Mejores prácticas en la reparación y mantenimiento de moldes

La complejidad de los moldes ha creado la necesidad de operaciones más detalladas de mantenimiento y reparación.

Temas relacionados:

Moldes más elaborados han creado la necesidad de operaciones más complejas de mantenimiento y reparación. Esto abre la puerta a mayores ingresos para los talleres capaces de realizar trabajos de mantenimiento y reparación en moldes más complejos.

Aquí hay algunas pautas para mejorar sus técnicas de mantenimiento y reparación:

Ver para creer: Tener disponibles los disparos más recientes de un molde en particular es inmensamente valioso.  Su diagnóstico del problema será más preciso si inspecciona tanto el molde como la pieza que produce. Mejor aún, compare una pieza producida recientemente con una producida durante la producción inicial del molde.

Más es mejor: Solicite datos históricos del molde, como el número de ciclos / disparos, el número de aperturas / cierres, etc.  Recupere los archivos de diseño 3D archivados del molde.  De lo contrario, terminará dedicándole más tiempo a la ingeniería inversa del molde, en lugar de resolver el problema del cliente.

• ¿Dónde ha estado? Indague un poco sobre la historia del molde. ¿Quién lo diseñó?  ¿Quién lo fabricó?  ¿Quién ha trabajado en él?  ¿Donde están las zonas problemáticas previas? ¿Cómo fueron abordadas?

Pro bono:  Vea si puede diagnosticar el problema con una llamada telefónica.  La mayoría de los procesadores de plástico tienen talleres de moldes al interior de la empresa y es posible que puedan resolver un problema menor si se les da alguna dirección.  No habrá ingresos para usted, pero fortalecerá su relación con ese cliente.

La importancia de la planificación:  Los programas de producción pueden incluir el mantenimiento preventivo; aprovechar los paros planeados.  La comunicación es clave.  Preguntar de forma proactiva acerca de las paradas programadas permite que el taller de reparación de moldes trabaje en la línea de tiempo del cliente.

Muerte, impuestos y reparación del molde: Minimice los tiempos de paro de su cliente aprovechando las herramientas de comunicación en "tiempo real".  Los teléfonos inteligentes pueden acelerar el proceso. Comuníquese con los clientes a través de mensajes de texto.  Envíe fotos de su diagnóstico. Es probable que ubique a su cliente con mayor frecuencia en su número de móvil (y viceversa).

Cotización en el menor tiempo posible: Una cotización precisa y rápida representa menor tiempo de parada para el cliente. Pídales que envíen imágenes del molde y piezas producidas recientemente con su RFQ.  Ver imágenes del trabajo potencial (versus cotizar a ciegas) le permite proporcionar un cronograma más realista para el proyecto.  También debería minimizar la cantidad de preguntas sobre cómo planea resolver el problema del cliente.

Valide su trabajo mediante muestreo: Use una prensa para poner a prueba su solución. Esta proporciona un mejor acceso y simula el entorno de producción de sus clientes. Las presiones se pueden medir y ajustar, mitigando el riesgo de dañar otras piezas del molde.

Personal dedicado: Dedicar personal al mantenimiento y la reparación significa una mayor especialización en habilidades y crea movilidad, lo que le permite llevar a sus expertos al problema. Los clientes prefieren la reparación y el mantenimiento en el sitio.  Si el molde finalmente regresa a su taller, asigne el mismo técnico. La continuidad es importante y usar el mismo técnico minimiza la posibilidad de errores en el desmontaje y el remontaje.

Contenido relacionado

Sistema de monitoreo de molde promete velocidad de procesamiento

La tecnología de procesamiento de imágenes digitales a todo color y alta resolución sirve para proteger moldes de inyección complejos y costosos.