GW Plastics: moldeo de precisión en México

Inaugurado en 2006, GW Plastics ha expandido el negocio y las capacidades de sus instalaciones en Querétaro, para adaptarse y evolucionar junto con el próspero mercado de moldeo por inyección en México.

En su declaración corporativa de ‘Misión y valores’, GW Plastics, moldeador personalizado y fabricante de moldes, plantea lo siguiente: “Los clientes son la única razón de nuestra existencia y deben ser tratados como tales”. Fue ese espíritu de servicio el que llevó a GW a explorar fuera de Estados Unidos, y a incursionar en México con una planta en Querétaro. Esto, con el propósito de servir mejor a sus clientes que se habían aventurado al sur de la frontera. Esta misma dedicación es la que empuja a la compañía a mejorar continuamente su operación, que ahora está entrando en su año número 13.

“Tratamos de cultivar relaciones comerciales a largo plazo con nuestra base de clientes”, explica Justino Barrientos, gerente de ventas de GW Plastics Querétaro. “No queremos tener una relación de un año, queremos estar allí por muchos años y seguir creciendo esa base”.

Con unas 26 máquinas de moldeo por inyección altamente estandarizadas de Sumitomo Demag y Engel (fuerzas de cierre de 60 a 660 toneladas), la operación de aproximadamente 52,000 pies cuadrados ha experimentado numerosos cambios en los últimos doce años, con muchos más planes en camino. Cuando Plastics Technology los visitó a finales de 2018, los planos de las instalaciones estaban en el escritorio del gerente de la planta Eric Olvera. La compañía estaba considerando planes para aumentar la capacidad en un 30% a través de una expansión y reconfiguración de su espacio actual. Según Olvera, con la configuración y el espacio actual podían tener hasta 31 máquinas de inyección.

La oficina de Olvera en el segundo piso le ofrece una vista panorámica de la operación de GW de dos maneras: la primera es una ventana que da a la planta de manufactura, que además de moldeo incluye el mecanizado y ensamble de moldes; el segundo a través de una pantalla con información  en vivo de los procesos obtenidos a través de los sensores RJG equipados en cada herramienta de producción. La visión histórica de Olvera de GW Plastics Querétaro se remonta a sus orígenes. Cuando las instalaciones se abrieron en el 2006 con seis inyectoras, él era el gerente de materiales y se abrió camino a través de los años hasta convertirse en el gerente de la planta.

Durante ese período, ha visto numerosos cambios en GW y en el mercado mexicano, con el crecimiento como una constante subyacente. Durante ese tiempo, las ventas casi se han cuadruplicado, gracias a que la compañía ha disfrutado de un crecimiento anual sostenido del 10 a 15% en México. A nivel mundial, GW tiene operaciones en Vermont (dos plantas, incluida la sede en Bethel), Texas, Arizona, Irlanda y China, con la mayoría de sus negocios en aplicaciones médicas, seguidas de la automotriz. La operación en Querétaro se enfoca principalmente en la industria automotriz, pero el negocio médico también está creciendo.

En México, el interés médico se está expandiendo lo suficiente como para que los planes estén en marcha para una expansión / reconfiguración propuesta, que incluye implementación de cuartos limpios y moldeo de caucho de silicona líquida.

EVOLUCIÓN Y ADAPTACIÓN

Olvera dice que las demandas de los clientes de GW, así como las capacidades de la compañía, han evolucionado con el tiempo. “Cuando empezamos, las partes que fabricábamos eran más simples en comparación con lo que hacemos ahora”, dice Olvera. “Hoy estamos produciendo piezas más complejas con tolerancias más estrictas”. En aquellos tiempos, la operación se centró únicamente en el moldeo, pero ahora se ha trasladado a operaciones secundarias altamente personalizadas y de ensamble, incluyendo pruebas especializadas para análisis de fugas en sistemas críticos automotrices. Más allá del moldeo con insertos y el sobremoldeo, las operaciones secundarias incluyen soldadura ultrasónica y tampografía. La automatización se aplica en cada máquina. En el lado moldes, la planta ahora cuenta con moldes de mayor cavitación, que van hasta 64 cavidades; y su taller de moldes interno lo ha hecho más autosuficiente para el mantenimiento, las reparaciones y algunos cambios de ingeniería. “Han pasado varios años desde la última vez que tuvimos que enviar un molde a Estados Unidos”, explica Barrientos.

Además de su tecnología de monitoreo de procesos, GW Plastics es un firme defensor de las ofertas de capacitación de RJG, con dos personas certificadas en su personal y la aplicación de los principios de Moldeo Científico. En los moldes de mayor cavitación, las cavidades se separan a medida que se moldean con una inspección del 100%, dado su papel crítico para la seguridad en los sistemas de combustible, dirección o frenos de un automóvil.

Cuando Plastics Technology visitó la planta, había un sistema que se utilizaba para mantener las ventanillas de los automóviles en su lugar, compuesto por un metal estampado que debe precalentarse antes de ser sobremoldeado. En otro proceso se tenían dos cámaras Cognex encargadas de verificar la presencia y la alineación correcta de los insertos, mientras que en otra máquina adyacente se procesaba un tanque de combustible, donde se insertaba y sobremoldeaba una terminal. Las operaciones de post-moldeo para este proceso incluyen pruebas de conductividad, así como también fugas. La misma pantalla de RJG en la oficina de Olvera estaba en la máquina.

“Todas las máquinas y moldes están conectados a una computadora y cada segundo monitoreamos lo que está sucediendo en la planta de producción”, dice Olvera. “El proceso se monitorea a través de los diferentes sensores que hemos instalado en las máquinas, por lo que al final resultará en una estabilidad del proceso que se traduce en un producto conforme”. El rendimiento de calidad de GW Querétaro registró una tasa de rechazo de 1 ppm en el 2018, mejor que los estándares de Six Sigma.

La máquina más nueva en la planta es una Engel duo 500, además de una nueva grúa para el montaje de moldes. Una sala de inspección completamente cerrada y de clima controlado alberga dos máquinas de medición de coordenadas (CMM). “Tenemos una filosofía de cero defectos”, dice Olvera. “Eso es algo en lo que creemos firmemente”. Querétaro cuenta con la certificación ISO 9001, ISO 13485 y IATF 16949. “Toda la planta de producción opera en un ambiente de clima controlado siguiendo las buenas prácticas de manufactura y 5S, lo que contribuye aún más a la estabilidad del proceso y a excelentes resultados de calidad”, señala Olvera.

ENCONTRAR Y MANTENER EL TALENTO

Sus capacidades y las demandas de sus clientes han aumentado, pero su competencia no se ha quedado atrás, la cual Barrientos describe como "feroz". Un área en la que GW Plastics Querétaro se encuentra luchando contra otros moldeadores de precisión en México es en la búsqueda de trabajadores. 

“Creemos en la gente local y hemos creado amplios programas de capacitación, salarios competitivos, bonificaciones por rendimiento y paquetes de beneficios para asegurarnos que nuestros trabajadores se sientan cómodos y felices aquí”, dice Olvera, “Siempre intentamos mantener a nuestra gente, trabajar junto con ellos”. La compañía ha superado el desafío, con una tasa de rotación de un solo dígito desde el 2017.

Además de los eventos especiales, como un festival de primavera y una celebración navideña que reúne a los empleados y sus familias, la compañía ha mantenido a los trabajadores al mostrarles un camino para crecer dentro de la compañía. “Me tomo como ejemplo”, dice Olvera. “Comencé como administrador de materiales. Desde el principio estamos viendo cuál es el talento potencial que tenemos adentro. Eso ayuda a que las personas sientan que tienen un futuro con la compañía; que puedan crecer juntos. Eso se convierte en motivación para los demás empleados”, dice Barrientos.

“Las personas son nuestro activo más importante. Son las personas las que están haciendo las partes”, agrega Olvera. “Es importante que se sientan comprometidos y felices de trabajar aquí. Esa es la base de nuestro negocio: somos personas que atienden a personas al final del día”.

Barrientos concluye: “La cultura de GW está profundamente arraigada en la confianza, el respeto y la integridad en todo lo que hacemos. Comienza desde arriba con Brenan Riehl, nuestro CEO, quien cree apasionadamente en el poder del ‘liderazgo de servicio’, cuya filosofía se extiende en toda la organización, creando un entorno de colaboración y trabajo en equipo”.

Contenido relacionado

Cursos de abril-mayo del Instituto Queretano de Herramentales

El Instituto Queretano de Herramentales (IQH) ofrecerá durante el resto de este mes y en mayo de 2019 diversos cursos de capacitación en las áreas de plásticos, moldes y troqueles y manufactura. Conozca los detalles.