| 7 MINUTOS DE LECTURA

Lecciones sobre liderazgo empresarial y el boom del plástico en electrodomésticos

Desde la presidencia del Clúster de Plásticos de Querétaro, el ingeniero Venancio Pérez Gómez tiene la misión de fomentar la integración y buenas prácticas de las empresas del sector en la región Bajío. A este reto le imprime la visión que le permitió liderar el acelerado crecimiento de la fabricación local de productos de línea blanca durante sus años de mayor auge.
#industriadelplástico

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Venancio Pérez Gómez, presidente del Clúster de Plásticos de Querétaro.

Venancio Pérez Gómez, presidente del Clúster de Plásticos de Querétaro.

El ingeniero Venancio Pérez Gómez es todo un referente en el dinámico mundo de la producción de electrodomésticos en México. Por más de 14 años ha estado vinculado con Samsung Electronics y llegó a ser vicepresidente ejecutivo de la casa matriz para la planta de Querétaro. Allí se fabrican refrigeradores, lavadoras y secadoras para el mundo entero, ya que más del 92 % de la producción es para exportación. En la actualidad funge como consejero y representante de la empresa para los aspectos gubernamentales y de relaciones públicas y sociales para las plantas de México.

Previo a esto, durante nueve años fue director de Tenneco Automotive en tres plantas: Puebla, Querétaro y Celaya, donde fue el encargado de la planeación, construcción, instalación y puesta a punto de esta última locación, con lo cual logró el President Award del grupo como mejor lanzamiento de una planta. Asimismo, en la empresa de origen alemán Siemens se desempeñó durante ocho años como gerente de operaciones.

Hoy, además de sus labores con Samsung Electronics, es presidente del Clúster de Plásticos de Querétaro y del Bajío, organización que busca posicionar las empresas de la región como líderes en el sector de plástico, a través de la cooperación y buenas prácticas entre ellas.

Uno de los objetivos que busca el clúster es lograr la excelencia de las empresas por medio de la innovación tecnológica, y promover su capacidad de adaptación a los cambios. Justamente, en este último punto se han presentado más desafíos, pues las presiones de competitividad, diversificación y sustentabilidad exigen que las empresas construyan relaciones colaborativas.

En este terreno de lograr la construcción de redes y el aprovechamiento del ecosistema industrial, el ingeniero Venancio tiene gran experiencia y profundo conocimiento. Hace unos doce años, cuando Samsung decidió incursionar en la fabricación local en México de la gama premium de electrodomésticos, particularmente refrigeradores y lavadoras, su gestión le permitió desarrollar proveedores que tuvieran las habilidades requeridas y la capacidad de hacer productos de calidad, a buen costo y a tiempo. Una de sus funciones como vicepresidente de la compañía fue el desarrollo de aliados en toda la cadena de suministro, en la que fueron protagónicos los componentes plásticos.

“Inicié mi trayectoria en el maravilloso mundo del plástico cuando ingresé a Samsung. Ahí me lancé al agua o, más bien, me eché un clavado desde un trampolín de 10 metros, porque no tenía conocimientos específicos en el tema, pero poco a poco aprendí, y hoy me siento muy orgulloso de pertenecer al sector”.

Entre los principales logros de su carrera, el ingeniero Venancio destaca la confianza que le depositaron los directivos de Samsung para liderar el proyecto de comenzar la producción local de la línea premium en México.

“Hacia 2008 éramos una planta pequeña, pero gracias a la oportunidad que nos da la casa matriz, en menos de un año tuvimos que crecer en edificios, en gente y en todo. De 400 empleados pasamos a cerca de 4,000 y de 17,000 metros cuadrados brincamos casi a los 100,000 metros cuadrados de área de construcción, con todo lo que eso implica. Es una gran satisfacción porque mis jefes me dieron la confianza, pero también porque mi equipo me dio la fortaleza de lograr esto”.

Según el ingeniero Venancio, los años de construcción de la cadena de suministro para la producción de la línea premium de electrodomésticos fueron muy enriquecedores y le permitieron conocer en detalle diversas compañías de plástico.

“Si ustedes abren un refrigerador, todo es plástico internamente. La parte metálica es externa, pero en general, 80 % del volumen de un electrodoméstico está compuesto por plástico: las charolas, los cajones de verduras y los compartimentos. Debido al alto volumen de los componentes, Samsung solo produce lo que ya está vendido. Así, todo se debe fabricar de manera secuencial y se requiere que los proveedores tengan la capacidad, pero también habilidad humana, para entrar en este esquema. Yo digo que este factor humano es muy importante. La máquina y los procesos son similares en todo el mundo, pero la diferencia la hacen las personas. Lo más importante son las personas y quienes operan la maquinaria de manera correcta y eficiente para hacer productos de calidad con clase mundial. De esa manera, desarrollamos proveedores, ayudándolos a crecer para que pudieran brindar el soporte que Samsung necesita para entregar sus productos a los clientes finales, que en este caso corresponde en un 60 % al mercado en Estados Unidos”.

La industria de línea blanca ha cambiado en los últimos años gracias a la tecnología. “Un refrigerador se compra por la necesidad básica de mantener los alimentos frescos y conservarlos por más tiempo. Sin embargo, los refrigeradores actuales se enfocan también en otras áreas. Ahora tienen una pantalla en la puerta, y junto con los demás equipos electrónicos, como teléfono celular y televisión, entre otros, que se comunican entre ellos, se pueden recibir alertas de qué falta comprar o qué alimentos están a punto de caducar. Según el software que se tenga, es posible hasta saber cuántas calorías se están consumiendo de acuerdo con lo que se saque del refrigerador. Lo mismo pasa con otros electrodomésticos, que ofrecen funcionalidades acordes con la vida actual de manera personalizada”.

Este cambio de tecnología en el diseño y funcionalidad de los electrodomésticos también se refleja en los plásticos empleados en su fabricación.

“Los plásticos que se usan ahora son compuestos más avanzados, que permiten dar acabados, formas y texturas muy diferentes. Tienen alta resistencia y, en algunos casos, son más resistentes que el vidrio y el acero. Los plásticos acompañan la evolución y la visión de los electrodomésticos en el mundo actual”.

Todas estas lecciones de creación de redes, colaboratividad, capacitación del recurso humano y enfoque tecnológico constituyen la visión que el ingeniero Venancio ha llevado al Clúster de Plásticos, que comenzó gracias a una iniciativa del gobierno del estado de Querétaro, a través de la Secretaría del Desarrollo Sustentable. Así, el clúster se establece como un exponente del modelo de la triple hélice, compuesto por los industriales —en este caso, del plástico—, la academia y el gobierno.

“El gobierno cumple con su papel de facilitador y generador de condiciones para el desarrollo estatal, mientras que nosotros, los empresarios, junto con la academia, trabajamos de la mano para atender las necesidades de esta industria que sirve de eje para contribuir al crecimiento económico, generar bienestar y progreso y, de esta manera, promover condiciones de desarrollo sustentable. Así se inició esta aventura del clúster, y yo digo aventura porque debemos verlo como algo así. Es un reto conseguir que se afilien más empresarios a los diferentes clústeres y de esa manera poder ser más fuertes. La unión va a hacer la fuerza”.

Uno de los ejes de trabajo del clúster está en generar redes de trabajo que permitan conjuntar experiencias y capacidades tecnológicas, no para competir por negocios, sino para complementarse mutuamente y ganar nuevas oportunidades. “De esa manera vamos a hacer un clúster más fuerte, más unido, en el que no importa que se sienten dos competidores a la misma mesa, sino donde aportemos para ser más eficientes”.

Otra línea de trabajo apunta a apoyar la flexibilización de las empresas para atender diversos mercados. “En Querétaro hay varias empresas transnacionales que se dedican a las industrias automotriz, aeronáutica o de electrodomésticos, pero fuera de ellas, la mayoría de las empresas atienden a más de un sector. Ahora, con la pandemia, si bien se vieron afectados algunos sectores, otros crecieron. Para las empresas de plásticos esto es un llamado a ser aún más flexibles. Aunque en una misma empresa hay producción para la industria automotriz, para la industria de electrodomésticos y a lo mejor de productos médicos, justamente esa versatilidad le permite a una compañía adaptarse a los cambios”.

Según el directivo, hay una labor fuerte de generación de competencias, capacitación y planes de estudio para promover que las jóvenes generaciones se preparen en las habilidades requeridas por la industria. “Trabajamos en el sistema dual en forma general, con las universidades y con las empresas”.

Otro tema prioritario para el clúster está en promover el valor del plástico como material. “Somos partidarios de crear la cultura de que el plástico no es basura, sino una materia prima. Cuando empecemos a ver al plástico, a una botella de plástico, a una pluma o cualquier producto fabricado con plástico como una materia prima, que representa dinero, ya nadie se atreverá a tirarlo o a hacer un mal manejo de él. Esa será la clave”.

La visión que tiene el Clúster de Plásticos es la de la consolidación. “Somos un clúster joven, pero con una particularidad muy interesante: tiene una cobertura de 360 grados. El plástico está en todas partes. En forma de reto siempre les pregunto a las personas que están fuera del sector: díganme un lugar donde no esté el plástico para poder incursionar. Tenemos aplicaciones en medicina, packaging, agricultura, electrodomésticos, electrónicos y mucho más. “Realmente, el plástico está en todas partes, y debemos verlo como un aliado, y en esta época de turbulencias como una alternativa de solución. La responsabilidad de su buen uso es de todos. Si lo sabemos manejar, genera progreso y bienestar para la sociedad en forma general”.

CONTENIDO RELACIONADO

  • En China, diseñadores crean productos para la protección contra el COVID-19

    Create Cures es un proyecto sin ánimo de lucro qué busca redefinir el diseño a través de la creación de productos y soluciones que den respuesta a las necesidades más urgentes de protección y cuidado frente a la pandemia.

  • Coca-Cola lanza la campaña de reciclaje “Hagamos esto Juntos”

    La empresa busca cumplir con sus objetivos de recuperar y reciclar el 100% de sus envases vendidos para 2030, que sus envases incluyan cuando mínimo 50% de materiales reciclados y que el 50% de su portafolio sea retornable.

  • México, hacia la economía circular de los plásticos

    El diseño es la clave de la economía circular de los plásticos, y México ya está dando pasos. A propósito de una nueva iniciativa global para llevar los envases y empaques plásticos hacia la economía circular, hablamos con destacados líderes de opinión de la cadena de valor en el país para entender el alcance de esta estrategia y ver la posición de México.