Economía Circular en un proceso siderúrgico

Conozca la propuesta del CIQA para la recuperación de hierro proveniente de escoria de BOF, y vea qué pueden aprender los plásticos de otros materiales.

Temas relacionados:

La importancia del acero en la economía actual es vital, ya que este material tiene un lugar fundamental en múltiples aplicaciones que atienden a un sinnúmero de sectores industriales. Estas aplicaciones van desde proveer de aparatos eléctricos a la sociedad, en donde el cableado y la carcasa puede ser de acero, hasta simples conectores que llevan agua potable a las ciudades, pasando por otras aplicaciones como compleja tubería que conforma parte de la infraestructura de una comunidad, tanques de almacenamiento, aplicaciones en el sector agrícola, de alimentos y otras aplicaciones de mayor sofisticación.

En los últimos años la competencia en la fabricación del acero es muy reñida, especialmente por las altas producciones que tienen países como China, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia, Ucrania y Alemania, entre otros. Según la World Steel Association, la producción mundial del acero en el año 2014 provino principalmente en la región de Asia (68%), Europa (10%) y Norteamérica (7%). A nivel mundial, México es el décimo tercer productor, en 2014 produjo 18.930 millones de toneladas (World Steel Association, 2016).  En tanto que, para su economía, en el 2016 según la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (CANACERO) el total de la industria siderúrgica representó un 1.9% del Producto Interno Bruto (PIB) y un 6.2 % del PIB industrial. 

En el país, la industria siderúrgica atraviesa por momentos complicados derivados de la disminución de los precios a nivel internacional, el aumento de producción de países como China y Rusia, el déficit comercial en México de este sector, la disminución de la inversión extranjera directa, la disminución de los aranceles de importación entre otros factores, por lo que es relevante que el sector implemente estrategias que eleven su competitividad. Como respuesta a la situación desfavorable que vive el sector industrial, éste ha enfocado sus estrategias de crecimiento y competitividad en la industria automotriz y aeroespacial, y empresas como Altos Hornos de México, Ternium o ArcelorMittal se encaminan en la fabricación de productos que antes se importaban y que son destinados al mercado nacional de autopartes y transporte.

Otra estrategia que podría elevar la competitividad de esta industria, sería la optimización en sus procesos y el aprovechamiento de sus insumos, además de que esto beneficiaría a la adopción de un nuevo modelo de economía, el circular. Una alternativa a esta estrategia, es la que el Centro de Investigación en Química Aplicada propone a través del desarrollo de una tecnología que permite la recuperación de hierro a partir de escoria del proceso de acería, lo anterior relativo a la escoria del horno básico de oxígeno (BOF). Además de permitir la recuperación del material, se podría resolver un problema que se ha presentado en la industria acerera por décadas y que ha llevado a tener confinado este desecho.

Con la tecnología propuesta por el CIQA, se puede recuperar el hierro proveniente de la escoria no magnética y reutilizarlo, el porcentaje de recuperación de hierro alcanza un rango de entre un 20% a un 25%, mismo que puede ser reutilizado, ya sea en el alto horno o en el mismo horno básico de oxígeno, generando de esta manera un proceso productivo de círculo cerrado, ya que con el resto de escoria, podría ser reutilizado para la fabricación de cementos no convencionales, en específico aquellos conocidos como cementos siderúrgicos y que llevan cargas de entre 30-75% de escoria. En la figura 1 se puede observar cómo el ciclo del proceso productivo se cierra y todos los desechos son reutilizados.

La tecnología es un proceso sencillo de implementar y que consiste en trituración, molienda, secado, tamizado y separación magnética, y como insumos solo requiere únicamente agua y de manera opcional nano-partículas de sílice. Esta tecnología cuenta con dos patentes otorgadas por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial con los números de patentes 343935 y 342715.

 

Por lo tanto, como beneficios potenciales de la tecnología, destacan los siguientes:

  • Reducción en costos de producción.
  • Tecnología de fácil implementación.
  • Recuperación de espacios ocupados por la escoria almacenada.
  • La escoria que reste después de aplicar la tecnología puede ser utilizada para la fabricación de cementos no convencionales.

 

Contenido relacionado

Nouryon completa su expansión de peróxidos orgánicos en México

Nouryon ha duplicado su capacidad para peróxidos orgánicos en México, para satisfacer la creciente demanda de la región en el mercado de policloruro de vinilo. Más detalles.