Manejo central de materiales es parte de la estrategia de expansión de Grupo ABC

La Planta Cuatro de Grupo ABC se prepara para triplicar su capacidad instalada, su capacidad productiva y su capital humano. La instalación de un sistema centralizado de manejo de materiales será clave en el procesamiento de un mayor volumen de resinas, que supera al actual en 300%.


Temas relacionados:

Proveedores relacionados

En México, la producción automotriz está atravesando por un momento dorado. Todos los ojos están puestos en este jugoso mercado que ha venido a dinamizar a la industria plástica en todas capacidades. Sin embargo, mantener el ritmo de las demandas de las OEM’s, exige inversiones y planeación en tecnologías, formación y capital humano para producir componentes, productos y sistemas pre-ensamblados o listos para instalación en grandes volúmenes y de forma oportuna.

En el Parque Industrial Querétaro, la planta más joven de Grupo ABC, denominada Planta Cuatro, se prepara para triplicar su capacidad instalada y su capital humano, con el fin de convertirse en una de las instalaciones de transformación de plásticos más sofisticadas de México y a la altura de las mejores plantas de clase mundial. Esta planta, establecida en 2014, se especializa en la inyección de piezas clase A, para interiores, con ensambles y soldadura de plásticos por ultrasonido y vibración.

Actualmente, en los 26,000 metros cuadrados que componen el piso de producción la actividad es intensa. Alrededor de las 14 máquinas inyectoras que están operando con la producción del día a día, un gran plano con nuevas instalaciones tecnológicas y servicios se va armando paso a paso, como un rompecabezas que estará terminado a comienzos de 2017.  Así, con el crecimiento proyectado llegarán a 50 prensas e instalarán una línea de compresión y un sistema central de manejo de materiales. Este último será clave en el manejo eficiente de más de 5 toneladas de resina por hora.

Plastics Technology México tuvo oportunidad de visitar la planta y de platicar con Richard Carroll Trujillo, su director, sobre los planes de la compañía, sobre su visión del boom automotriz en México y de cómo el nuevo sistema central de manejo de resinas  será un eje neurálgico de toda la operación.

 

El reto de crecer

La Planta Cuatro es la más reciente adición de ABC Group (Grupo ABC) a su operación en México, donde tiene otras tres plantas con cerca de dos décadas de trayectoria en San Juan del Río, también en el estado de Querétaro. Estas plantas, que funcionan de manera independiente, realizan procesos de inyección y moldeo por soplado, principalmente.

El Tier 1, que tiene en total 36 plantas a escala global, decidió abrir su cuarta planta en México e invertir en la ampliación de su capacidad para atender los nuevos negocios que están surgiendo en la zona. “El crecimiento se debe fundamentalmente a la llegada de nuevas partes y de una nueva tecnología para un componente que se denomina ‘load floor’ (cubierta de piso de carga), que es como un sombrerete que tienen las camionetas en la parte de atrás, donde se ponen todas las cosas en la cajuela. Así mismo, nos dieron la posibilidad de hacer una consola de camioneta, que lleva varios componentes que vamos a ensamblar nosotros”, comenta Richard Carroll Trujillo, director de la Planta Cuatro.

El nivel de exigencia para la producción de estas piezas es bastante alto. Al ser componentes de clase A, que son visibles al usuario final, llevan texturizados y no pueden tener rayones ni defectos superficiales.  Así, además de la calidad, uno de los retos para la nueva planta es la producción a gran escala.  “Manejaremos volúmenes interesantes, de más de 300 mil piezas al año por cada referencia”, comenta Carroll Trujillo.

De acuerdo con el directivo, llevan más de un año y medio planeando todo lo relacionado con las tecnologías para la ampliación de la planta, donde tendrán inyección con maquinaria entre 200 y 2,500 toneladas, ensamble, soldadura, compresión e inyección de isocianato.

“Hemos evaluado diversos proveedores para tener la mejor tecnología. Es una inversión muy fuerte la que ha hecho la empresa para llegar a los estándares internaciones y ser de clase mundial, como muy pocas. Con total seguridad puedo decir que esta planta va a tener lo mejor en tecnología en los próximos diez años y va a estar a la altura de las mejores del mundo”, asegura el directivo.

Más volumen, más resinas... una solución

El crecimiento general de la Planta Cuatro de Grupo ABC se refleja también en un aumento significativo del volumen de resinas que procesarán, que es del 300%. En este aspecto, para manejar sus suministros de ABS, PPV y nylon, la empresa le apuesta a un sistema centralizado para manejo de materiales, diseñado y provisto por Novatec.

“Optamos por un sistema centralizado, llamado manifold. Es una tecnología nueva que vimos en una de la plantas del grupo en Tennessee y ahora traemos a México. Por vacío, este sistema hala el material requerido a la máquina requerida. Es una maravilla porque ya no hay que pensar si la máquina tiene material o no”, comentó Carroll Trujillo.

Como está funcionando la planta actualmente, tiene tolvas y el sistema de vacío, pero el gran cambio, una vez concluida la expansión, será la implementación de un sistema central de manejo de materiales.

De acuerdo con Alex Vidal, vicepresidente de desarrollo de negocios de Novatec, lo

que se conoce como manifold es un distribuidor de materiales. Dependiendo de la combinación del transporte o desde donde y hacia donde se quieran mover las resinas en una planta, se puede hacer la configuración. Puede ser de varias fuentes de materia prima a un grupo de máquinas o de una sola fuente de resina a varias máquinas, o la combinación de ambas.

“Para diseñar cuál es su tamaño y su capacidad es necesario ver una matriz del tipo de materiales y del volumen que se maneja por máquina, de la cantidad de materiales que se van a tener almacenados en silos o gaylords, silos de día o secadores. Es un análisis detallado de las fuentes y los destinos de la resina”, comentó Vidal. “Tenemos una opción que se utiliza para evitar que por equivocación, desconocimiento o intención se envíe una resina equivocada a una máquina o a un grupo de máquinas. Es un sistema que conecta eléctricamente la línea que va a esa máquina con la fuente de materia prima. Esa conexión se refleja en el control. Asigna la resina que va a esa estación de carga”, agrega.

De acuerdo con Carroll Trujillo, una de las mejoras más notorias del cambio será el manejo eficiente del espacio. “Ya no es necesario tener un gaylord al pie de cada máquina, por lo que cada espacio que ahorras con este sistema es una máquina adicional que puedes tener en la planta. El piso donde están las máquinas tiene un costo, y esta es una excelente manera de optimizar estos espacios y generar más ingresos. Hoy los márgenes son muy ajustados, así es que cualquier detalle que se pueda mejorar en el proceso y que tenga un impacto en los costos es de gran ayuda”, añade.

Otro aspecto destacado por el directivo es la eliminación de la contaminación de material, y con ello la reducción de scrap y problemas de calidad. “Muchas empresas no usan estos sistemas porque lo ven como un gasto. Nosotros lo vemos como una inversión, que a mediano y largo plazo va a traer un beneficio impresionante”, concluye.

Calidad y capital humano de clase mundial

El directivo se refiere al crecimiento que está teniendo México como una gran oportunidad de negocios, pero también para el desarrollo de la gente. “El crecimiento de México no se está dando por lo barato de la mano de obra sino por la calidad. Se ha demostrado en los últimos quince o veinte años que nuestro país es tan competitivo en términos de calidad como Canadá y Estados Unidos. Es por eso que muchos OEM están volteando a ver a México y están buscando esta oportunidad. Si englobas todo: buen precio, buena calidad, buen tipo de ingeniería y buena gente, es una forma de ver por qué todos estos proyectos están llegando aquí a México”.

Richard Carroll refiere que para la Planta Cuatro de Grupo ABC este boom ha traído un crecimiento muy fuerte. “Con sólo dos años de apertura, hemos tenido buenos números financieramente desde el comienzo y hemos recibido reconocimientos  como el Excellence Award Supplier de General Motors en 2015 y hemos sido proveedor certificado con calidad excelente por parte de otro de nuestros clientes. Estos y otros certificados nos dan el aval de ser una empresa confiable para surtir a cualquier tipo de OEM a nivel mundial”, comentó.

Carroll Trujillo enfatiza que los logros de la compañía han sido posibles gracias a la gente que la compone, y que participa activamente en la cultura de mejora continua de la empresa, así como en el aprovechamiento de las tecnologías disponibles. “La gente está comprometida con ver qué puede hacer mejor, y escuchamos sus iniciativas. Una sugerencia de un operador de mover una mesa te puede salvar dos segundos, lo que es muchísimo en términos de la industria”, comenta.

Justamente, también el capital humano tendrá un repunte importante para la nueva fase de la empresa.  De 250 empleados que laboran en la actualidad, pasarán a 800 en menos de un año. Sin duda, aparte de un arduo proceso de contratación, los temas de capacitación y formación también son fundamentales. “Como crecemos la gente crece con nosotros. Tenemos un plan detallado de oportunidades de desarrollo que cubre desde operadores hasta gerentes. Todo se basa en una planeación. Iremos contratando y formando a la gente por batches hasta llegar al número total. La gente es la clave de nuestro éxito”, aseguró.

 

Contenido relacionado

A la vanguardia en robótica y automatización en el sector plástico

¿Cuáles son los beneficios de automatizar? ¿Qué elementos se deben considerar a la hora de comprar un robot? ¿De qué se trata la tendencia mundial en torno a los robots colaborativos?