Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Para este proyecto, Stadler diseñó y construyó la planta, mientras que Tomra se encargó del suministro de las clasificadoras NIR. Esta planta forma parte de la Plataforma Sueca de Innovación de la Clasificación Textil (SIPTex, por sus siglas en inglés), proyecto gubernamental que quiere desarrollar una solución de clasificación adaptada a las necesidades específicas de las empresas de reciclaje de productos textiles y del sector textil en general.

La clasificación de productos textiles según su tipo de fibra requiere una gran precisión. Actualmente, se realiza a mano, pero sus resultados no cumplen con los requisitos de las empresas de reciclaje ni los de la industria de la moda. Esto hace que actualmente solo se recicle una pequeña cantidad de los productos textiles que se desechan por lo que las posibilidades de crecimiento de este tipo de reciclaje son enormes.

El proyecto SIPTex está analizando cómo lograr la calidad requerida mediante la automatización de los procesos.

La planta de Malmoe es la tercera fase del proyecto SIPTex tras un estudio teórico inicial y la construcción de una pequeña planta piloto en Avesta, también diseñada con equipos de Stadler y Tomra en 2017. En esta segunda fase, el proyecto logró recoger 700 toneladas de productos textiles usados de centros de reciclaje.

“El mayor reto fue que la clasificación automatizada de productos textiles no se había realizado nunca. Al trabajar en esta planta piloto hemos entendido que el sistema de alimentación es muy importante, que las tolvas y los conductos necesitan un diseño especial debido al tamaño del material textil, y que las cintas transportadoras deben ser especiales. También tuvimos que encontrar la forma de lograr un flujo estable de material, libre de picos. Además, descubrimos que la clasificación de los productos textiles no siempre es 100 % correcta. Esta fase del proyecto nos permitió adquirir los conocimientos necesarios para la tercera fase; la planta a escala industrial de Malmoe”, afirmó Urban Kozinc, Jefe de Ventas Internacionales de Stadler.

Stadler y Tomra crean en Malmoe (Suecia) la primera planta de clasificación textil del mundo totalmente automatizada.

Stadler y Tomra crean en Malmoe (Suecia) la primera planta de clasificación textil del mundo totalmente automatizada.

Primera planta de clasificación de residuos textiles totalmente automatizada

La planta de clasificación textil automatizada de Malmoe cuenta con una capacidad de hasta 4,5 toneladas/hora en una línea. El material de entrada llega en fardos, que suelen pesar entre 350 y 500 k, e incluye residuos pre y postconsumo. Los primeros están formados por residuos industriales secos de fabricantes de productos textiles, tales como retales, hilo y artículos defectuosos. Los segundos son prendas de vestir y ropa de hogar, que incluye material no clasificado de distintas colecciones procedentes de centros de reciclaje, así como residuos preclasificados a mano y residuos industriales tanto de productos textiles como de servicios de alquiler.

El material se clasifica como un todo y puede contener botones, cremalleras y otras partes no textiles.

La planta ha sido diseñada íntegramente por Stadler en estrecha colaboración con Tomra. El proyecto ha incluido el suministro del sistema de dosificación, cintas transportadoras, unidades de clasificación óptica NIR, cintas transportadoras de alta velocidad, correas de silo, empacadora, construcción metálica, sistema eléctrico y de control, sistema de aire comprimido y sistema de eliminación de polvo.

“En el proyecto piloto de Avesta hemos demostrado que la tecnología de clasificación NIR de Tomra es capaz de reconocer y distinguir varios tipos de productos textiles”, explica Matej Fuerst, Jefe de Proyecto de STADLER.

“En la tercera fase, el objetivo era confirmar que el sistema que habíamos diseñado podía funcionar con éxito a escala industrial y que las fracciones del producto de salida podían alcanzar la pureza y la recuperación necesarias para el reciclaje y la reutilización. Hasta ahora no existía tecnología para el reciclaje de productos textiles a escala industrial que no desaprovechase parte de ellos, así que teníamos que desarrollar una solución de clasificación integral”.

Una de las empresas que contribuyó a poner en marcha el proyecto fue Tomra Sorting Recycling que suministró una clasificadora Autosort NIR VIS para la planta piloto de Avesta, y otras cuatro para la de Malmoe.

“Hasta el momento hay pocos estudios disponibles sobre el reciclaje de fracciones de productos textiles. Para que la clasificación pre y postconsumo de productos textiles que no sean prendas de vestir resulte eficaz a efectos de reciclaje, es fundamental emplear la clasificación automatizada basada en sensores. En este proyecto, nuestra tecnología ha demostrado ser eficaz a la hora de separar distintas fracciones de productos textiles según tipo de material y color. Estamos orgullosos de haber formado parte de este innovador trabajo”, declaró László Székely, vicepresidente de aplicaciones de plástico de  Tomra.

CONTENIDO RELACIONADO