24/10/2019 | 6 MINUTOS DE LECTURA

Economía Circular: realista y rentable para México

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

¿México y su industria tienen lo necesario para transitar de manera exitosa hacia la Economía Circular?, el Foro Nacional de la Industria Química 2019 ofreció algunas pistas.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El Foro Nacional de la Industria Química 2019, organizado por la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), reunió a empresarios y expertos para intercambiar ideas sobre el tema “Economía Circular: compromiso de la industria química con un mundo sustentable”.

Deniss Quennet, director de Ciudades, Transporte e Industria Sustentable, de la Corporación Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ), una agencia del gobierno alemán especializada en la cooperación técnica para el desarrollo sostenible en todo el mundo, describió a la Economía Circular como: “un modelo de transición, que muchas veces se piensa que es rápido, pero no es así”, como “un tema que no es parcial, pues es un reto para todas las industrias de la economía y para las ciudades al mismo tiempo” y que busca “mantener el valor de los productos en la economía el mayor tiempo posible y minimizar la generación de recursos”.

El experto sostuvo que la Economía Circular y el cuidado del medio ambiente traen consigo múltiples beneficios económicos y sociales, que serán mejor aprovechados por las primeras empresas que logren transformarse hacia la circularidad, ya que estas obtendrán las mayores ganancias.

Señaló que en el caso de México, del total de su población, solo un 22% está realmente sensibilizado sobre el medio ambiente, un porcentaje que es necesario aumentar, ya que se trata de los clientes de las empresas, que son claves para mover la nueva forma de hacer economía y hacer productos.

Pymes y micropymes, claves para la transformación

De acuerdo con Quennet, otro reto que México enfrenta es la falta de incentivos que se requieren para integrar a las Pymes y Micropymes a esta trasformación, pues resultan esencial para impulsar este nuevo modelo.

“Aquí hay empresas conocidas y de gran nombre, con un modelo de negocio exitoso, pero también tienen proveedores, y los proveedores tienen proveedores, que a su vez tienen otros… y así llegamos a las Pymes y Micropymes, donde hay retos y oportunidades para involucrar a estas empresas, que solas no van a poder transformarse”, aseguró.

Otros desafíos que deben superarse para transitar hacia la Economía Circular, según Quennet, son: la falta de infraestructura o de infraestructura adecuada y la falta de nueva tecnología o que resulta muy cara, en especial para las Pymes y Micropymes, donde las grandes industrias también pueden actuar a favor de sus cadenas de valor para beneficio del negocio.

También mencionó la falta de compromiso o voluntad para el cambio y la falta de certidumbre legal.

Más oportunidades que retos

Acerca de las oportunidades, Quennet hizo énfasis en que la Economía Circular es realista y rentable para México.

“Realista porque los ciclos materiales pueden cerrarse localmente y la sensibilización del consumidor seguirá aumentando, y rentable porque los proyectos circulares son más competitivos que los lineales y abren oportunidades para nuevos productos y mercados”.

También destacó que México en su legislación ambiental es ejemplar en comparación con América Latina. “Hay mucha capacidad técnica para resolver los problemas, pero lo que algunas veces falta es la capacidad de gestión, y quiero invitar a la iniciativa privada, que sabe de la gestión de procesos a que participe en la gestión de proyectos”.  

Por otra parte, mencionó que hay dos movimientos que van a apoyar la transformación circular: la digitalización, que puede traer grandes avances y la presión del consumidor para el cuidado del medio ambiente.

Destacó que en la economía circular hay más oportunidades que retos, y que hay que tomarla como una oportunidad porque tampoco quedan tantas opciones:

“La Economía Circular es una de las grandes soluciones para conjuntar las necesidades del cuidado del medio ambiente, atender el cambio climático acumulado y por otro lado atender la necesidad de crecimiento económico de países como México y muchos otros”.

BASF, la apuesta por el reciclaje químico

En su turno, Mitchell Toomey, director de Sustentabilidad de BASF, habló sobre la visión de sustentabilidad que la compañía impulsa actualmente y que ha integrado a sus decisiones de negocio, con el propósito de “agregar valor a la sociedad a lo largo de la cadena de valor”.

De acuerdo con Toomey, para conseguirlo, BASF ha seguido invirtiendo en tecnologías avanzadas que aceleren la transición hacia la Economía Circular, como su proyecto ChemCycling.

Para la empresa alemana, hay dos conceptos esenciales en los que reconoce que puede hacer grandes contribuciones: “Keep it Smart”, incrementando la eficiencia de los procesos y mejorando la efectividad de productos y soluciones, y “Close the loop”, transformando los residuos en recursos, usando ciclos naturales.

También sostuvo que entre los arquetipos de la Economía Circular que incluyen: materias primas bio basadas / materiales renovables, neutralización de las emisiones de carbono / energía renovable, reciclaje físico, extensión de la vida de los productos y la economía compartida (sharing), el reciclaje químico representa “el enlace perdido para cerrar el ciclo de la Economía Circular”.

Tommey indicó durante su ponencia que el reciclaje químico está siendo probado con sus primeros productos piloto y que BASF está intentando desarrollar la tecnología en una escala industrial.

“Con ChemCycling podemos reciclar plásticos para los que no hay una solución de reciclaje hoy en día, remover sustancias indeseables en el proceso, convertir residuos en materias primas para la industria química y producir material reciclado grado virgen”.

Entre las ventajas del reciclaje químico mencionó que se trata de un método complementario del reciclaje mecánico, y que puede ser una alternativa más sustentable a la incineración o a la disposición en vertederos.

Bimbo y Walmart: proyectos reales con grandes metas

También participaron por parte de la industria, la Ing. Alejandra Vázquez Langle, directora de Sustentabilidad de Grupo Bimbo; y el Ing. Juan Carlos Camargo, director de Sustentabilidad y Responsabilidad Corporativa de Walmart de México.

Ambos directivos presentaron algunos de los proyectos de sustentabilidad que sus compañías impulsan actualmente, a lo largo de toda la cadena de valor.

Entre las más destacadas por parte de Grupo Bimbo, se mencionó su Estrategia de Gestión de Residuos, cuya meta para 2025 es contar con el 100% de empaques reciclables, reusables y compostables.

La estrategia, de acuerdo con Alejandra Vázquez, corre a través de etapas como el diseño de los productos y empaques, de sus procesos de producción y de la fase de post consumo.

Como ejemplo de diseño, recordó que recientemente la empresa lanzó al mercado el primer empaque de pan 100% compostable para su producto Bimbo Vital. En términos de procesos, señaló que alrededor de 35 de sus plantas a nivel mundial han logrado cero residuos a relleno sanitario y 134 de sus plantas registran porcentajes de reciclaje por arriba del 80%.

En el tema de post consumo, Grupo Bimbo trabaja actualmente con otras empresas y alianzas post consumo para incentivar el reciclaje en países como Brasil, Canadá, Colombia, Chile, España, Estados Unidos, México y Reino Unido; y su personal participa en jornadas de limpieza para recopilar basura.

Representando a Walmart, el Ing. Juan Carlos Camargo definió a la Economía Circular como una “economía regeneradora por diseño”, haciendo énfasis en la importancia que el diseño y la concepción que los productos y servicios tienen para evitar el desperdicio de recursos.

Se refirió también a las prioridades que Walmart tiene en materia de economía circular:

“Trabajar con nuestros proveedores para promover el diseño circular de productos y empaques, mejorar la recuperación de materiales en nuestra operación y ayudar a nuestros clientes a maximizar el valor de los productos que compran”.

Indicó que algunas de sus iniciativas y programas actuales en materia de economía circular están encaminados a reducir a la mitad los residuos de alimentos y en hacer un mayor uso de los empaques sustentables.

Entre las principales metas de sustentabilidad de la compañía hacia 2025 citó: eliminar plásticos innecesarios o difíciles de reciclar; migrar de modelos de un solo uso a modelos de reutilización; que el 100% de los envases plásticos de sus marcas sean reciclables, reutilizables o compostables; y que los empaques de sus marcas contengan 20% de material reciclado.

CONTENIDO RELACIONADO


Recursos