• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
03/01/2017 | 19 MINUTOS DE LECTURA

Industria del plástico: escenario regional

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En México, la industria del plástico ha sido una pieza clave en el desarrollo económico nacional. Su aporte ha ayudado a potencializar sectores que hoy son estratégicos para el país, dependiendo de cada región o estado.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La posición geográfica de México es privilegiada. Su amplia frontera con Estados Unidos, la salida hacia dos grandes océanos y su conexión con Centro y Sudamérica le han convertido en un país clave en materia de comercio internacional.   

Al interior, algunas regiones se han desarrollado exponencialmente –particularmente en materia de producción manufacturera–, lo que las ha llevado a tener una clara vocación hoy y de cara al futuro.

No solo se ha aprovechado la posición geográfica, también otros aspectos se han conjugado en este sentido, tales como los tratados y acuerdos comerciales signados en los últimos años, el bono demográfico, el desarrollo de infraestructura industrial y de comunicaciones y transportes y algunas mejoras en materia regulatoria, los cuales han llevado a facilitar y promover las inversiones extranjeras y nacionales, particularmente en el sector manufacturero.

En este sentido, y de acuerdo con el estudio “Evolución de la Localización y la Especialización Regional en la Industria Manufacturera Mexicana: 1993 – 2013”, realizado por el Banco de México, la apertura comercial y el entorno de mayor competencia que enfrentan las exportaciones mexicanas han afectado de manera diferenciada el desarrollo de las diversas actividades manufactureras y, por lo tanto, la estructura económica regional.

“Lo anterior se ha visto reflejado en cambios en los niveles de localización industrial y de especialización de las entidades federativas. De esta manera, los choques al comercio internacional que enfrenta el país tienen un impacto diferenciado sobre la actividad económica de las distintas regiones”, detalla.

Así, el documento puntualiza que las mayores oportunidades que ofrece el comercio parecen haber sido absorbidas, en mayor medida, por las entidades localizadas en el norte y algunas en el centro del país.

Esto se puede ver reflejado en el Producto Interno Bruto (PIB) por Entidad Federativa. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) –derivados del Sistema de Cuentas Nacionales de México—, señalan que en términos nominales, la Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Coahuila de Zaragoza, Puebla y Tamaulipas, aportaron de manera conjunta el 60% del PIB nacional durante el 2015.

Ese año, los estados que reportaron el mayor crecimiento anual en su PIB en términos reales fueron Querétaro con una tasa de 7.7%, Baja California 7%, Guanajuato 6.4%, Baja California Sur 5.5%, San Luis Potosí 5.4%, Sinaloa 5%, Chihuahua 4.8% y Jalisco y Quintana Roo con 4.7%, cada una, con relación al 2014.

“En las actividades relacionadas con el sector industrial, las principales aportaciones fueron observadas en el Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Campeche, Guanajuato, Coahuila de Zaragoza, la Ciudad de México, Veracruz, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Baja California y Chihuahua con 71.6 por ciento”, detalla la información de INEGI.

EN CONTEXTO

De acuerdo con las Agendas Estatales de Innovación, las capacidades específicas y la vocación económica de cada entidad y región son claves con miras a desarrollar su potencial para innovar y competir en el contexto regional, nacional y global.

En México, la industria del plástico es un ejemplo de ello. Este sector ha sido una pieza clave en el desarrollo económico nacional. Su aporte ha ayudado a potencializar sectores que hoy son estratégicos para el país, tales como automotriz, alimentos, eléctrica y electrónica, dispositivos médicos, agricultura, así como construcción y vivienda, entre otros.

La Secretaría de Economía refiere que la industria del plástico es una de las más dinámicas de la economía, ya que en 2015 representó el 2.5% del Producto Interno Bruto Manufacturero y registró una tasa de crecimiento del 4.4%; en términos de empleo representó el 4.6% del manufacturero y durante el periodo 2013-2015 generó 3,780 nuevos empleos.

En este mismo período de 2013-2015, detalla el informe de la dependencia federal, Guanajuato fue el estado de mayor crecimiento en la producción de plásticos, colocándose en segundo lugar en valor después del Estado de México, seguido de otros estados como Nuevo León, Jalisco y Puebla. Puntualiza que los impulsores de este comportamiento han sido la industria automotriz y la industria aeronáutica.

Asimismo, el valor del mercado de la industria del plástico supera los 23 mil 400 millones de dólares en México, y se espera que entre 2016 y 2017 la industria registre un crecimiento del 6%, esto de acuerdo con información de Plastimagen.

Para contextualizar el alcance de la industria del plástico en el país, presentamos a continuación datos obtenidos del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) del INEGI, sobre el número de unidades económicas de la industria del plástico en algunos de sus segmentos (cabe remarcar que el DENUE cuenta con una metodología propia de identificación y ubicación de negocios)

El DENUE refiere el número de establecimientos de todos los tamaños en todo el país, dedicados a la Fabricación de Productos de Plástico es de un total de 5031, divididos de la siguiente manera (alfabético):

-  Aguascalientes, 70

- Baja California, 191

- Baja California sur, 15

- Campeche, 6

- Coahuila, 114

- Colima, 6

- Chiapas, 28

- Chihuahua, 119

- Ciudad de México, 742

- Durango, 27

- Guanajuato, 652

- Guerrero, 15

- Hidalgo, 55

- Jalisco, 733

- México, 766

- Michoacán, 111

- Morelos, 45

- Nayarit, 9

- Nuevo León, 421

- Oaxaca, 31

- Puebla, 180

- Querétaro, 188

- Quintana Roo, 14

- San Luis Potosí, 70

- Sinaloa, 56

- Sonora, 79

- Tabasco, 17

- Tamaulipas, 74

- Tlaxcala, 37

- Veracruz, 84

- Yucatán, 69

- Zacatecas, 7

En lo que se refiere al número de establecimientos de todos los tamaños en todo el país, dedicados a la Fabricación de maquinaria y equipo para la industria del hule y del plástico, el DENUE refiere que son un total de 53, divididos de la siguiente manera (alfabético):

- Aguascalientes, 1

- Baja California, 1

- Coahuila, 1

- Ciudad de México, 13

- Guanajuato, 8

- Jalisco, 8

- México, 5

- Morelos, 1

- Nuevo León, 1

- Puebla, 1

- Querétaro, 9

- San Luis Potosí, 2

- Sinaloa, 2

En tanto que el número de establecimientos de todos los tamaños en todo el país, dedicados a la Fabricación de resinas sintéticas son un total de 164 según el DENUE, divididos de la siguiente manera (alfabético):

- Aguascalientes, 2

- Baja California, 2

- Coahuila, 1

- Chihuahua, 3

- Ciudad de México, 22

- Durango, 2

- Guanajuato, 22

- Guerrero, 1

- Hidalgo, 5

- Jalisco, 13

- México, 36

- Michoacán, 5

- Nuevo León, 19

- Puebla, 2

- Querétaro, 5

- San Luis Potosí, 3

- Sinaloa, 1

- Tabasco, 1

- Tamaulipas, 11

-  Tlaxcala, 5

- Veracruz, 3

En este sentido, de acuerdo con información de la Secretaría de Economía, la industria del plástico está conformada por el sector de la petroquímica fabricante de resinas plásticas y aditivos y el sector de la industria transformadora de­ productos plásticos, la cual provee de insumos a 59 ramas de la actividad económica del país.

Asimismo, ProMéxico refiere que la industria petroquímica fabricante de resinas plásticas y aditivos se encuentra localizada principalmente en Tampico Tamaulipas y Coatzacoalcos Veracruz; en tanto que la industria transformadora de­ productos plásticos constituye el último eslabón de una de las cadenas productivas de la petroquímica.

LOS TRANSFORMADORES

En entrevista con Plastics Technology México, el ingeniero Rafael Blanco, Presidente Vitalicio de los Industriales del Plástico de la Cámara Nacional de la industria de Transformación (CANACINTRA), señala que la industria transformadora de plástico del país está conformada por unas 3 mil empresas transformadoras, de las cuales el 50% son grandes empresas, 30% son compañías medianas y 20% del segmento PyMES, todas las cuales generan aproximadamente 200 mil empleos directos.

“En toda la República Mexicana no hay prácticamente un estado donde no existan empresas transformadoras del plástico”, señaló el especialista.

En este sentido, datos del Centro Empresarial del Plástico puntualizan la distribución geográfica de los transformadores del plástico en México durante 2016 de la siguiente manera (ordenados por número de empresas):

- Ciudad de México, 800

- México, 650

- Jalisco, 420

- Nuevo León, 320

- Guanajuato, 280

- Puebla, 130

- Querétaro, 100

- Baja California Norte, 90

- Yucatán, 80

- San Luis Potosí, 80

- Veracruz, 80

- Michoacán, 60

- Tamaulipas, 50

- Tlaxcala, 45

- Aguascalientes, 40

- Chihuahua, 40

- Morelos, 40

- Coahuila, 40

- Hidalgo, 30

- Oaxaca, 20

- Chiapas, 15

- Tabasco, 15

- Guerrero, 12

- Sonora, 10

- Quintana Roo, 10

- Sinaloa, 10

- Durango, 10

- Nayarit, 8

- Baja California Sur, 5

- Zacatecas, 5

- Campeche, 5

En cuanto al proceso de transformación, las empresas transformadoras se dividen de la siguiente forma: Inyección 2000 empresas, lo que representa el 38%; Extrusión 600 empresas, lo que representa el 32%; Soplado 300 empresas, lo que representa el 16%; Rotomoldeo 100 empresas, lo que representa el 1%; y el resto corresponde a otros procesos.

La ubicación regional de sectores manufactureros de artículos plásticos se divide de la siguiente manera:

- Región norte se atiende al clúster médico principalmente
- Región norte y el Bajío se atiende a los sectores automotriz, electrónica, aeronáutica
- Región Bajío y Centro los sectores atendidos son Envase y Consumo, así como Calzado y Reciclado.
- Región Sureste se atiende al sector de envase y consumo.

“En el Bajío y en el norte la industria del plástico atiende al sector automotriz; pero también son importantes el sector de eléctrico-electrónico y la industria de dispositivos médicos. En tanto que en el centro y el sureste del país está enfocado al sector de consumo, artículos del hogar, muebles, juguetes, calzado, entre otros. Asimismo, en la zona del Bajío, en estados como Irapuato, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes la industria del plástico está creciendo”, explicó el ingeniero Blanco.

Cabe señalar que durante 2015 se consumieron en el país 6.5 millones de toneladas, de los cuales el 48% correspondieron a Envases, el 23% a productos de consumo, 11% a construcción, 6% a eléctrico-electrónico, 4% a muebles, 4% a automotriz, 2% a industria, 1% a agrícola y 1% a médico.

Sin embargo, el especialista señaló que si bien México es un país altamente consumidor de plásticos, entran al país más de tres millones de toneladas de productos terminados.

“Seguimos siendo deficitarios en materias primas –el 40% se sigue importando– a pesar de las grandes inversiones que se hicieron para Braskem. De manera general, podemos señalar que el consumo nacional de polietileno es de 2 millones 200 mil toneladas; asimismo con el crecimiento de la industria automotriz y la eléctrico-electrónico estamos en 1 millón 200 mil toneladas de plástico de ingeniería”, explicó el ingeniero.

En relación a la industria automotriz, el especialista señaló que los industriales del plástico están preparándose para atender a dicho sector; sin embargo, la mayoría de las armadoras traen a sus propios proveedores, por lo que el ingeniero hizo un llamado a seguirse capacitando y continuar desarrollando los sectores donde son fuertes los transformadores mexicanos.

En este sentido, Eduardo de la Tijera, secretario adjunto de ANIPAC dijo en entrevista con el periódico El Economista, que diariamente se importan piezas de plástico para la industria automotriz en México con un valor de 2 millones de dólares, debido a que en el país no encuentran a los proveedores suficientes.

“Existe una oportunidad de 700 millones de dólares anuales, pero es necesario cambiar la tecnología de las empresas. Por ejemplo, la industria de autopartes plásticas en México representa 20% del total del valor del sector, incluso tan importante como el de bolsas y películas, por lo que consideramos que es un sector de gran crecimiento en el país”, señaló el especialista.

EXPERIENCIAS: CAMBIAR LA VISIÓN

En entrevista con Plastics Technology México, Antonio Mendoza, Director General de Moldes Mendoza y Presidente de la Asociación Mexicana De Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT), señaló que en la industria es necesario cambiar la visión para “dejar de buscar que tan barato se puede hacer algo y pensar que tan bien se puede hacer”.

Los segmentos de mercado que atiende Moldes Mendoza incluyen a la industria automotriz y al sector de envases y tapas, entre otros. Los clientes que tiene de estas industrias son de estados como San Luis Potosí, Querétaro, Monterrey, Chihuahua (Ciudad Juárez) Guanajuato (Irapuato y Silao) y Puebla.

“Tenemos clientes transnacionales o clientes que le sirven a una industria transnacional”, señaló el directivo. Además, puntualizó que en Jalisco (donde está ubicada la empresa) tienen solo dos clientes.

“Jalisco hablando en su mayoría, es un estado donde los transformadores producen cucharas, platos y juguetes. Aunque la empresa nació aquí, es uno de los estados más costosos, con la menor cantidad de personal capacitado. Es el estado que tiene la menor vocación y es por eso que las empresas no se vienen para acá”, detalló.

Asimismo, detalló que cuando la empresa inició, en los años 70, en la proveeduría de moldes y de plásticos ni siquiera se usaban los componentes estándar que hoy se utilizan, y todo era fabricado a la medida porque no había proveeduría.

El directivo refirió que ha habido avances en la industria del plástico, pero aún hace falta mejorar; “si observamos las plantas de inyección de la industria, la máquina más exitosa de inyección resulta ser de las más baratas. Le apostamos al precio y no a la innovación, sin embargo, todos traemos un iPhone. Cuando nuestros industriales cambien esa actitud y esa mentalidad, el país va a comenzar a desarrollarse”.

Y aportó otra cifra contundente: hoy día en México se importan entre 1800 y 2300 millones de dólares de moldes. En el país, sólo se producen 60 millones de dólares, “entonces, ¿cuál es la oportunidad?, pues toda”, comentó.

EXPERIENCIAS: DOS CAMINOS PARA LOS INDUSTRIALES

También en entrevista con Plastics Technology México, Juan Pablo Guzmán, Director General de Minigrip, aportó al tema que antes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la industria del plástico era otra.

“Todo lo que se fabricaba se vendía. Uno manejaba el precio y la capacidad de producción dependía de las maquinarias que se pudieran conseguir. Después del Tratado se abrieron las fronteras y pasamos de ser un mercado de vendedores, a un mercado de compradores. Hoy todo es por precio y tuvimos que mejorar lo que fabricábamos. Nos especializamos más, compramos maquinaria más grande, más especializada, con tecnología y una mejor calidad. Seguimos las tendencias del mercado”, detalló.

Por su parte, Guillermo Guzmán, Director de Compras de Minigrip explicó que la empresa se especializa en la producción de empaque flexible, un 50% para el sector de alimentos y el otro 50% para uso general, higiénicos y aplicaciones industriales, empaque secundario y terciario.

“En cuanto a las zonas geográficas, lo más fuerte donde estamos es en el centro del país (Ciudad de México y la zona conurbada, Querétaro y algunos estados del Bajío). Otra zona importante para nosotros es Monterrey; en el sureste también tenemos clientes, pero en menor medida, al igual que en Guadalajara. Asimismo, exportamos a Estados Unidos, Centro y Sudamérica”, indicó.

Cabe señalar que la empresa se ubica en la zona norte de la Ciudad de México, y para el Directos de Compras de la empresa, una de las principales razones de tener clientes en diversas regiones del país, radica en que en la Ciudad de México se ubican los corporativos de empresas como Bimbo y PepsiCo.

“Empiezas vendiendo a una planta de la Ciudad de México. Están contentos con el producto y con el servicio y te dan más pedidos donde tienen plantas grandes como en Monterrey u otras ciudades importantes”, señaló.

Guillermo Guzmán agregó que cada cliente tiene diferentes estándares de calidad, por ejemplo, al hablar de una empresa transnacional es la misma calidad de su producto en Ciudad de México, que en otro lado.

“Donde si hay flexibilidad, por ejemplo, es un fabricante de botanas que surte 100 km a la redonda y sus volúmenes son chicos. No tiene tanta expectativa, porque no tienen competidores altos. Aquí hay dos caminos: costo y eficiencia. Ser el más barato y el otro es ser de alta innovación. Nosotros abarcamos los dos rubros. Siempre vamos a tener clientes de menor especialidad para llenar capacidad en nuestras máquinas por servicio o productos que no requieran tanta tecnología, pero donde buscamos crecer es con los clientes de alta especialización”, comentó.

Finalmente, el directivo indicó que las reglas están cambiando en la industria, debido a que Pemex, el principal proveedor de polietileno, está teniendo muchos problemas de producción y no tiene presupuesto.

“Es una desgracia ver como se está apagando y todo eso se lo está quedando Braskem, que es la planta nueva de un millón de toneladas anuales que ya entró en operación hace un par de meses. Traen buenos materiales, traen precios competitivos y será cuestión de pocos meses para que ellos manejen las reglas del juego. Ellos manejan precios en dólares y esto me lleva a ver una tendencia muy fuerte a que este mercado se dolarice”, indicó.

EXPERIENCIAS: ESTAR CERCA DEL MERCADO

Ramón J. Chavez, Director Comercialización Plásticos de Maincasa explica que la empresa cuenta con un plan de regionalización, donde dividen al país en cinco áreas: Pacífico, Bajío, Norte, Golfo y Centro.

“Estas regiones me facilitan conocer cómo se están moviendo los mercados. Particularmente la zona del Bajío está teniendo un crecimiento potencial que ha hecho que todo mundo voltee a ver esa zona. Hablamos de estados como Zacatecas, Aguascalientes, León (Silao, Irapuato, Salamanca, Celaya) y Querétaro”.

Agregó que en ese cinturón se ha formado un corredor industrial que incluye por ejemplo a clústeres automotrices; “sabemos que este sector cuenta con toda una cadena de suministro y si bien las armadoras llegaron con sus proveedores, se están haciendo esfuerzos, por ejemplo, de la Asociación de Empresas Proveedoras Industriales de México (APIMEX) para relocalizar proveedores en la zona del Bajío. Este organismo trabaja con el sector zapatero para producir partes automotrices, porque no hay proveedores para la industria automotriz. Eso genera una derrama muy importante, creación de empleos, infraestructura, etc.”.

Destacó que en su experiencia en la zona centro del país hay mucha concentración de negocios micro y pequeños que trabajan los plásticos reciclados principalmente.

En el caso de Puebla, dijo, la industria automotriz en la punta de lanza de la economía del estado de la mano de Volkswagen, es una plaza importante, aunque la proveeduría se mantiene en círculos cerrados de empresas alemanas y es complicado para la industria mexicana entrar.

“Si hablamos de otros estados, por ejemplo, Veracruz es muy disperso. No hay tanta industria desarrollada y debería haberla porque las principales plantas de Pemex están por allá. Nos gustaría ver más desarrollo por esa zona, pero desafortunadamente no lo hay. Caso contrario es Monterrey, que por sí misma es la ciudad con más industria. En Hermosillo damos servicio a Ford y toda su cadena de suministro”, explicó.

EXPERIENCIAS: UN PROGRAMA EXITOSO

Quezni Domínguez, asesora tecnológica y empresarial de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC) dijo en entrevista con Plastics Technology México, que la industria del plástico mantiene un ritmo de crecimiento interesante al tratarse de un sector transversal, particularmente en el Estado de México.

“De total de empresas transformadoras que existen en el país, un 20% se ubican en el Estado de México, de las cuales más del 90% son PyMES. Este sector es muy importante para el estado y FUMEC ha participado en su desarrollo”, indicó.

Cabe señalar que FUMEC y el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (COMECYT) trabajan en un programa para la industria plástica que apoya a las empresas del sector en el estado.

Este programa ha sido diseñado para ayudar a las pequeñas y medianas empresas del estado a mejorar sus capacidades tecnológicas y empresariales, a desarrollar proyectos de innovación, y a conquistar nuevos nichos de mercado mediante la generación de una oferta de valor innovadora.

Entre los apoyos que cubre este programa, la Fundación ofrece el diagnóstico de fortalezas y áreas de oportunidad, el diagnóstico de capacidades de exportación, talleres de innovación y comercio exterior, eventos de vinculación y relacionamiento (networking) con universidades, centros de investigación y compradores potenciales, y la gestión y generación de proyectos de innovación para presentarlos ante INADEM, COMECYT o CONACYT.

“Las empresas trabajan muy aisladas de todo lo que está alrededor de ellas. Un gran reto es justamente determinar cómo se involucran con su ecosistema y lograr que hagan uso de toda infraestructura que tienen alrededor, como centros de investigación, recursos humanos ya especializados, maestros y doctores que se están desarrollando en la zona, y de todos estos programas no solo en cuanto a investigación y desarrollo de innovación sino a desarrollo empresarial, comercio exterior y certificaciones”, dijo Quezni Domínguez.

Dentro de las principales líneas de trabajo con empresas del sector de los plásticos está bajar recursos de diferentes programas a fondo perdido, que no son créditos y que están disponibles justamente para la adquisición de infraestructura, la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Por otro lado, está el acompañamiento para la obtención de certificaciones, como la ISO90001, lo cual les permite a las empresas atraer nuevos clientes. Otro renglón es la implementación de los sistemas de inocuidad alimentaria, que les ha permitido a varias compañías entrar al mercado alimentario y tener cuentas con empresas tractoras.

Además de los aspectos técnicos, las empresas también pueden beneficiarse de la consultoría en planeación estratégica, para trazar el rumbo de la compañía y comenzar a trabajar en esos objetivos específicos.

Para la especialista, los industriales del plástico tienen oportunidades en industrias importantes como el sector automotriz, donde hay empresas que ya están en desarrollo en el programa de FUMEC.

“En general vemos oportunidades en segmentos como alimentos y cuidado personal (empaques), así como maquiladoras que desarrollan productos propios. Otros segmentos con gran oportunidad de mercado son los agro-plásticos y los plásticos para la construcción. Hemos tenido algunos casos de empresas de estos rubros que se han acercado con nosotros”, detalló.

EL FUTURO

Para Javier Ortíz, analista de Poliolefinas de IHS Chemical, México vivirá una expansión para el sector de transformadores, así como un alza en el consumo de PE del 7% y del PP del 8%, donde proyectos como el de Braskem Idesa impulsará la estabilidad de la industria plástica en el territorio nacional y al resto del continente.

En este sentido, Juan Antonio Hernández León, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC), indicó que el sector plástico en México está ante un proceso de alta competencia, para el cual las empresas mexicanas deben prepararse.

 “Queremos que las empresas mexicanas estén en las mejores condiciones de competir en todos los segmentos de mercado. No obstante, también debemos trabajar en facilitar el acceso a las compañías internacionales, pues es ideal que la demanda doméstica se satisfaga con productos fabricados y elaborados aquí en México”, comentó.

En el escenario nacional, el directivo vislumbra que los segmentos de mercado que más oportunidades ofrecen a los industriales del plástico para buscar nuevos negocios son la industria automotriz y de la fabricación de autopartes para impulsar el crecimiento industrial; aunque destacó el potencial para detonar nuevos negocios y promover la producción nacional de tres segmentos puntuales: el agrícola, el de empaques de alta tecnología y el de reciclado de plásticos.

Recursos