Hay optimismo en la manufactura de Norteamérica: Cancham

Expertos en manufactura, representantes de empresas canadienses y mexicanas, se dieron cita en el Canadian Manufacturing Day, convocado por la Cámara de Comercio del Canadá en México (Camcham). Hablaron del acuerdo de libre comercio, de Industria 4.0 y del potencial de la región del Bajío.

El pasado martes 30 de octubre tuvo lugar en Querétaro la segunda edición del Canadian Manufacturing Day, convocado por la Cámara de Comercio del Canadá en México (Camcham). Durante este encuentro se dieron cita expertos en manufactura, representantes de empresas canadienses y mexicanas involucradas en las distintas cadenas de valor y comerciales, así como representantes de cámaras y asociaciones industriales de ambos países.

 

CanCham México
Canadian Manufacturing Day, convocado por la
Cámara de Comercio del Canadá en México (Camcham).

 

El embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, dio inicio al encuentro con una enérgica intervención en la que habló del recién firmado acuerdo comercial de Norteamérica. “Estamos contentos, pero no estamos celebrando. No es un mejor acuerdo que el que teníamos antes. Es un acuerdo para asegurar a los inversionistas, es importante para la integración económica de los tres países —especialmente aquí en El Bajío, en la industria automotriz—, pero si me dicen que es un acuerdo fabuloso, creo que no lo es. Ahora, que es importante tenerlo, sí lo es”.

Alarie recordó que en México existen 120 plantas de manufactura con capital canadiense, la mayoría de las cuales se ubican en El Bajío. Se trata de 20 compañías que generan cerca de 110 mil empleos directos y otros 500 mil indirectos. Asimismo, México es el tercer socio comercial de Canadá, después de China y los Estados Unidos, y Canadá se encuentra cada año entre los cinco países que más invierten en México.

De acuerdo con el embajador Alarie, en los últimos 25 años México, Canadá y los Estados Unidos han creado “la plataforma económica con mejor desempeño del mundo”, por lo que “somos gente importante en una idea mundial de lo que debe ser el libre comercio. No podemos regresar ni echarnos para atrás, eso es inaceptable […]. No hay que pensar que somos chicos: 25% de todo el negocio mundial sale de Norteamérica, con apenas 7% de la población mundial. Somos buenos, somos importantes y vamos a seguir siendo muy importantes”, subrayó.

Armando Ortega, presidente de la Cámara de Comercio del Canadá en México, comentó que el capítulo de Camcham en Querétaro se abrió hace unos meses y es importante porque la zona de El Bajío crece a tasas de casi dos dígitos: “es el México el que ve al futuro con optimismo, es el que no tiene prácticamente desempleo, es el más pujante y el que nos está dando grandes lecciones. La Cámara quiere estar presente en este México, y quiere ser útil para las empresas que arriesgan su capital para establecerse en México y buscar oportunidades”.

Respecto de la incertidumbre que generó la renegociación del acuerdo comercial de Norteamérica, Jorge Rivadeneyra, presidente CANACINTRA Querétaro, dijo que en México se ha vivido un momento complicado “donde parecería que hay como una brujería que nos está golpeando y, a pesar de ello, esta zona de México: El Bajío, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León y la Ciudad de México, crecen y se desarrollan porque, ciertamente, la manufactura en México sabe crecer a pesar de la adversidad. Y si sabe crecer es porque somos un lugar donde nos gusta producir”.

Para Rivadeneyra existe “una combinación perfecta de competitividad si combinamos la tecnología canadiense con empresas que tienen patentes y demás, el mercado americano que es enorme, sumado a la mano de obra mexicana”, por lo que resulta importante “que reconozcamos a Norteamérica como la zona más competitiva de la tierra porque nos complementamos”.

Un ejemplo de cómo las inversiones canadienses han hallado en México un terreno fértil son las operaciones de la empresa Bombardier Recreational Products (BRP), cuyo director de Producción, Mario Bebetshuber, dijo que esta empresa comenzó a mirar hacia México hace cerca de 15 años y actualmente cuenta ya con tres plantas en Querétaro, de manera que México “es hoy el gran jugador en la familia BRP”, y añadió: “somos una compañía bien establecida en Querétaro y más de 50% de nuestros empleados trabajan aquí, lo que es un logro significativo”.

Bebetshuber explicó que BRP ha aprendido a estar en México y uno de los aprendizajes más importantes ha sido que “no podemos traer nuestra cultura de Canadá o de Austria a México, donde ya hay una gran cultura, si no que debemos combinar todas ellas y todos los beneficios para poder ser exitosos a nivel internacional”.

El ejecutivo de BRP explicó que esta empresa contrata a mexicanos de entre 20 a 25 años, por lo que no pueden tener el expertise de los trabajadores que tienen décadas trabajando en el área, “pero las ganas y el deseo de aprender aquí son increíbles y eso lo compensa, ese deseo de aprender está llevando a las plantas de México al mismo nivel de las demás plantas que tenemos en el mundo”, señaló.

 

Canadian Manufacturing Day, convocado por la Cámara de Comercio del Canadá en México (Camcham
En México existen 120 plantas de manufactura con capital canadiense,
la mayoría de las cuales se ubican en El Bajío.

 

Las cuatro dimensiones de la manufactura hacia el futuro, según Deloitte

Pablo Castillo, socio líder de manufactura de la empresa Deloitte, habló de las cuatro dimensiones de la manufactura hacia el futuro, las cuales resumió de la siguiente manera:

  1. La demanda de los consumidores. Los consumidores buscan cada vez más productos diferentes, personalizados y que se adapten a sus necesidades, lo que ha creado una relación más cercana con los fabricantes, buscando ser cocreadores del futuro. Esto ha provocado la entrada al mercado de manufactureros de nicho que hacen producciones de bajo volumen y altas mezclas que hoy colaboran con la manufactura tradicional de altos volúmenes y bajas mezclas.
  2. El cambio en los productos. Los productos se han vuelto inteligentes y conectivos, lo que está cambiando la manera en que piensan los fabricantes, porque esos productos dan acceso a plataformas y el producto comienza a verse también como un servicio. Esto puede verse en sectores como energía, comunicaciones donde no sólo compras un producto si no un servicio en sí mismo.
  3. El cambio en la economía de la producción. Las barreras de entrada de aprendizaje y comercialización se han vuelto muy delgadas o tienden a desaparecer. Las técnicas de manufactura como la impresión 3D y la robótica tienen un costo muy accesible, lo que permite que productores y manufactureros de nicho realicen productos para consumidores más exigentes, de poco volumen y que antes no estaban atendidos.
  4. El cambio en la comercialización. La interacción de los consumidores con los fabricantes hace que desaparezcan las barreras de la comercialización o los intermediarios. Por ejemplo, la empresa Tesla ha sabido ubicarse en los centros comerciales para vender sus autos ahí, y gracias al comercio electrónico hay consumidores más informados y exigentes que buscan sus productos por internet y ahí mismo hacen sus compras.

 

 

Manufacturing Day en Querétaro
 
“El capítulo de Camcham en Querétaro se abrió hace unos meses
y es importante porque la zona de El Bajío crece a tasas de casi dos dígitos”:
comentó Armando Ortega, presidente de la Cámara de Comercio del Canadá en México. De izquierda a derecha: François Ouellet, Presidente de la Cámara de Comercio del Canadá en México – Capítulo Bajío; Mario Gebetshuber, Director de Producción BRP; Pablo Castillo, Socio líder manufactura Deloitte; Jorge Rivadeneyra, Presidente CANACINTRA Querétaro y Fabiola Migueles, Gerente de Cancham, Capítulo Bajío.

 

 

CONTENIDO RELACIONADO