• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
15/06/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

COVID-19: Preformas plásticas de Coca-Cola convertidas en tubos de ensayo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El Laboratorio Nacional de Oak Ridge trabajó con Coca-Cola para determinar si las preformas de botellas de refresco, que son pequeños tubos de plástico que posteriormente son calentados y soplados para fabricar envases, podían usarse como tubos de ensayo.

Los embotelladores de Coca-Cola han comenzado a producir tubos de ensayo para usar en kits COVID-19. (Foto: Laboratorio Nacional Oak Ridge)

Los embotelladores de Coca-Cola han comenzado a producir tubos de ensayo para usar en kits COVID-19. (Foto: Laboratorio Nacional Oak Ridge)

Coca-Cola Consolidated anunció que Southeastern Container, una cooperativa de fabricación de preformas y botellas de PET financiada y administrada por un grupo de embotelladores de Coca-Cola, comenzó a producir tubos de ensayo para usar en kits COVID-19.

Utilizando varias herramientas de preformas de moldeo por inyección, la cooperativa de fabricación ya produjo más de 7 millones de tubos para kits de prueba.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. colaboró con el Laboratorio Nacional Oak Ridge (ORNL) para identificar a los fabricantes que podrían abordar una brecha en la cadena de suministro de tubos de recolección de pruebas de COVID-19.

“A través de una conexión personal y discusiones con Coca-Cola Consolidated, determinamos la preforma que se introduce en una máquina de moldeo por soplado para hacer que las botellas de Coca-Cola se vean exactamente como el tubo de ensayo necesario para los kits de pruebas COVID-19”, dijo Lonnie Love, líder científico de las iniciativas de fabricación avanzada COVID-19 de ORNL.

A pedido de ORNL, Coca-Cola Consolidated proporcionó muestras de sus preformas y el laboratorio trabajó con la compañía de pruebas COVID-19 Longhorn Vaccine-Diagnostics para confirmar que los tubos cumplían con los criterios del kit de prueba.

“En pocos días, los embotelladores de Coca-Cola han fabricado un vial pequeño y resistente de una preforma plástica que no tiene fugas, es lo suficientemente grande como para contener cualquier tipo de hisopo y, lo que es más importante, pueden fabricar millones de tubos por semana”, dijo el Dr. Luke T. Daum, director científico de Longhorn Vaccines.

Investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge trabajaron con Coca-Cola Consolidated para determinar si las preformas de botellas de refresco, que son pequeños tubos de plástico calentados y soplados en forma de botella para contener bebidas carbonatadas, pueden usarse como tubos de ensayo. en kits COVID-19.

Ya se han producido 7 millones de tubos para kits de prueba. (Foto: Laboratorio Nacional Oak Ridge)

Ya se han producido 7 millones de tubos para kits de prueba. (Foto: Laboratorio Nacional Oak Ridge)

Estos kits incluyen un hisopo, solución salina y un tubo de plástico para encerrar el hisopo durante el transporte. Las preformas de botellas de refresco son del tamaño perfecto para contener el hisopo  de pruebas. Las preformas de la botella de refresco también contienen una tapa de rosca que es a prueba de manipulaciones y sella el tubo de manera segura, evitando fugas y exposición durante el transporte.

“A través de una serie de conexiones personales, descubrimos la oportunidad de contribuir al esfuerzo de aumentar la capacidad de prueba de COVID-19 rápidamente”, dijo Dave Katz, presidente y director de operaciones de Coca-Cola Consolidated, el mayor embotellador de Coca-Cola en los Estados Unidos.

Una vez que se producen los tubos de ensayo, generalmente se requiere esterilización antes de que puedan usarse en kits de prueba. Sandia National Laboratories, un laboratorio del Departamento de Energía y la Administración Nacional de Seguridad Nuclear con sede en Albuquerque, N.M., está utilizando su instalación de irradiación gamma y un equipo de expertos en ciencias de la radiación para desarrollar protocolos para esterilizar las preformas sin dañar los materiales.

El laboratorio ORNL contrató a una compañía de diagnóstico, Longhorn Vaccines-Diagnostics en San Antonio, Texas, para confirmar que las preformas de botellas de refrescos son compatibles con sus sistemas de prueba COVID-19. Cinco compañías de pruebas que realizan pruebas COVID-19 dentro de los Estados Unidos están actualmente en línea para comenzar a usar las preformas. ORNL realizó pruebas adicionales en los tubos confirmando que las preformas son a prueba de fugas y que el crecimiento de bacterias podría evitarse calentando a una temperatura alta o limpiando con una solución de etanol.

Las preformas serán fabricadas por Southeastern Container, y pueden producir más de 7 millones de tubos de ensayo por semana, lo que ayuda a alcanzar los objetivos de prueba de los EE. UU.

CONTENIDO RELACIONADO