Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

“En el caso de la inyección de plástico, de los moldes de inyección de plástico, el no poder tener una persona entrenada, capacitada y certificada en mold flow simplemente es la diferencia de que nunca vas a poder llegar a subir a ese nivel técnico requerido para tener moldes con enfoques tecnológicos en Industria 4.0, donde tú puedas predecir el comportamiento de la pieza con respecto a las variables de la inyección y del molde”.

Con este ejemplo práctico, Fernando Ibarra, CEO Supply Chain Solutions, explicó por qué, en su opinión, la profesionalización y el lograr segmentar distintos niveles de especialización en la manufactura de moldes y troqueles es una de las prioridades para el sector en México.

Las declaraciones se dieron en el panel “La importancia de la competitividad en la manufactura de herramentales en México", realizado en el marco del evento Close Distance, organizado por el Catálogo de Proveedores CAPIM, y en el que también participaron Daniel Huerta, especialista de herramentales de Robert Bosch; Édgar Alarcón, gerente global de adquisiciones de herramentales Ford México; Eduardo Medrano Escobar, presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT) y presidente de Asociación Internacional de Herramientas Especiales y Mecanizado para América (ISTMA); y Enrique Villegas Valladares, director CIATEQ San Luis Potosí, en calidad de moderador.

En su intervención, Ibarra aseguró que en México no se ha alcanzado la profesionalización del sector y reiteró la importancia que esto tiene ante un escenario como el de Industria 4.0, por lo que instó a crear un ecosistema propicio para la investigación y el desarrollo tecnológico, la innovación y, sobre todo, una cadena de proveeduría fuerte.

“El casarte con un molde, un troquel o un herramental mal hecho es igual a 5 años de dramas, problemas y dolores de cabeza porque a la hora que tú estás haciendo la compra estás fijándote en el costo de corto plazo, cuando en realidad es un proyecto de largo plazo en cuanto a confiabilidad y durabilidad”, añadió.

Por su parte, Eduardo Medrano, quien abrió la discusión de este punto, habló de la necesidad de que las empresas formalicen sus procesos de capacitación y de mejora de habilidades en manufactura sin que esto implique grandes costos. “El dueño de la empresa no debe ser el que le enseñe a cada nuevo empleado si no desarrollar maneras autónomas y formales de dar esta capacitación”, indicó.

Otra estrategia propuesta por el ingeniero Medrano es la de encontrar el punto en el que los centros técnicos puedan contribuir en la formación de las habilidades básicas requeridas, teniendo en cuenta que cada aplicación de herramentales es distinta. “Hoy hacemos el llamado a que todo el sector, con los compradores conjunto con el Gobierno, apostemos por un programa nacional de capacitación para personas de habilidades en moldes, troqueles y herramentales… El modelo ya está hecho en el mundo, ya está escrito, no hay que volverlo a inventar, pero tienen que invertir y tiene que haber un patrocinador, que típicamente en otros países suele ser el Gobierno, en compañía de las empresas pequeñas y medianas de moldes y troqueles, junto con los compradores”, agregó.

Daniel Huerta, especialista de herramentales de Robert Bosch, agregó a la conversación que la responsabilidad de la capacitación y el mejorar la experiencia laboral es tanto del Gobierno como de las empresas.

“Hay países que se han destacado por ser tradicionalmente fabricantes de moldes como China, Estados Unidos, Canadá, España y Portugal. Lo que hacen estos países, y que es lo que podemos replicar en México, es hacer que la responsabilidad sea compartida entre la empresa y el gobierno”.

Explicó que en las empresas fabricantes de moldes de Portugal existen aulas para enseñar los conceptos básicos de manufactura de acuerdo con las necesidades específicas de la empresa. Las personas allí capacitadas también van a la Universidad a formarse. “Es medio tiempo y medio tiempo, el costo es compartido pero el resultado es muy bueno”, agregó.

También manifestó que esas empresas que ya están establecidas como fabricantes de herramentales generalmente cuentan con una persona con mucha experiencia que podría complementarse con el personal recientemente capacitado y con información más reciente en procesos y técnicas.

“Una persona que ya ha fabricado muchos herramentales junto con la persona que aprende la técnica o la nueva técnica para fabricarlos, creo que esa suma es algo que le hace falta a México, que tenemos que implementar, y tenemos que desarrollar para que la responsabilidad sea compartida”, señaló.

Finalmente, Édgar Alarcón, gerente global de adquisiciones de herramentales Ford México, hizo énfasis en cómo la falta de cooperación entre empresas del sector hace que este esfuerzo por formar al personal no sea compartido, priorizando el ego sobre el beneficio a largo plazo.

“Si bien el Gobierno juega una parte importante en el desarrollo, es la industria la que debe dictar las formas y los métodos para establecerlo. El Gobierno se vuelve el vínculo, sin embargo, sí es importante que como industria empecemos a pensar en el bien común más allá de tener ese recelo de información”.

También llamó la atención sobre lo que sucede en países especializados en moldes, como China, en donde los talleres se especializan en ciertas áreas, se establecen en un nicho específico y hacen alianzas estratégicas con otros proveedores para compartir su experticia. “Creo que eso es debe ser el parteaguas para nosotros poder evolucionar y crecer la industria México”, puntualizó.

Espere en próximas entregas lo que se dijo en este panel en materia de eficiencia de procesos, tiempos de entrega, tecnología y competitividad.

Temas relacionados

CONTENIDO RELACIONADO