado, apoya a pequeñas y medianas empresas a nivel nacional que para que se fortalezcan y se vuelvan más competitivas. 

“Hemos adoptado varias metodologías de Estados Unidos y Canadá y las hemos ido ‘tropicalizando’ a las condiciones del país y sobre todo a las condiciones de cada sector en el que estamos trabajando. Dependiendo de las necesidades específicas de cada sector, así como también del área geográfica donde se encuentra el grupo de empresas, vamos haciendo adaptaciones”, comentó Quezni Domínguez.

Particularmente para la industria plástica, FUMEC impulsa el Programa de Fortalecimiento para PYMES, junto con el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (COMECYT), que apoya a las empresas del sector en el estado de México. De acuerdo con expertos de la fundación, el rubro de plásticos fue incluido en el programa, gracias que al menos el 20% de las empresas transformadoras de plástico de la República Mexicana están ubicadas en este estado. 

“Empezamos este programa en el 2010, por una idea y necesidad del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (COMECYT), que quería formar un grupo significativo de empresas instaladas en el estado. Comenzamos trabajando en las áreas automotriz y de tecnologías de la información, pero posteriormente el consejo decidió ampliar a los sectores de plásticos y de alimentos. En el caso de plásticos ya es el cuarto ciclo. Normalmente, cada año trabajamos con 15 empresas o 20, pero en 2015 ya se dobló el esfuerzo y nos fuimos a 30”, dijo Domínguez.

Este programa ha sido diseñado para ayudar a las pequeñas y medianas empresas del estado a mejorar sus capacidades tecnológicas y empresariales, a desarrollar proyectos de innovación, y a conquistar nuevos nichos de mercado mediante la generación de una oferta de valor innovadora.

Entre los apoyos que cubre este programa, la Fundación ofrece el diagnóstico de fortalezas y áreas de oportunidad, el diagnóstico de capacidades de exportación, talleres de innovación y comercio exterior, eventos de vinculación y relacionamiento (networking) con universidades, centros de investigación y compradores potenciales, y la gestión y generación de proyectos de innovación para presentarlos ante INADEM, COMECYT o CONACYT.

 

Beneficios para las empresas de plástico

De acuerdo con voceros de FUMEC, el trabajo de las organizaciones de plástico dentro del Programa de Fortalecimiento es muy diferente al que se realiza en otros sectores. Esto presenta algunos retos y muchas oportunidades. 

“Las empresas trabajan muy aisladas de todo lo que está alrededor de ellas. Un gran reto es justamente determinar cómo se involucran con su ecosistema y lograr que hagan uso de toda infraestructura que tienen alrededor, como centros de investigación, recursos humanos ya especializados, maestros y doctores que se están desarrollando en la zona, y de todos estos programas no solo en cuanto a investigación y desarrollo de innovación sino a desarrollo empresarial, comercio exterior y certificaciones”, dijo Quezni Domínguez. 

El reto está en que estas empresas utilicen todos los recursos que tienen a su alcance, para su beneficio y, más en concreto, que obtengan resultados en el corto plazo. Para los ciclos que son de un año es difícil alcanzar resultados tangibles, ante la dificultad de realizar mediciones de forma inmediata, pero la idea es que las empresas sean mejores en sus procesos y productos, para que esto beneficie el tema de ventas, los ayude a posicionar mejor en el mercado o les permita migrar a nichos de mayor valor agregado. A través del apoyo que les brinda el programa pueden lograr esos objetivos.

Dentro de las principales líneas de trabajo con empresas del sector de los plásticos está bajar recursos de diferentes programas a fondo perdido, que no son créditos y que están disponibles justamente para la adquisición de infraestructura, la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Por otro lado, está el acompañamiento para la obtención de certificaciones, como la ISO90001, lo cual les permite a las empresas atraer nuevos clientes. Otro renglón es la implementación de los sistemas de inocuidad alimentaria, que les ha permitido a varias compañías entrar al mercado alimentario y tener cuentas con empresas tractoras. También está la mejora productos, bien sea a través de incorporación de nuevos materiales o la disminución de gramaje, por ejemplo en envases. 

Además de los aspectos técnicos, las empresas también pueden beneficiarse de la consultoría en planeación estratégica, para trazar el rumbo de la compañía y comenzar a trabajar en esos objetivos específicos. 

 

¿Cómo hacer parte del programa?

Las empresas interesadas en trabajar con FUMEC pueden acercarse en cualquier momento del año para conocer del programa, aunque, como tiene fondos financiados por el Gobierno, la participación tiene fecha de inicio y término.

Inicialmente, la organización interesada tiene que contactar al FUMEC directamente o a través de su sitio web (www.fumec.org), para programar una cita donde la fundación le explicará los programas y conocerá sus necesidades. Aunque hay un programa definido para cada grupo de empresas, el plan se realiza de forma individual para hacer énfasis en sus necesidades puntuales exactamente.    

“Hay empresas que toman el tronco común de manufactura esbelta pero también incluyen asesoría en el tema de fondos. Otras empresas quieren ver el tema de inocuidad y certificaciones. Al final, este diagnóstico empresarial y de negocios es necesario para definir el plan de trabajo”, aseguró Quezni Domínguez, de FUMEC.

Actualmente, 80% de los costos totales del proyecto son subsidiados por los gobiernos locales y federal. Por su parte, las empresas deben aportar el 20% restante. 

Para este año, la convocatoria aceptará a empresas provenientes de los sectores mencionados y que se encuentren ubicadas en los municipios de Atizapán, Cuautitlán Izcalli, La Paz, Texcoco, Tultitlán, Tlalnepantla, Chimalhuacán, Tenancingo, Villa Guerrero, Atlacomulco, Lerma, Ecatepec y Naucalpan.

El Programa de Fortalecimiento COMECYT-FUMEC comenzó a operar hace más de siete años para apoyar el crecimiento de las PYMES mexiquenses, y hasta la fecha ha favorecido el desarrollo de más de 300 empresas en sectores como automotriz, tecnologías de la información, salud, energías sustentables, alimentos y plásticos. De este total, alrededor de 50 empresas de plástico se han beneficiado en los ciclos pasados y 30 lo están haciendo en el ciclo actual. 

Las compañías de plásticos que no se encuentren en el estado de México, pero que requieran el apoyo de FUMEC, pueden optar por planes individuales a través de la aceleración de empresas. “Dentro de la fundación también hay un área de propiedad industrial en donde podemos asesorar a las empresas en todo lo relacionado con patentes y modelos de utilidad, marcas y diseños industriales”, comentó Quezni Domínguez.

Junto a esto, FUMEC adelanta el programa de Manufactura inteligente avanzada, que está concentrado en el desarrollo y la inclusión de sistemas informáticos en la manufactura para apoyar a la industria de la frontera, tanto en México como en Estados Unidos. “El programa trabaja con líderes de manufactura, en todos los sectores, y los plásticos podrían aplicar. La idea es que esas empresas estén dispuestas a trabajar en ambos países, para fortalecer la colaboración binacional”, dijo Rosario Taracena, de FUMEC.
 

Caso de éxito en la industria de hules

Laboratorio Técnico EPS es una empresa especializada en realizar pruebas para conocer las características de los hules que se utilizan en las industrias manufactureras. Gracias a la vinculación que hizo FUMEC, a través del Programa de Fortalecimiento Aceleración para Empresas de Plásticos en el Estado de México, la empresa inició una relación colaborativa con el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI) y sometió un novedoso proyecto al Programa de Estímulos a la Innovación del CONACYT. El objetivo del proyecto era desarrollar un equipo de pruebas para dar servicio a la industria automotriz mexicana. 

A pesar de no haber solicitado antes este tipo de apoyo, el proyecto de Laboratorio Técnico EPS fue elegido entre cientos de propuestas a nivel nacional para llevarse a la práctica.  

Luego de más de un año de trabajo en colaboración con el CIDESI del Estado de México, este nuevo equipo está listo para comenzar a dar servicio a la industria manufacturera en general. "Si bien el equipo fue concebido para probar mangueras automotrices, también sirve para probar mangueras de cualquier otra industria, incluso de la industria médica, lo que nos abre las puertas a muchos más sectores", señaló Pilar Medina, directora de la empresa. 

Además, este nuevo desarrollo permitirá hacer pruebas destructivas y de fatiga (conocidas como de presión ciclada y reviente), que antes debían mandarse a hacer fuera de México, ya que no existía la infraestructura para hacerlas dentro del país. 

Después de hacer dos búsquedas tecnológicas de equipos similares en el mundo, la empresa se dio cuenta de que su desarrollo es único en su tipo, ya que la maquinaria existente permite hacer solamente una prueba, y este nuevo equipo permite hacer dos pruebas distintas, e incluso de forma simultánea, razón por la cual ha puesto en marcha un plan de protección de propiedad intelectual con miras a obtener una patente. 

"La máquina en particular tiene varias innovaciones: puede manejar distintos fluidos, diferentes tipos de manguera, tiene un control inteligente donde se puede programar la secuencia de la prueba, también puede avisar si la prueba ya terminó sin que esté una persona presente, porque las pruebas de durabilidad pueden tomar varios días e incluso semanas", explicó Oscar González, director del CIDESI en el Estado de México. 

A mediano plazo, Laboratorio Técnico EPS se propone ser el laboratorio de tercería líder en la industria de los hules y espera poder proveer sus servicios a todas las empresas que así lo requieran.

Quezni Domínguez, asesora tecnológica de FUMEC, identificó la capacidad innovadora de la empresa y propició su relacionamiento con CIDESI, un punto de partida crucial para este caso de éxito.