• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
20/10/2016 | 1 MINUTOS DE LECTURA

Reducción permanente de olores en reciclaje

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Durante la feria K, Starlinger presentará una tecnología, sin aditivos, que reduce la emisión de olores durante y después del proceso de reciclado.

Proveedores relacionados

Muchas empresas de reciclaje de plástico están en capacidad de producir regranulado de alta calidad, pero su material entrante tiene un intenso olor, que se mantiene inclusive en el material ya granulado. Este problema se da especialmente al procesar envases de poliolefina.

Las empresas recicladoras de residuos de plástico de posconsumo tienen que vérselas con frecuencia con materiales que contienen sustancias migradas de alimentos, cosméticos o productos de limpieza. Pero también los residuos de monómeros, oxidación, hidrólisis y productos de descomposición (impurezas de compuestos orgánicos volátiles - VOC) pueden ser responsables de que los gránulos reciclados tengan un olor desagradable.

Starlinger presenta ahora en la feria K 2016 una tecnología que reduce la emisión de olores durante el reciclado y tras éste, y que permite a las empresas recicladoras lograr que su producto final se revalorice mediante un proceso de reutilización especial o "up-cycling". El procedimiento tiene lugar sin aditivos y permite alcanzar resultados sobresalientes con respecto a la calidad del granulado y a una reducción permanente del olor. El proceso de reducción del olor consta de tres pasos: el primero es la preparación del material en el alimentador SMART feeder, donde se calienta el material entrante y se homogeneiza hasta que se ha alcanzado el punto de servicio ideal, el segundo tiene lugar en el módulo de desgasificación C-VAC, donde se aumenta la superficie de la masa fundida en un 300 % y que de este modo proporciona la máxima eficiencia de desgasificación posible, y el tercero acontece en la unidad de eliminación de olores, donde se da al regranulado el último toque. El resultado es un regranulado de la máxima calidad, libre de olores de forma permanente, que se puede emplear en muchas aplicaciones.

�

 

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados