Investigadora desarrolla materiales con retardancia a la flama

Adriana Espinoza Martínez, investigadora del CIQA, trabaja para desarrollar materiales plásticos que protejan a personal de seguridad y militares.

Desde hace 10 años, el Centro de Investigación en Química aplicada, CIQA, tiene una vinculación con la Secretaría de la Defensa Nacional, que inició con la capacitación a nivel posgrado de elementos de esta dependencia.

Desde entonces, la doctora Adriana Espinoza Martínez, investigadora de la institución, se ha encargado de promover foros y visitas con elementos de alto mando de la Fábrica de Vestuario y Equipo (FAVE) y del (CIDEFAM) Centro de Investigación y Desarrollo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

La vinculación también se debe a que, durante las labores de seguridad, se utilizan materiales plásticos que ayudan a la protección del personal de salvamento, policiaco, militar o de gendarmería.

Estos elementos utilizan plásticos tanto en la ropa como en las carcasas, por lo cual deben tener resistencia térmica que proteja al usuario del calor, pero también al armamento. El CIQA ha dedicado diversas investigaciones a desarrollarlos.

La doctora Espinoza detalló recientemente que “los materiales retardantes a la flama son compuestos o aditivos que incrementan la resistencia a la ignición, es decir, retardan o inhiben la velocidad de combustión de los materiales”.

“Actualmente se utilizan aditivos halogenados o a base de fósforo, entre otros, con la finalidad de retardar la degradación de los materiales cuando son expuestos a una llama, pero en las últimas décadas, han sido algo criticados porque son sustancias tóxicas que no son amigables al medio ambiente. También, se utilizan materiales intumescentes y algunos retardantes inorgánicos como hidróxidos metálicos”, puntualizó.

Desde hace ocho años, la doctora Espinoza trabaja particularmente con el hidróxido de magnesio y de aluminio, materiales que tienen como inconveniente que se tienen que agregar a los plásticos en concentraciones que van desde el 10 hasta el 50% del peso final, lo que los convierte en materiales bastante rígidos.

Sin embargo, su investigación en conjunto con el grupo de investigación de materiales antiflama del Departamento de Procesos de Transformación, formado por los doctores Saúl Sánchez, Eduardo Ramírez y Luis F. Ramos, ha permitido desarrollar algunas combinaciones que, pese a los inconvenientes, mejoran el comportamiento térmico, mecánico y antiflama de los materiales.

 

Adriana Espinoza Martínez
Adriana Espinoza Martínez, investigadora del CIQA.