• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
01/08/2020 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Hiram Cruz, un economista apasionado por la industria del packaging

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Aquellas historias en las que los protagonistas provienen de mundos distintos son escasas y siempre captan la atención. Pues bueno, esta trata sobre un economista que se enamoró de la industria del packaging, y hoy lidera con pasión el rumbo de este sector en México.

Hiram Cruz, director de la Asociación Mexicana del Envase y Embalaje, AMEE.

Hiram Cruz, director de la Asociación Mexicana del Envase y Embalaje, AMEE.

El protagonista es Hiram Cruz, actual director de la Asociación Mexicana del Envase y Embalaje, AMEE, quien desde hace 23 años está al servicio de esta organización. El licenciado Cruz es economista empresarial de la Universidad Anahuac del Sur; sin embargo, la industria del packaging se cruzó en su camino desde el inicio de su carrera profesional, cuando en 1997 fue invitado a elaborar el Anuario Estadístico de la asociación, un estudio económico y de mercado que analiza los diferentes materiales que se utilizan en la industria.

Ese primer encuentro con la industria fue determinante, pues “elaborar este informe fue adentrarme realmente en el mundo del envase. Empecé a conocer que no solo se trata de contar envases de vidrio, por ejemplo, sino de dividirlos en su tipo —botellas o frascos— y en el mercado al que sirven —de bebidas alcohólicas, alimentos, etc.—. Y cuando llegué al sector del plástico fue una impresión mucho más grande, porque ya no solo se trataba de contar botellas de plástico sino, además, dividirlas por polímeros: polietileno, PVC, polipropileno, poliestireno; etc.; es decir, me fui llenando de mucha información que poco a poco me fue atrapando”.

Recordando a los grandes

Ese asombro inicial ante el descubrimiento de un “nuevo mundo” se convirtió en amor en el año 2000, cuando tuvo la oportunidad de trabajar junto a quien considera uno de sus mentores, el licenciado Juan Antonio Careaga —uno de los fundadores de la AMEE—, en la elaboración de un manual de envase y embalaje para exportación, que contó con la participación de Bancomext.

Por aquel entonces, el doctor Careaga, quien ya se encontraba cerca de su jubilación, terminó de transmitirle no solo sus amplios conocimientos, sino su fascinación, pasión y amor por la industria; al punto que ya entonces Cruz soñaba con lo que parecía un objetivo casi imposible: convertirse en director de la Asociación.

Como recuerda Cruz, tristemente el doctor Juan Antonio fallece poco tiempo después sin que el proyecto hubiese culminado. En ese momento, a la tristeza por la pérdida se sumó la incertidumbre de un manual inconcluso: “después de toda esa sinergia y esa vorágine de información, decidimos continuar y afortunadamente concluimos y dedicamos ese trabajo al doctor Careaga. Este acercamiento me hizo sentir ese amor por la gente que está en la industria y por la industria misma”.

Un sueño que se convierte en realidad

Entre 1997 y 2007, Hiram Cruz lideró el área de Estudios Económicos de la AMEE y colaboró en las áreas de atención a socios y normatividad. Entre 2007 y 2012 trabajó primero para la Asociación Técnica Mexicana de Flexografía, como director, y luego para la empresa fabricante de tintas de seguridad para etiquetas y empaques, SICPA Mexicana, como desarrollador de soluciones de seguridad aplicables a medicamentos y productos de alto valor. Durante este tiempo participó en la Asociación elaborando el Anuario Estadístico y dictando clases de diplomado. En 2012, los socios de la AMEE lo invitaron a unirse nuevamente de tiempo completo, esta vez en calidad de director general, cargo que ejerce desde entonces.

Fue así como se cumplió el sueño que tuvo años atrás, cuando era un economista que incursionaba en la industria del packaging.

A este primer y gran logro se han sumado muchos más. Uno de ellos ha sido, sin duda, posicionar a la AMEE como el organismo líder de la industria en México. Otro es la integración a la membresía de empresas que conforman la cadena de valor de un producto envasado.

“Como Asociación Mexicana de Envase y Embalaje agrupamos al fabricante de envase y embalaje, pero nuestra visión va un poco más allá, hacia el fortalecimiento de la cadena de suministro completa, haciendo que se transforme en una cadena de valor; en ese sentido, tenemos como socios a fabricantes de materias primas, de envases y componentes e impresores, hasta llegar a los dueños de marca”.

Para fortalecer la cadena de valor también se han consolidado sinergias con organismos de representatividad de diferentes sectores afines a la industria, tales como ANIPAC, CANIPEC, la Cámara del Papel, CANIFARMA y la CANAINCA. Igualmente, se han realizado alianzas y colaboraciones con organizadores de eventos dedicados a la industria o relacionados con ella, tales como EXPOPACK, Plastimagen, ExpoPlásticos, FoodTech Summit, Logistic Summit y Expográfica; en esta última, la asociación contó con un pabellón dedicado a la impresión de empaques.

Pero definitivamente el logro más grande y que más lo llena de satisfacción —asegura el licenciado Cruz—es tener a su lado un equipo de trabajo comprometido, “pese a las diferentes adversidades que se han presentado tanto por el día a día como por la situación de la pandemia”.

Retos y oportunidades de una situación imprevista

Cuando se habla de retos, inevitablemente Hiram menciona los provocados por la actual contingencia sanitaria que hay en el mundo. Pero no todo es negativo, esta adversa situación también ha traído consigo nuevas oportunidades, y quizá la más importante de ellas es que se demostró que la industria del envase y embalaje es fundamental, al punto que fue catalogada como proveedor estratégico para las actividades esenciales.

Además, después de años de luchas frontales a los empaques plásticos de un solo uso, se reconoció la importancia de estos.

“Las bolsas de plástico regresaron a la mente del Gobierno y de los consumidores como un material adecuado para transportar productos sensibles. Las bolsas de plástico se convirtieron en un elemento fundamental por higiene”, remarca el directivo.

Por otro lado, la pandemia también ha demostrado la importancia de adaptarse rápidamente al cambio y de repensar las formas de realizar todas las actividades. Afortunadamente, señala Hiram, “en la AMEE esto nos ha fortalecido, no nos tomó por sorpresa en el tema laboral”.

En la industria del packaging el cambio es una constante

Pese a que la pandemia puso a prueba la capacidad de adaptación del mundo; de acuerdo con Hiram Cruz, la industria de envase y embalaje es, de por sí, una industria de constantes cambios. Como prueba de lo anterior, recuerda:

“Cuando yo entré a la asociación, la aplicación de tecnologías como el RFID en los envases y la personalización de productos eran ciencia ficción, asimismo las altas velocidades que han alcanzado algunos sistemas de impresión como la flexografía, eran inimaginables”.

También hay un cambio significativo en el crecimiento de las áreas de ingeniería de empaque en las empresas, “cada vez hay más ingenieros de empaque especializados”. Además, el impacto ambiental, que ya en la década de los setenta empezaba a surgir, se ha convertido en uno de los ejes de la industria y ha evolucionado a conceptos y prácticas como sustentabilidad y economía circular”.

En ese orden de ideas, señala Hiram, es determinante adquirir ventajas competitivas anticipándose al cambio. “Si no reaccionas al cambio mueres, pero si reaccionas sobrevives. No se trata de ser sobrevivientes todo el tiempo, pero si te anticipas al cambio, adquieres una ventaja competitiva y entonces te conviertes en líder, y —precisamente— la industria de envase y embalaje es una industria líder”.


Recursos