• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
04/10/2019 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Stratasys lleva la impresión 3D a la alta costura

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Stratasys logró que diseñadores de moda de alta costura impriman directamente sobre textiles, creando colores y texturas imposibles de lograr con métodos tradicionales.

Una técnica totalmente innovadora de impresión 3D directamente sobre tela fue presentada durante la Semana de la Moda de Nueva York, obra de los diseñadores de moda threeASFOUR, Travis Fitch, y Stratasys.

Los diseñadores habían usado la impresión 3D en la moda durante varios años; sin embargo, los elementos impresos se creaban por separado y se colocaban en las prendas.

Sin embargo, en esta ocasión imprimieron directamente sobre textiles creando prendas modernas y funcionales, que pertenecen a la colección “Chro-Morpho” de threeASFOUR, inspirada en los colores microscópicos y el filtrado de luz de las alas de mariposa e insectos.

De esta manera, con su creación, han logrado desbloquear la viabilidad comercial de la impresión 3D en la industria de la moda.

“En los próximos dos años los consumidores podrán comprar una variedad de prendas impresas en 3D de marcas de alta costura”, dijo Naomi Kaempfer, directora de Arte, Diseño y Moda de Stratasys.

“Y el resultado será el acceso a una explosión de combinaciones únicas de color y textura que simplemente no son posibles a través de los métodos tradicionales”.

La colección “Chro-Morpho” mostrada durante la Semana de la Moda evoca la belleza y la morfología del color de los insectos.

“Hemos creado la ilusión similar a la piel de cambiar los tonos y la profundidad para representar el camuflaje innato del insecto, la desviación del color y la luminosidad”, dijo Adi Gill, cofundador y director creativo de threeASFOUR.

Un vestido Greta-Oto de la colección, por ejemplo, usa un efecto lenticular diseñado por Stratasys para jugar con la luz y el color. Al imprimir celdas esféricas del tamaño de escamas de pescado hechas de fotopolímeros directamente sobre tela de poliéster, el color del vestido cambia con cada pequeño movimiento. Las miles de celdas en las 27 partes del vestido consisten en una lente transparente con tiras de color contenidas en su interior. La impresión en 3D tarda aproximadamente 17 horas.

Los diseñadores usaron la impresora Stratasys J750 PolyJet  para agregar los polímeros al material. La impresora J750 puede producir más de 500 mil combinaciones de colores, texturas, degradados y transparencias, y tiene el poder de procesamiento y la delicadeza para manejar las ligeras geometrías y capas microscópicas aplicadas a las prendas.

Kaempfer dijo que la unión de los textiles y la impresión 3D se trata de trabajar en armonía con los materiales en lugar de reemplazarlos.

“La tela suave y suave toca la piel, mientras que los diseños impresos en 3D adornan la prenda exterior. Este enfoque, desarrollado a través de meses de colaboración y pruebas, fue la única forma de hacer realidad la visión de los diseñadores. Da vida a la complejidad, los matices y el esplendor de los vestidos”.

El proyecto se considera un paso significativo en el trabajo de Stratasys para fusionar la moda y la impresión 3D, para la alta costura y, finalmente, la producción en serie.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados