Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Humberto Quiroz, Regional Head of Procurement para ALPLA México, Centroamérica y Caribe, .

Humberto Quiroz, Regional Head of Procurement para ALPLA México, Centroamérica y Caribe.

La compañía austriaca, líder mundial en desarrollo y producción de envases rígidos, fabrica soluciones integrales de envasado de plástico en todo el mundo que cubren necesidades diarias. Cuenta con 181 sedes en 44 países de cuatro continentes del mundo y cerca de 21 mil empleados. Fue fundada por la familia Lehner hace setenta años e inició su operación de extrusión soplado para fabricación de botellas.

Empezó operaciones en Toluca, para México y Centroamérica, hace aproximadamente treinta años y, con el tiempo, se fue expandiendo. Hoy, la región está conformada por 8 países y más de 2,600 empleados, avocados a la producción de empaques de alta calidad, fabricados con resina virgen y reciclada, para atender a diversos mercados como el de alimentación y bebidas, productos farmacéuticos, cuidado personal y del hogar, entre otros.

“Las tecnologías fundamentales con las que trabajamos incluyen inyección, extrusión, soplado y recientemente compresión.  En cuanto a las resinas procesadas, el mayor porcentaje se encuentra en PET, seguido por polietileno y polipropileno respectivamente”, declaró Humberto Quiroz, Regional Head of Procurement México, CA & Caribe.

El directivo confirmó la apertura de la primera planta para procesar botellas de polietileno de alta densidad posconsumo en México para 2021, la cual contará con equipos de nueva generación, que ayudarán a tener un producto de alto estándar de calidad. La capacidad de proceso rondará las 20 mil toneladas y una salida cercana a las 15 mil, con posibilidad de una posible expansión a largo plazo, de acuerdo con las necesidades del mercado.

Conciencia medioambiental como estrategia central

Las iniciativas de sustentabilidad han sido una prioridad estratégica para la compañía, que a través de los años ha establecido exigentes objetivos en este frente. Prueba de ello, es la alianza establecida entre ALPLA, Coca-Cola de México y Coca-Cola FEMSA, para crear IMER, Industria Mexicana de Reciclaje, en el año 2001. Este hecho, supuso la inauguración de la primera planta de reciclaje de PET grado alimenticio en México y en toda Latinoamérica. De acuerdo con datos suministrados por la compañía, esta planta es capaz de procesar cerca de 25 mil toneladas de PET al año.

“Una obligación importante de ALPLA es crear vías innovadoras para permitir que las generaciones futuras vivan y crezcan en un entorno intacto. Por eso, ALPLA ha sido pionera y visionaria en el tema de reciclaje de botellas de PET al ser partícipe en la creación de la primera planta de reciclaje de este material en México, sobre todo en una época en la que la economía circular aún no estaba sobre la mesa. Pero, desde entonces, veíamos una necesidad que materializamos con apoyo de nuestros socios comerciales y clientes”, afirmó el directivo.

De acuerdo con el informe de sustentabilidad publicado por ALPLA recientemente, la compañía le apuesta al reciclaje, a pesar de las condiciones económicas derivadas de los precios fluctuantes de resina virgen en bajos niveles, lo cual dificulta el crecimiento de los productos reciclados. ALPLA opera varias plantas de reciclaje alrededor del mundo, entre ellas IMER, y participa en varias cooperaciones en el campo del reciclaje.

Además, en octubre de 2018, ALPLA firmó el Acuerdo Global de la Nueva Economía de los Plásticos, una iniciativa de la Fundación Ellen MacArthur, con el que se comprometió a cumplir sus objetivos para 2025.

Al respecto Quiroz declaró: “Con la firma del acuerdo con la Fundación Ellen MacArthur, asumimos fuertes compromisos. Uno de ellos es la inversión en temas de reciclaje, ya sea en fusiones, adquisiciones o apoyo a la cadena de economía circular. Por eso, se ha asignado un presupuesto de 50 millones de euros al desarrollo de actividades de reciclaje, que vamos a invirtiendo en los próximos años. Otro de los compromisos es conseguir que nuestros productos sean 100 % reciclables, incluidos colorantes, aditivos y algunos otros materiales que nos ayudan a dar el componente de circularidad a todas las botellas que fabricamos. Y, por otro lado, y no menos importante, está el compromiso de que todas nuestras botellas o envases deben contener al menos 25 % de material reciclado”.

Con la apertura de la primera planta para procesar botellas de polietileno de alta densidad posconsumo en México para 2021, la empresa ampliará su capacidad y dará un impulso importante al reciclado de polietilenos, que está comenzando a surgir como una tendencia mundial creciente.

“Buscaremos utilizar nuestra experiencia y conocimiento en el acopio de materiales, para tomar esta ventaja competitiva y ayudar a nuestros socios comerciales en la utilización y familiarización con resinas provenientes de botellas recicladas de posconsumo. Sabemos que estamos en un entorno global adverso en consecuencia de la pandemia, lo cual ha ocasionado que muchos de los proyectos estén detenidos. Sin embargo, estamos convencidos que es la manera de refrendar nuestro compromiso con la sustentabilidad”, aseguró.

Pandemia y cambios del mercado de envases

Sin duda, la pandemia ocasionada por el COVID-19, ha generado un impacto sin precedentes en la economía mundial que no ha sido indiferente para el mercado internacional de envases. Según un informe publicado por Research Dive, las crecientes preocupaciones en materia de salud y las estrictas reglamentaciones han impulsado fuertes cambios en el consumo de envases plásticos.

“La pandemia ocasionó que tuviéramos que disminuir la velocidad en la implementación de algunos proyectos, y enfocarnos en el abastecimiento de productos para cubrir las necesidades del mercado. Hoy la sociedad ve con diferentes ojos al plástico, por ser un elemento esencial en el manejo de la pandemia, de esto nos pudimos dar cuenta al pertenecer al segmento de productos esenciales. Después de algunos meses, vemos un ajuste en las necesidades y algunos cambios de hábito por los consumidores, que nos llevan a seguir avanzando a través de la innovación y compromiso en tiempos de recuperación económica”, continuó Quiroz.

“En cuanto a los temas de sustentabilidad muchos proyectos se están reactivando y otros siguen retrasados. Las grandes marcas centraron sus esfuerzos en asegurar sus canales de venta para cubrir las necesidades de sus clientes. Estos proyectos tienen que ser retomados dada la necesidad global por un mundo mejor”.

Por otro lado, la pandemia también afectó notoriamente la recolección de botellas posconsumo en nuestras plantas de acopio, esto debido al cierre de sus actividades, falta de mano de obra por riesgo de comorbilidad, disminución en la generación de algunos productos generalmente utilizados en reuniones sociales, actividades corporativas, viajes comerciales, vacaciones, que quedaron suspendidas. De lo anterior, hoy vemos una recuperación acelerada en últimas semanas.

Lo que está claro es que la industria de los envases debe retomar, poco a poco, el camino que conduce hacia una economía circular. Aunque la pandemia distrajo temporalmente el enfoque y puso a la salud como prioridad, se prevé que retome fuerza la sustentabilidad como uno de los objetivos principales de esta industria.

CONTENIDO RELACIONADO