• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
01/01/2020 | 7 MINUTOS DE LECTURA

Directrices de la Economía Circular: una introducción al qué y al cómo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

¿Qué tan circular es su negocio? ¿Está en capacidad de identificar áreas potenciales en las que se puedan integrar sistemas de Economía Circular? Descúbralo aquí.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Evidentemente, la firma del acuerdo nacional por una “Nueva Economía del Plástico”, el pasado 5 de diciembre del 2019, entre el sector industrial del plástico y el gobierno de federal, el Senado de la República y la sociedad civil, donde se comprometieron a generar una reducción en la producción de empaques plásticos de un solo uso y a impulsar el reciclaje, se presenta como una noticia alentadora. Considerándose una entre las primeras acciones propositivas en búsqueda de dar una solución al uso desmedido de los plásticos y al mal manejo de sus residuos, principalmente en el sector del empaque y promover así lograr la integración de dichos residuos, en un modelo circular o de lazo cerrado.

Por ello es necesario incursionar e involucrar a las empresas de los diversos sectores productivos, en especial a la industria del plástico, en todo aquello que implican las nuevas tendencias económicas, tecnológicas y ambientales, que trae consigo la Economía Circular (EC) como un sistema productivo disruptivo.

La EC indudablemente ha estado ganando terreno entre los empresarios y el sector gubernamental, al presentarse como una  opción para cada vez depender menos de los insumos de recursos vírgenes, promoviendo la eco-innovación, conservando los recursos y favoreciendo el bienestar humano, como se puede apreciar en la siguiente tabla.

Beneficios Economía Circular.

Partiendo de una concepción motivada por la Fundación de Ellen MacArthur, una economía circular es un sistema económico de lazos cerrados, en el que las materias primas, los componentes y los productos experimentan una menor pérdida de  su valor, utilizando fuentes de energía renovables fundamentadas en las bases de un pensamiento sistémico.

La principal expectativa con la adopción de EC, es que su implementación re-direccionará fundamentalmente las actividades económicas en una menor dependencia de flujos de carbono intensivos no renovables y de emisiones hacia una producción y consumo más sustentable.

Principios Economía Circular.

Una Economía Circular favorece las actividades que preservan el valor en forma de energía, mano de obra y materiales. Esto significa diseñar para durabilidad, reutilización, re-fabricación y reciclaje para mantener los productos, componentes y materiales circulando en la economía

En una Economía Circular, los materiales que pueden reutilizarse o reciclarse (tratados previamente bajo procedimientos estandarizados) al integrarlos nuevamente en la  cadena productiva como materias primas de calidad, permiten aumentar y asegurar el suministro de materiales.

Cabe mencionar, que aunque pareciera que los sistemas productivos de economía circular solo contemplan el tratamiento de los residuos plásticos, la realidad es que comprenden 5 sectores prioritarios incluyendo los plásticos, todos ellos tomados en cuenta por diversas consideraciones entre las que destacan:

  • Especificaciones de sus productos.
  • Volúmenes residuales generados por sus características de consumo o de aplicación.
  • Huella de carbono o hídrica y la carga ambiental en general.
  • Dependencia de la disponibilidad de las materias primas de origen nacional o de importación. 
  • Impacto económico en su post-tratamiento.
Sectores prioritarios Economía Circular.
  • Sector de residuos plásticos.

Sin duda el uso de los materiales plásticos tiene un crecimiento constante por ser barato, flexible y multipropósito llegando a convertirse  en el material omnipresente de la economía de rápido movimiento actual. Sin embargo, junto con estos atractivos, lo acompaña un consecuente aumento en la generación de sus residuos,  en particular en el sector del empaque, evidenciándose el requerimiento de sistemas de recolección y métodos de certificación que aseguren el acopio de plásticos recuperados con mayor calidad y limpieza durante la separación, evitando con ello la presencia de una mayor porcentaje de estos en los vertederos, lagos o incinerados, con su efecto contaminante.

  • Sector de residuos alimenticios.

A través del ciclo de vida de los alimentos, que involucra diversas etapas como producción, distribución, almacenamiento y uso, utilizan recursos naturales y generan impactos ambientales y económicos, por las pérdidas generadas al desechar alimentos que aún son comestibles.

  • Sector de residuos agrícolas o biomasa.

Los materiales de origen biológico, como madera, cultivos o fibras se pueden utilizar en una amplia gama de productos tales como construcción, muebles, papel, alimentos, textiles, productos químicos, etc.). Así mismo, pueden presentar ventajas relacionadas con su renovabilidad, biodegradabilidad o compostabilidad. Sin embargo, una sobre demanda y por consecuencia una sobre explotación, exige una mayor atención a los impactos ambientales de su ciclo de vida y al abastecimiento sostenible, además de la generación de una potencial competencia entre ellos y ocasionar una presión sobre el uso de la tierra, como actualmente sucede con la sobre demanda del aguacate que implica el cambio de uso de suelo, afectando la actividad forestal.  

  • Sector de materias primas críticas o metales pesados.

Las materias primas críticas o metales pesados, utilizados en diversas aplicaciones,  poseedores de un mayor impacto tecnológico y económico en equipos eléctricos y electrónicos, implicando una alta demanda y una sobre explotación sumándose a los impactos ambientales generados en su extracción. Adicionalmente por su baja capacidad de reciclaje atribuible a la carencia de una normalización en reciclado y a la insuficiente información generada entre fabricantes y recicladores de productos electrónicos, se pierden oportunidades de reaprovechamiento económico y ambiental.

  • Sector de residuos de la construcción.

En términos de volumen, la construcción y la demolición se encuentran entre las mayores fuentes de residuos. Muchos de los materiales son reciclables o pueden reutilizarse, pero los volúmenes de reutilización y reciclaje, en México están en una etapa incipiente. El sector de la construcción también juega un papel en el desempeño ambiental de  viviendas e infraestructura a lo largo de su vida.

Como lo acabamos de ver, dentro del sistema productivo de la EC, se contempla la integración de residuos de diversa naturaleza como lo son los residuos biológicos y alimenticios, al igual que aquellos de carácter técnico, como se puede apreciar en el siguiente esquema, por lo que es claro, que no solo los plásticos que claramente por su baja densidad son más visibles y ligeros, fáciles de dispersarse, son los únicos residuos con carácter contaminante, debido a la no existencia de un sistema eficiente de post-tratamiento de los residuos generados. 

Así mismo y de acuerdo con la fundación Ellen MacArthur el consumo se produce en ciclos biológicos, donde los procesos naturales de la vida permiten regenerar materiales, con intervención humana o sin ella. Mientras en el ciclo técnico, con la suficiente energía disponible, la intervención humana recupera los distintos recursos y recrea el orden, dentro de un periodo de tiempo determinado.

​​​​​​​

Tratando de recapitular, lo hasta ahorita descrito, podemos enmarcar que una Economía Circular se caracteriza por ser restauradora y regenerativa por diseño. Esto significa que los materiales fluyen constantemente alrededor de un sistema de “circuito cerrado”, en lugar de usarse una vez y luego descartarse. Como resultado, el valor de los materiales, incluidos los plásticos, no se pierde al desecharse.

El carácter regenerativo es atribuible principalmente a los procesos y materiales de índole biológica.  El consumo de alimentos y de los materiales de base biológica (como el algodón o la madera) están diseñados para retroalimentar el sistema a través de procesos como el compostaje y la digestión anaeróbica. Estos ciclos regeneran los sistemas vivos, como el suelo, que proporcionan recursos renovables para la economía. Es decir, debe asegurarse de que los recursos renovables, reutilizables y no tóxicos se utilicen como materiales y energía de manera eficiente.

El carácter restaurativo, propio de los ciclos técnicos, se refiere principalmente a la  recuperación y restauración de productos, componentes y materiales a través de estrategias como la reutilización, reparación, remanufactura o  reciclaje. Los materiales técnicos no pueden volver a ingresar al medio ambiente. Estos materiales, como metales, plásticos y productos químicos sintéticos, deben circular continuamente por el sistema para que su valor pueda ser capturado y recuperado.

Con esta breve introducción al contexto circular de los sistemas de producción, en los ámbitos tanto de los ciclos biológico y técnico, los invito a posicionarnos con una actitud receptiva y dispuesta, con un anhelo de innovación, para tener mayor apertura a evaluar la potencial  integración en sus procesos y productos de los sistemas de EC., con los beneficios que ello implica.

En las entregas de las siguientes publicaciones, iremos profundizando poco a poco en los procedimientos, hojas de ruta, análisis de ciclos de vida, consideraciones de ecodiseño, etc. que le podrán brindar algunos tips para apoyarse en la asimilación de los procesos circulares para su empresa.

Consideraciones clave:

  • Las prácticas de gestión de residuos tienen un impacto directo en la cantidad y calidad de los materiales y, por lo tanto, las acciones para mejorar estas prácticas son cruciales.
  • Busca desarrollar procedimientos estandarizados para diseñar productos que se pueden reutilizar, desensamblar o reciclar fácilmente.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos