• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
09/09/2016 | 1 MINUTOS DE LECTURA

Enriquecen plásticos convencionales con desechos de cáscara de jitomate

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El objetivo de este trabajo, realizado por especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), es combinar estos desechos orgánicos con plásticos para crear materiales con ciertas bases biológicas.

Por medio de metodologías químicas y enzimáticas, especialistas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) obtuvieron biopolímeros y biomateriales potencialmente útiles para diferentes industrias, a partir del enriquecimiento de plásticos convencionales con cáscara de los desechos de jitomate.

De acuerdo con Daniel Arrieta Baez, Investigador del Centro de Nanociencias y Micro y Nanotecnologías (CNMN) del IPN y uno de los coordinadores del proyecto refirió que por medio de procesos de química verde, enzimáticos y técnicas de líquidos iónicos se consiguió el monómero (molécula) principal del jitomate para obtener bioplásticos.

“Estamos lejos de poder afirmar que a partir de jitomates se pueda producir plástico, pero sí se puede incluir este tipo de monómeros en los plásticos actuales y tratar de que éstos tengan ciertas bases biodegradables. El proceso de obtención es simple: consiste en hidrolisar la cutícula purificada del jitomate, separar sus componentes y obtener el monómero con un rendimiento de adherencia de 40 a 45%”, señaló el especialista.

Agregó que se trata de una investigación innovadora a nivel mundial y que, además, el proyecto es económicamente redituable.

“No vamos hacer bolsas, ni cubiertos de plástico, eso todavía está un poco lejos, pero sí podemos utilizar los materiales cuticulares para combinarlos con los plásticos convencionales como PVC o PET, y darles esa característica de biodegradabilidad”, indicó Arrieta Baez.

Actualmente el proyecto se encuentra en proceso de solicitud de patente de los métodos de obtención y purificación del monómero y componentes bioplásticos a partir de la cutícula del jitomate. El proyecto se inició con el apoyo económico del entonces Instituto de Ciencia y Tecnología (ICyTDF), ahora Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal (Seciti), de la Secretaría de Investigación y Posgrado (SIP) del IPN y actualmente cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

�