• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
13/03/2020 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Plásticos y coronavirus: ¿el resurgir de la industria?

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Según una investigación realizada por Bloomberg, no se tiene certeza de cómo el COVID-19 está afectando la demanda de plástico en general pero sí es evidente un aumento en su consumo.

Según Bloomberg, las empresas están abandonando las políticas ecológicas y volviendo a adoptar los artículos plásticos de un solo uso.

De acuerdo con un artículo publicado por Leslie Kaufman, periodista del medio noticioso Bloomberg, debido a las preocupaciones de salud en la mente de los consumidores, las empresas están abandonando las políticas ecológicas y volviendo a adoptar los artículos plásticos de un solo uso.

Esto ha puesto en apuros a los activistas que atacan al plástico ya que, con la llegada de la pandemia ocasionada por el coronavirus, se ha puesto de manifiesto la importancia que el material tiene para los temas de disposición e higiene sobre todo en lo que tiene que ver con dispositivos e insumos médicos.

Grupos como la Asociación de la Industria del Plástico y el Consejo Americano de Química (ACC) han defendido sus productos durante mucho tiempo al señalar que el plástico ha desempeñado un papel revolucionario en la atención médica. Los guantes quirúrgicos de un solo uso, las jeringas, las plumas de insulina, los tubos intravenosos y los catéteres, por ejemplo, han reducido el riesgo de infección del paciente y han ayudado a racionalizar las operaciones al levantar la carga de la esterilización.

Sin embargo, el artículo destaca como, por ejemplo, Starbucks tardó solo una semana, después de conocerse el primer caso estadounidense de COVID-19 sin conexión en el extranjero, para prohibir temporalmente que los clientes utilicen tazas de café reutilizables. Esto podría implicar un retroceso en lo conseguido al regresar al uso masivo de vasos desechables.

Hasta que el coronavirus comenzó a extenderse por todo el mundo, 2020 parecía ser un año en el que finalmente se impondrían restricciones significativas al uso del plástico. Una lista creciente de empresas de consumo, incluida Coca-Cola Co., que produce alrededor de 117 mil millones de botellas de plástico cada año, estableció objetivos para reducir su dependencia de los envases de plástico. Francia prohibió los platos, vasos y cubiertos de plástico de un solo uso a partir del 1 de enero, e Inglaterra promulgará restricciones a los popotes y mezcladores de plástico a partir de abril. El 1 de marzo, Nueva York se unió a otras ciudades de todo el mundo para prohibir la distribución de bolsas de plástico por parte de los minoristas.

De todas formas, y como ya lo hemos mencionado, el virus juega directamente con fuertes asuntos para la industria del plástico: disposición e higiene.

En un informe publicado por BloombergNEF la semana pasada, se encontró cómo, al menos a corto plazo, los temores de los oponentes de los plásticos podrían ser válidos.

“Las preocupaciones en torno a la higiene de los alimentos debido a COVID-19 podrían aumentar el uso de los envases de plástico, impactando algunos de los primeros avances realizados por las empresas”, señala el informe.

A medida que las tendencias de consumo empezaron a cambiar en contra de la industria del plástico, los fabricantes han puesto de manifiesto que los envases fabricados con este material desempeñan un papel importante en la reducción del desperdicio de alimentos al extender la vida útil de los productos frescos de días a más de una semana. Las piezas de plástico en los automóviles también reducen el peso y mejoran la eficiencia del combustible.

La mayoría de estas afirmaciones se basan en estudios, el más importante de los cuales fue realizado por Franklin Associates para ACC en 2018. En este, se analizó el ciclo de vida de productos como botellas de agua, envolturas retráctiles y bolsas de compras minoristas.

Concluyó que si todos estos productos estuvieran hechos de materiales alternativos (como vidrio, aluminio o textiles) requerirían cinco veces la cantidad de energía para fabricar y se debería usar mucha más agua en el proceso.

Pero si bien la racionalización de la sostenibilidad se ha encontrado con escepticismo, la justificación de la salud es más difícil de combatir. Un estudio publicado en el Journal of Hospital Infection concluyó que el virus detrás de COVID-19 puede sobrevivir durante nueve días en superficies de plástico a temperatura ambiente. Sin embargo, para muchos, los productos que se pueden desechar después de un solo uso parecen ser la opción más segura por el momento.

En Estados Unidos, después de que Starbucks suspendió la aceptación de tazas recargables, Dunkin y Tim Horton anunciaron políticas similares. A pesar de las advertencias de cirujanos de Estados Unidos, que indican que los tapabocas no son particularmente efectivos, estos se han vendido masivamente en todo el mundo. Muchas farmacias también informan escasez de guantes de látex.

Además de las preocupaciones del movimiento antiplástico, el inicio de una guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia desencadenó una venta masiva histórica en los mercados. Los precios bajos del petróleo significan que se podría fabricar mucho plástico aún más barato a largo plazo.

Si bien la organización de investigación de Bloomberg que ayuda a los profesionales de la energía a generar oportunidades, BNEF, dijo que era demasiado pronto para saber con certeza cómo el COVID-19 está afectando la demanda de plástico en general, sí predijo que cualquier aumento probablemente sería temporal y que como resultado los ingresos de la industria serían planos o incluso aumentarían en medio de una fuerte recesión económica.

“A largo plazo, no esperamos que este aumento de la demanda tenga un impacto significativo en la demanda de plástico o en los objetivos de la Economía Circular”, dijo el informe, que se refiere a un futuro en el que todos los artículos se reutilicen o reciclen.

Sin embargo, dice Bloomberg, la industria del plástico está aprovechando el momento. A finales de febrero, el director de la Asociación de la Industria del Plástico, Tony Radoszewski, emitió una declaración: “A medida que se confirman nuevos casos de coronavirus en todo el mundo y la enfermedad representa una amenaza creciente para la salud pública, la industria del plástico está trabajando para garantizar que los pacientes reciban la atención que necesitan y los profesionales médicos están protegidos mientras brindan esa atención”.

“La industria mundial del plástico está lista para ayudar a las autoridades y defensores de la salud pública a asegurarse de que nuestros materiales y productos estén en la primera línea de la lucha contra la propagación del coronavirus”, concluye el informe.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos