Fabricación de moldes en México: una nueva frontera

Más allá de las reparaciones y el mantenimiento, existe en México un sector de fabricación de moldes en crecimiento que brinda suministro y apoyo local al creciente sector automotriz del país, entre otros

Temas relacionados:

Hace siete años, para responder a las solicitudes de los clientes y en un intento por explotar mejor un mercado en crecimiento, Integrity Tool & Mold abrió una planta de casi 2,000 metros cuadrados en Querétaro, México. Enfocada inicialmente en el mantenimiento y cambios de ingeniería de moldes existentes, la planta tuvo un éxito tal que después de solo dos años se duplicó a 4,000 metros cuadrados.

El crecimiento continuó, incluida la incursión en la fabricación de moldes nuevos. Ahí fue cuando el fabricante de moldes, con sede en Windsor, Ontario, decidió triplicar su operación en México, mediante la construcción de una nueva planta.

“Sabíamos que ya habíamos duplicado el tamaño en la planta original, y en ese momento estábamos limitados por el espacio físico”, explica Wayne McLaughlin, gerente de planta de Integrity Tool & Mold de México. “Vimos muchas más oportunidades, pero estábamos a plena capacidad. Surgió la idea de esta nueva planta al mismo tiempo que los clientes nos pedían un mejor soporte en las pruebas de moldes y la posibilidad de apoyarlos con servicios de moldeo de algunas piezas”.

La compañía comenzó la construcción de las instalaciones de 11,000 metros cuadrados en el tercer trimestre de 2016 y en junio de 2017 comenzó a mudarse al nuevo espacio.

EL MERCADO AUTOMOTRIZ ACELERA

A medida que los fabricantes de componentes automotrices y sus proveedores establecen fábricas en México, la industria de moldes del país se está expandiendo rápidamente junto con el creciente sector del transporte. Según la firma consultora IHS Markit, los 13 OEM que actualmente fabrican vehículos livianos en México, incluido BMW que abrirá su planta en San Luis Potosí en 2019, producirán apenas unos 5 millones de automóviles en 2021, un 48% más que en 2015. En términos de producción de partes, IHS Markit pronostica que, para ese momento, México ocupará el cuarto lugar a nivel mundial, solo por detrás de China, Estados Unidos y Japón.

Eduardo Medrano, presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT), comenta que el valor de 3 mil millones de dólares en moldes y troqueles importados por México en 2017 convirtió al país en el segundo mercado más grande del mundo. Sin embargo, sólo el 5% de lo que el mercado nacional requería se hizo a nivel local.

Debido a la falta de fabricantes de moldes nacionales, Medrano dijo que México importó un estimado de 5,000 moldes de inyección de plástico en 2017, suministrados principalmente desde China, Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur y Alemania en cuanto a moldes grandes. Por su parte, para moldes pequeños, las principales fuentes fueron, en orden, Estados Unidos, China, Alemania, Corea del Sur y Canadá.

Según AMMMT, actualmente hay 265 talleres de moldes y troqueles en México, incluyendo 30 con inversión extranjera o propiedad. Estos generan un estimado de 175 millones de dólares en ventas, emplean a 3,400 trabajadores y operan 1,000 máquinas CNC para atender a 695 clientes locales.

CONSTRUYENDO PARA EL FUTURO

Integrity se apoya en el crecimiento continuo del sector de fabricación de moldes en México, para mejorar su capacidad de fabricación en Querétaro, con mira a las necesidades futuras. Además de dos sistemas de 10 toneladas, cuenta con una grúa aérea de 50 toneladas para desplazar moldes grandes, que incluyen moldes de defensas (bumper).

Además de la tecnología para fabricación de moldes, sus nuevas capacidades incluyen moldeo por inyección, con cinco inyectoras KraussMaffei y Haitian, con fuerzas de cierre entre 320 y 2,300 toneladas. Integrity tiene dos inyectoras KraussMaffei de 2300 toneladas, incluida una capaz de procesar cuatro materiales diferentes a la vez. Más allá de las pruebas de moldes, Integrity dice que sus capacidades de moldeo están diseñadas para ayudar a los clientes en situaciones de producción de emergencia. En la parte posterior de la instalación, Integrity ha instalado un completo sistema Novatec para el manejo y secado de materiales.

La instalación central alberga operaciones de ensamble de moldes, con 22 celdas de trabajo separadas. La instalación final está diseñada para la fabricación de moldes, con ocho grandes centros de mecanizado CNC de cinco ejes, incluidos los modelos Promac y DMG Mori, así como máquinas EDM de Makino. De los más de 170 empleados a tiempo completo, entre 35 y 40 son fabricantes de moldes. La compañía tiene planes de construir 130 moldes nuevos en el 2018.

En comparación con las demás operaciones de Integrity a nivel mundial, McLaughlin señala que el nuevo sitio en Querétaro es aproximadamente el doble del tamaño de las instalaciones en Tennessee y solo un poco más pequeño que todas las fábricas canadienses originales juntas.

Cuando Integrity estableció sus operaciones en México, McLaughlin dijo que la compañía identificó dos obstáculos principales: “El primer desafío fue la disponibilidad de recursos humanos, personal especializado. El segundo fue la base de proveedores. Esta ha mejorado muy bien con el tiempo y ya ni siquiera calificamos eso como un desafío. Los proveedores de acero están aquí, los sistemas de canal caliente están aquí, el texturizado de moldes está bien aquí”. Sin embargo, el tema del recurso humano sigue siendo un reto que Integrity y otros deben enfrentar constantemente, según McLaughlin.

Hay una bolsa de trabajo de la que se puede extraer, pero su profundidad y el conjunto de habilidades de los individuos dentro de ella difieren de lo que Integrity está acostumbrada. "Estamos contratando personal semi calificado que puede provenir de un taller de máquinas o taller de moldes", dice McLaughlin, "pero realmente no tenían experiencia en la construcción de moldes nuevos".

Para abordar esto, Integrity ha creado un programa integral de capacitación interna, además de trasladar a trabajadores experimentados desde Canadá hasta México y de enviar trabajadores mexicanos hasta Windsor. Además, la compañía está colaborando con las universidades técnicas locales para encontrar nuevos reclutas y ayudar a esas escuelas a crear un plan de estudios que sirva a la creciente industria de fabricación de moldes.

Parte de este esfuerzo implica una asociación cooperativa con las universidades técnicas locales. En el taller de Integrity, varios trabajadores lucen camisas amarillas que los designan como miembros del programa cooperativo. Actualmente, Integrity tiene ocho estudiantes del programa, que pasan una parte de su día escolar en la planta en una práctica remunerada. McLaughlin afirma que, de los últimos 8 estudiantes del programa, Integrity contrató a todos los 8, lo que les da a los trabajadores de la compañía experiencia no solo en la fabricación de moldes, sino también en la forma en que Integrity hace moldes.

“Esta colaboración nos atrae porque los estamos capacitando en nuestros procesos, técnicas y ética de trabajo, lo que es bueno”, dice McLaughlin. “Hay un beneficio en eso, estás invirtiendo en un chico joven y si lo tratan adecuadamente, se quedará aquí”.

HECHO EN MÉXICO

A medida que la industria de fabricación de moldes crece en México, sus clientes OEM y proveedores están pidiendo cada vez más la creación de moldes y soporte localmente, en lugar de utilizar los talleres locales simplemente para reparaciones y cambios de ingeniería en moldes que se trajeron de otros lugares. “Estamos escuchando mucho más sobre las solicitudes de moldes locales”, dice McLaughlin. “Parece que es un mandato de los OEMs, que quieren construir local ahora, en México”.

Cuando Integrity llegó a México, su negocio estaba 100% basado en reparaciones, mantenimiento y cambios de ingeniería. No mucho después de llegar, se mudó al edificio local, y hoy, McLaughlin dice que su negocio se divide 70:30 entre nuevas construcciones y mantenimiento / reparaciones respectivamente. Esa es la misma proporción que existe en su sede en Canadá. “Creo que los OEMs y proveedores están viendo que hay más capacidad aquí”, dice McLaughlin. “No estoy presumiendo, pero creo que Integrity está ayudando a eso. Lo que sea que podamos hacer en Canadá, podemos hacerlo aquí”.

Contenido relacionado

Cursos de abril-mayo del Instituto Queretano de Herramentales

El Instituto Queretano de Herramentales (IQH) ofrecerá durante el resto de este mes y en mayo de 2019 diversos cursos de capacitación en las áreas de plásticos, moldes y troqueles y manufactura. Conozca los detalles.