PLASTianguis ya está lista para su quinta edición

ANIQ, CIPRES y la alcaldía Cuauhtémoc invitan a la comunidad a reciclar plásticos y canjearlos por productos como sal de mesa, atún, papel higiénico e incluso alimento para mascotas a través de PLASTianguis.

La Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ) a través de su Comisión de la Industria del Plástico, Responsabilidad y Desarrollo Sustentable (CIPRES) y la alcaldía Cuauhtémoc anunciaron la edición 2019 de PLASTianguis, que tendrá lugar el sábado 18 de mayo, en calle de la República, a un costado del Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, a partir de las 09:00 de la mañana y hasta las 14:00 horas.

En su quinta edición, la iniciativa tiene el objetivo de generar conciencia a la sociedad para brindar un segundo uso y mejor manejo de los residuos plásticos.

Durante la conferencia de prensa, el ingeniero Miguel Ángel Delgado Rodríguez, presidente de CIPRES, recordó que “el uso correcto de los residuos plásticos que como personas generamos diariamente, contribuye a la disminución de emisiones de CO2 hacía el medio ambiente, permite ahorrar agua y energía; y repercute tanto en la economía familiar como en la del país, pues al revalorizar las materias primas que dieron origen a estos materiales se generan beneficios y nuevos objetos como muebles, materiales para la construcción, neumáticos, útiles escolares y fibras textiles, así como carreteras, por mencionar algunos”.

De acuerdo con la SEMARNAT, cada habitante en México produce un promedio de 900 gramos de residuos al día y 80 por ciento de los residuos que se producen diariamente en los hogares y lugares de trabajo son materiales reutilizables o reciclables como latas de aluminio, papel y cartón, PET, plásticos y otros residuos, que además tienen valor comercial.

En suma, México genera cerca de 35 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos al año, lo que equivale a casi 60 por ciento de la totalidad de alimentos disponibles para consumo humano.

Por estas razones, los empresarios de ANIQ y CIPRES, la alcaldía Cuauhtémoc y voluntarios, plantean romper el récord de dos toneladas con cinco kilogramos recuperadas en la jornada anterior, ya que el manejo de los residuos plásticos es responsabilidad de todos, y se cuenta con el total compromiso de la sociedad.

Por su parte, Rubén Muñoz García, Director de Medio Ambiente, Seguridad e Higiene de la ANIQ, detalló las características con las que deben contar los materiales a canjear.

“Se requiere es que estén libres del exceso del producto que contenían y, de ser posible, nos ayuden a separarlos de acuerdo con el triángulo que los clasifica y que generalmente se ubica en la parte de abajo”, especificó.

El día del evento se recibirán los seis tipos de plástico más conocidos y utilizados:

  • PET: Botellas y envases para bebidas; artículos de limpieza y garrafones de agua.
  • PEAD: Envases de detergente líquido, cosméticos y alimentos, así como cubetas de plástico.
  • PVC: Tuberías, mangueras, hule cristal, juguetes, cortinas de baño, tarjetas de teléfono y crédito.
  • PEBD: Bolsas de supermercado, película para empacar alimentos y envolver productos.
  • PP: Empaque para alimentos y botanas, popotes y tapa-roscas de bebidas.
  • PS: Todos los productos de unicel.

 

Los residuos podrán ser canjeados por productos como sal de mesa, atún, papel higiénico e incluso alimento para mascotas.

 

 

Rueda de prensa de la presentación de Plastianguis

Rueda de prensa de la presentación de Plastianguis

 

 

CONTENIDO RELACIONADO

  • La nueva economía del plástico

    Según un informe presentado en el Foro Económico Mundial, el plástico se ha convertido en el caballo de batalla de la economía moderna. Cambiar su modelo, de lineal a circular, es la clave para lidiar con las presiones y catapultar aún más a la industria.

  • Cómo separar los plásticos para su reciclado

    ¿Qué tan eficiente es mi sistema de reciclado? Esto dependerá del control y la calidad del sistema de separación implementado en la planta.

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.