Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El 7º Foro de Recicladores, organizado por la Sección de Recicladores de la Asociación Nacional de lndustrias del Plástico A.C. (ANIPAC) logró establecer el estado de avance a nivel regional a través del panel “Experiencias e innovación en el reciclaje de plásticos en Latinoamérica”, donde representantes de diversas asociaciones detallaron cifras, proyectos, programas y retos en países como Brasil, Chile, Colombia y Argentina.

Brasil: educación, gestión y capacitación

La divulgación de la economía circular no puede ser teórica sino que debe ser práctica: Silvia Piedrahíta, Brasil.

La divulgación de la economía circular no puede ser teórica sino que debe ser práctica: Silvia Piedrahíta, Brasil.

La Ing. Silvia Piedrahita, de Plastivida (Brasil), asociación enfocada en la promoción e importancia de los plásticos y en su uso adecuado, compartió algunos datos relativos al índice brasileño de reciclaje de plásticos, que registra una tasa de 24 % de reciclaje posconsumo, 100 % reciclado mecánico, y producto de una “aún deficiente” recolección selectiva, un índice que consideró “no tan bajo, pero que debe crecer”.

Además, el país sudamericano apunta un volumen reciclado de 838 mil toneladas de plástico post consumo por año, y un censo de 695 empresas recicladoras, que emplean a una mano de obra directa de 17,919 personas. Cuenta con una capacidad instalada de 1,848,000 toneladas; y en cuanto al origen del material, el 52.5 % es doméstico post consumo, el 19.5 % no doméstico y el 28 % es post industrial.

Durante su ponencia, Piedrahita detalló el plan de acción de Plastivida para impulsar el reciclaje de EPS (llamado Isopor en Brasil), y destacó la importancia de que toda estrategia orientada a mejorar las tasas de reciclaje contemple diversos frentes: comunicación, elaboración de documentación técnica, educación ambiental, interacción con legisladores para evitar la proliferación de proyectos de ley contrarios a los plásticos y al EPS, programas como Pellet Zero-OCS; y proyectos con mayoristas, minoristas, poder público, escuelas y cooperativas.

Asimismo, señaló que “la economía circular no puede ser teórica, siempre debe incluir una parte práctica”, por lo que la asociación brasileña intenta conjuntar en sus proyectos la educación ambiental, la gestión y la experiencia de la capacitación en todos los niveles de operación.  

Colombia: impulso a los mercados de reciclaje

Por su parte, Daniel Mitchell, de ACOPLASTICOS, entidad gremial sin lucro que representa a empresas de la industria química y plástica, se encargó de compartir algunas referencias sobre el reciclaje de plásticos en Colombia, indicando que sus cifras de reciclaje apuntan a más de 300 mil toneladas por año, equivalentes al 20 %.

Señaló también que cerca del 85 % de sus residuos se disponen en rellenos sanitarios, un porcentaje que consideró “muy alto comparado con los índices cercanos a cero de algunos países europeos”. En otras cifras, destacó que cuenta con más de 70 mil recicladores de oficio, “un empleo informal que tiene la importante labor de recopilar los materiales, calle por calle, para llevarlos a los centros de acopio”. Daniel Mitchel, presidente de ACOPLASTICOS, presentó la situación actual en Colombia y su estrategia para el manejo de residuos plásticos.

Daniel Mitchel, presidente de ACOPLASTICOS, presentó la situación actual en Colombia y su estrategia para el manejo de residuos plásticos.

Sobre la estrategia que ACOPLASTICOS ha implementado para impulsar el reciclaje, mencionó que se compone de 5 pilares: información sobre la actividad, ecodiseño, cultura ciudadana, regulación y la búsqueda de mercados vibrantes de reciclaje.

“Este último punto es muy importante. Podemos tener el diseño de un producto perfecto, una ciudadanía que separa adecuadamente sus residuos y una regulación que promueve la economía circular; pero si no hay quien absorba los residuos, los convierta o los aproveche para desarrollar materia prima, ahí se va a aquedar y se va a cerrar el ciclo. Es necesario generar los mercados vibrantes alrededor del reciclaje. Tiene que ver con innovación, con tecnología, con acceso a financiamiento, con promover investigación y emprendimiento, entre otros”, enfatizó.

Y para ello, dio a conocer que ACOPLÁSTICOS organiza rondas de negocio para conectar oferta y demanda, rondas con inversionistas y de emprendedores, retos de innovación abierta lanzados con grandes empresas, financiación colaborativa y jornadas de mentoría.

Chile: colaborar y sumar lo que se tiene

Para ilustrar el caso chileno del reciclaje de plásticos, la Ing. Magdalena Balcells, de ASIPLA, asociación que reúne a cerca de 90 empresas que abarcan toda la cadena de valor del plástico, compartió algunos datos relevantes: en 2018 el consumo aparente de plásticos en el país andino fue de 990 mil toneladas, y registró un reciclaje total de 83, 679 toneladas, equivalentes al 8.5 % del consumo, del cual 17 % tuvo origen domiciliario y 83 % no domiciliario.

Balcells dedicó buena parte de su exposición para explicar el marco normativo chileno para la gestión de residuos, que establece metas de recolección y valorización para envases y embalajes, y que requiere para funcionar del aporte coordinado entre sector privado, ciudadanía y gobierno.

Como ejemplo de las innovaciones de economía circular relacionadas con plásticos en Chile, Balcells citó los casos de emprendimiento de la empresa Upcycling que desarrolló un proceso para transformar los residuos de EPS en pintura de alto rendimiento; así como el caso de Atando Cabos, un proyecto que recolecta los desechos plásticos derivados de la pesca, para transformarlos en productos reciclables de larga duración.

Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de diseñar guías de ecodiseño a nivel regional, destacó:

“Claramente las escalas importan, y la realidad de los países también y la manera de sensibilizar a la población también. Frente a todos esos desafíos hay que sumar lo que se tiene. Nos vamos a desgastar mucho más tratando de tener una guía a nivel regional. Compartamos lo que tenemos. Es difícil equivocarse, los lineamientos son los mismos y es un cambio de paradigma”.

Argentina: primero la materia prima

Por su parte, el Ing. José Luis Picone, de CAIRPLAS, la Cámara Argentina de la Industria de Reciclados Plásticos, hizo énfasis en la importancia de la materia prima en el proceso del reciclaje, al señalar que la sustentabilidad de las industrias también se puede evaluar a partir de la fuente de sus materias primas: no renovables, como petróleo y gas natural; renovables como caña de azúcar, maíz y otros cultivos, y una tercera vía, que es “mucho más sustentable”: la materias primas recuperadas, es decir los residuos plásticos posindustriales, post consumo o agrícolas.

Picone señaló que “sin reciclaje no hay economía circular” y habló sobre los beneficios del material reciclado: menor consumo de recursos naturales, menor consumo de energía (80 %), menor emisión de gases de efecto invernadero, menor envío a disposición final, así como menos importación de plástico virgen, y el empleo de mano de obra directa e indirecta.

Como consejo para la industria recicladora regional, Picone mencionó que lo más difícil de la cadena de reciclado es conseguir el material. “Lo más importante es asegurarse la fuente de materia prima. Es relevante la cantidad, calidad y continuidad de los residuos”.

Recomendó a los emprendedores no dejarse guiar por la información oral, sino comenzar a comprar el material todos los meses y acopiarlo. “Cuando vean que se estabilizó y que todos los meses pueden conseguir la cantidad necesaria, hagan la inversión, no antes. Primero es la materia prima y luego todo lo demás”, concluyó.

CONTENIDO RELACIONADO