Innovación de ALPLA combina los beneficios del EBM y del PET

Como parte de su estrategia de envases sustentables, ALPLA desarrolló PET EBM, una tecnología que combina los beneficios del moldeo por extrusión-soplado y del PET.

ALPLA está trabajando desde hace tiempo en mejorar continuamente sus soluciones de empaque. Su más reciente innovación, PET EBM, también demuestra que la sustentabilidad y el diseño atractivo no se excluyen mutuamente.

Al firmar el compromiso global de la nueva economía de plásticos en octubre de 2018, ALPLA se ha fijado objetivos ambiciosos para 2025. En 2025, todas las soluciones de embalaje deben ser completamente reciclables y los materiales reciclados deberán representar el 25 por ciento de todo el material utilizado. Estos objetivos están en línea con la estrategia de sustentabilidad que hemos seguido durante muchos años. PET EBM es la mejor prueba de esto y un hito en el camino hacia una economía circular.

La tecnología de producción EBM (moldeo por extrusión-soplado) ofrece una considerable libertad en relación con el diseño de soluciones de empaque. Prácticamente no hay límites en los posibles diseños. Botellas con o sin asa, con volúmenes grandes o pequeños, ovaladas, redondas o de formas angulares con diámetros de cuello variables. El EBM es así una buena opción para productos de primera calidad, que normalmente buscan destacar sobre los productos de la competencia en su diseño y función. Con el PET EBM, ALPLA combina estas ventajas con los beneficios del PET.

El PET es un material popular en la actualidad por muchas razones. Particularmente esta popularidad se debe a su transparencia y buena capacidad de reciclaje. El PET reciclado también está ampliamente disponible. Por lo tanto, sigue creciendo la demanda de envases de PET.

Ya se han establecido sistemas de reciclaje muy fuertes en muchos países, asegurando altas tasas de retorno.

En el pasado reciente, fueron desarrollados para el proceso de moldeo por extrusión soplado nuevos materiales especiales semicristalinos de PET virgen, que a diferencia de los copoliésteres amorfos utilizados, como PETG, son compatibles con la corriente de reciclaje de PET. Sin embargo, los expertos de ALPLA dieron un paso más: el uso de regranulado conserva los combustibles fósiles y reduce significativamente las emisiones de CO2 y así, por lo tanto, se sugirió que el regranulado de PET se modificara para que fuera apto para extrusión-soplado. Este desarrollo tiene un papel importante en la aplicación del principio botella a botella. Los plásticos utilizados no son desechados, sino que son reutilizados y transformados en soluciones de plástico nuevas, completamente funcionales.

Plataforma de máquina a medida

Con todos estos requisitos especiales, está claro que el PET EBM exige procesos de producción a medida. Los expertos trabajaron por casi dos años en las adaptaciones necesarias de la plataforma de máquinas. 

Con PET EBM, ALPLA ofrece una solución total del sistema:

  • PET regranulado para aplicación en la tecnología EBM
  • Uso posible de regranulado PET 100%
  • Las soluciones de empaques de PET EBM son completamente reciclables en una economía circular establecida.
  • Plataforma de producción a medida, extremadamente eficientes y que ocupan poco espacio
  • Solución interna posible: producción de envases en la planta del cliente ahorra transporte y reenvasado y reduce las emisiones de CO2

 

Autor: Jens Seifried, director global de ventas, alimentos y bebida. Ver nota original en inglés.

 

Envase de ALPLA que combina los beneficios del proceso de moldeo por extrusión-soplado y del PET
Envase de ALPLA que combina los beneficios del proceso
de moldeo por extrusión-soplado y del PET