• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
04/01/2018 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Los principios de la reciclabilidad de los plásticos

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Una mirada a los conceptos básicos para comprender la cadena de valor del reciclado de plásticos.

En los últimos años la generación y manejo de residuos ha sido un tema presente en la agenda nacional.  Según el Gobierno Federal, en México se generan más de 42 millones de toneladas de residuos sólidos al año, los cuales muchas veces se tiran de manera desorganizada, generando obstrucciones para corrientes de agua, o creando grandes focos de infección en los lugares donde estos se depositan,  razón por la que hoy más que nunca existen jugadores interesados en impulsar el reciclaje. De esta forma, no solo se acelera el proceso de asimilación de desechos, también se ahorran y optimizan recursos.

Un adecuado proceso de reciclaje tiene que ser capaz de generar negocio, por lo que esta actividad además de cuidar el medio ambiente debe estar orientada a  mejorar las condiciones socioeconómicas de las comunidades implicadas. Si bien el reciclaje no es un tema nuevo, todavía existe mucho desconocimiento en relación a su procesamiento, materiales y alternativas de reutilización.

El reciclaje es obtener un material o producto nuevo a través del procesamiento fisicoquímico de materiales o productos que ya han sido usados. Uno de los materiales más utilizados a nivel mundial en el reciclaje es el plástico en sus diferentes presentaciones y densidades. Este material está presente diariamente en un sinfín de actividades humanas, y ofrece importantes beneficios que mejoran nuestra calidad de vida.

Existe una gran variedad de plásticos, los cuales se pueden clasificar de acuerdo con sus propiedades. Por ejemplo, se clasifican con respecto a su monómero base (naturales o sintéticos), a su comportamiento al calor (termoplásticos o termoestables), a la reacción de síntesis (adición, condensación o formados por etapas) o a su estructura molecular (amorfos, semicristalinos y cristalinos).

Los sectores salud, textil, automotriz, aeroespacial, de energías renovables, entre otros, han crecido en gran media gracias a las aplicaciones e innovaciones que la industria del plástico ha lanzado en los últimos años. Lo más importante es que sin importar el su uso, esta materia se pueden recuperar y aprovechar, evitando que vaya a parar a los rellenos sanitarios y tiraderos clandestinos que paulatinamente pueden ocasionar problemáticas sociales.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) el mercado del reciclaje en México tiene un valor potencial de 3 mil millones de dólares. Y es que todavía existen muchos materiales que por años se han desperdiciado, sin considerar el importante nicho negocio que representan, además de las ventajas ecológicas  y económicas que implicaría su reciclaje.

¿CÓMO IDENTIFICAR LOS PLÁSTICOS QUE SE RECICLAN?

Primero que nada, se debe identificar el tipo de plástico en cuestión, para ello existen algunos códigos presentes en envases o productos que nos permiten conocer si los mismos pueden ser reciclados, tipo de material con que están fabricados y el lugar concreto donde deben depositarse para su conveniente reciclaje.

Código Internacional SPI

El Código SPI (Asociación de la Industria Plástica de Estados Unidos) fue propuesto en 1981 y hoy en día es un estándar ASTM (Sociedad Estadounidense para Pruebas y Materiales por sus siglas en inglés) que sirve para identificar  mundialmente la composición de los envases. 

En México existe una NMXE232, la cual establece y describe los símbolos de identificación que deben tener los productos fabricados de plástico en cuanto al tipo de material se refiere con la finalidad de facilitar su selección,separación, acopio, recolección, reciclado y/o reaprovechamiento.

También puede identificarse con un triángulo, no necesariamente formado por flechas.

Letra R como acrónimo

Cuando se encuentra un producto con la letra “R” significa que el producto contiene materiales plásticos ya reciclados.

¿CÓMO SE DIVIDEN LOS PLÁSTICOS?

Antes de procesar cualquier tipo de plástico es indispensable detectar qué tipo de plástico es, con el fin de elegir su adecuado proceso. Los plásticos se suelen agrupar principalmente en dos tipos partiendo de su composición y familia de polímeros; Termoplásticos y Termoestables.

  • Termoplásticos: Estos plásticos se ablandan con calor y se endurecen al enfriarse. Algunos plásticos que pertenecen a esta familia son los envases: PEAD, PET, PVC, PS, y EPS.
     
  • Termoestables: Este tipo de plásticos son más rígidos y nunca se ablandan una vez que han sido moldeados. De hecho para reciclarlos, ya que para fundirlos es necesario romper la estructura de sus moléculas. Forman parte de estos plásticos las resinas fenólicas y las ureicas.

PROCESOS DE RECICLAJE

Sin importar de qué tipo de plástico se trate, uno de los principios fundamentales del reciclaje es el acopio. Actualmente existen diferentes compañías e instancias de gobierno que están trabajando para promover esta acción y evitar el desecho indiscriminado de materiales con alto potencial energético.

Una vez que el material ha sido recolectado, este será procesado considerando su composición (proceso mecánico o químico).

Reciclado Mécanico o físico: Este proceso es ideal para materiales termoplásticos y se divide en 3 fases principales: compactación o extrusión, peletización  y fabricación de nuevos productos.

  1. Compactación: El material se lava para quitar cualquier residuo u etiqueta, posteriormente se comprime con la ayuda de prensas y difusores de calor.
  2. Peletización: Una vez compactado el material se muele y funde para crear tiras delgadas, las cuales se cortan y dan como resultado pequeños pellets.
  3. Fabricación de nuevos productos: Dichos pellets sirven como materia prima para fabricar nuevos productos a través de los distintos procesos como  inyección, extrusión, moldeo, termoperforado, rotomoldeo entre otros.

Reciclaje Químico: Este proceso está  enfocado a los termoestables. Para este proceso es necesario degradar los materiales plásticos, mediante calor o con catalizadores, hasta que vuelvan a su composición original y queden únicamente moléculas sencillas  llamadas monómeros.

Este proceso se puede realizar por diferentes subprocesos como:

  • Pirólisis: Es la descomposición química de materia, causada por calentamiento en el vacío (con temperaturas de entre 400 ºC y 800 ºC.),
  • Hidrogenación: En este caso los plásticos son tratados con hidrógeno y calor.  Las cadenas poliméricas son rotas y convertidas en un petróleo sintético.
  • Gasificación: Los plásticos son calentados con aire o con oxígeno. De esta manera se obtienen los siguientes gases de síntesis: monóxido de carbono e hidrógeno.
  • Quimiólisis: Este proceso se aplica a poliésteres, poliuretanos, poliacetales y poliamidas. Consiste en la aplicación de procesos solvolíticos como hidrólisis ó glicólisis para reciclarlos y transformarlos nuevamente en sus monómeros básicos.
  • Metanólisis: Este proceso es utilizado en el PET y consiste en la aplicación de metanol para descomponer las  moléculas básicas del PET, incluido el dimetiltereftalato y el etilenglicol.

Los plásticos generados por estos procesos pueden utilizarse para diversos sectores. Por ejemplo, contrario a lo que muchos puedan imaginar, el EPS es un material con alto potencial de reciclaje, según la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), se estima que el consumo nacional del unicel en México es de 125 mil toneladas anuales, de las cuales el 25% son para la fabricación de productos desechables para la industria alimenticia; el 75% restante se dividen en el sector de la construcción y embalaje.

En este sentido es de vital importancia encaminar a la sociedad a trabajar bajo un modelo de economía circular, la cual promueva el uso de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar), permita reducir los residuos antes de que se produzcan y optimizar su gestión.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos