• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
28/08/2020 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Tasa de residuos de empaques no reciclables se fija en 800 euros/tonelada en la Unión Europea

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Mientras algunos sectores acogen la medida porque podría alentar tasas más altas de reciclaje en el futuro, otros indican que no ayuda a aliviar la escasez de infraestructuras que limitan la capacidad del mercado para aumentar el material reciclado. 

Algunos destacan que si el costo de la tasa se transfiere a la cadena de suministro, para muchas aplicaciones de embalaje el volumen limitado por artículo de material significará la adición de solo 1-2 centavos por artículo.

Algunos destacan que si el costo de la tasa se transfiere a la cadena de suministro, para muchas aplicaciones de embalaje el volumen limitado por artículo de material significará la adición de solo 1-2 centavos por artículo.

La tasa de residuos de envases de plástico de la Unión Europea (UE) de 800 Euros/tonelada, aprobada por el Consejo de la UE y que entra en vigor a partir de enero de 2021, causó conmoción en todo el mercado debido tanto por su tamaño como por el plazo limitado para su aplicación.

Hasta ahora, las reacciones son diversas, con preguntas inmediatas sobre cómo se calculará, cómo se transferirá a través de la cadena de suministro y si conducirá a una mayor divergencia regulatoria sobre los plásticos.

La nueva tasa de 800 euros/tonelada para todos los residuos de empaques no reciclables será pagada por las naciones de la Unión Europea a partir del 1 de enero de 2021. Las contribuciones nacionales serán calculadas por la Comisión Europea utilizando las obligaciones de notificación existentes en virtud de la directiva sobre residuos de empaque (Directiva 94/62/CEC) y su decisión de aplicación (Decisión (UE) 2019/665.

En virtud de dicha directiva, los Estados miembros proporcionan datos sobre empaques y reciclaje de plásticos. Los datos se publican en el sitio web de Eurostat.

La tasa se utilizará para financiar el paquete de recuperación de coronavirus y se cobrará a nivel estatal.

La tasa no es un impuesto, aunque comúnmente se conoce como uno, porque es pagadero a nivel estatal y no de manera individual o corporativa. Sin embargo, los Estados nacionales podrían tratar de recuperar el costo de la tasa a través de impuestos.

Los métodos utilizados para hacer frente al costo de la tasa dependerán de cada país, y el Consejo de la UE no ha propuesto ninguna estipulación reglamentaria en torno a esto. Los países adoptan individual y libremente diferentes enfoques y podrían tratar de recuperar el costo de la tasa de diferentes partes de la cadena de suministro, lo que conduce a una posible divergencia regulatoria.

La forma en que los Estados nacionales incorporarán esto a la legislación nacional sigue siendo una incertidumbre clave para los mercados de plástico y reciclaje.

Algunos sectores han acogido con satisfacción la medida porque podría alentar tasas más altas de reciclaje en el futuro, y porque delegan a los gobiernos nacionales individualmente el cómo se implementa esto a través de la cadena de suministro.

“Será bueno para la industria. Creo que es algo realista porque muchos países y personas han tenido, a largo plazo, tiempo suficiente para pensar en el empaque", afirmó un productor de polímeros reciclados.

Sin embargo, otras voces plantean preocupaciones en torno a la divergencia regulatoria y las posibles dificultades resultantes con el comercio transfronterizo.

"¿Qué pasa cuando envío algo al Reino Unido? ¿Qué pasa cuando lo envío a Alemania? ¿Quién se hace cargo de esta tasa?... No me malinterpretes, no estoy en contra de nada de esto, simplemente no entendemos cómo se implementará", dijo un reciclador.

Sostienen además que no ayuda a aliviar la escasez de infraestructuras y barreras legislativas que limitan la capacidad del mercado para aumentar el material reciclado adecuado para envases de calidad alimentaria y envases de materiales peligrosos, y que la tasa podría fomentar un cambio a tipos de envases no plásticos como el vidrio, el papel y el cartón.

“Cambiar una botella de plástico por una de vidrio no es resolver el problema. Creo que es una herramienta de los políticos para hacer algo que es su propio objetivo, pero ¿es este el enfoque correcto o el enfoque justo? Veremos qué hacen los países. Seguro que si hay un impuesto podría aumentar el uso de plástico, pero agregar una tasa adicional al plástico y cambiar a otros envases no es el enfoque correcto”, dijo un productor de envases.

Ha habido preocupación de que el proyecto de ley no haga nada para hacer frente a la escasez de infraestructuras de recolección de residuos, y que el corto plazo de aplicación no dé a los Estados nacionales el tiempo suficiente para promulgar la legislación de manera clara.

Según varias fuentes, la falta de una infraestructura adecuada de recolección de residuos significará que el costo de los posibles impuestos sobre los plásticos propuestos o introducidos actualmente en la parte posterior de esta legislación simplemente se transmitiría al consumidor hasta que el reciclaje de productos químicos madure y proporcione suficiente volumen de material para hacer frente a la escasez.

“Para ser honesto, no veo correlación entre el uso de material reciclado y esta nueva tasa. Los gobiernos nacionales no tendrán tiempo para aplicarlo antes de enero, y cómo pasarán esto a través de la cadena de suministro. Me encantaría decir que vemos una reacción, pero lo único que impulsará es que la gente quiere sustituir a otros materiales que no son plásticos. Es una lástima. Pensé que el ‘greenwashing’ lo hacían las empresas, pero ahora parece que la UE lo está utilizando para recaudar dinero”, manifestó una de las fuentes consultadas.

“Dependerá mucho de las medidas que adopte el país, si simplemente lo transfieren será, en última instancia, el consumidor que pague y no habrá ningún incentivo para que haya más recolección, mejor clasificación o uso de más contenido reciclado en su producto, si simplemente lo envían al consumidor, así será más o menos. Esto parece un impuesto apresurado que solo llena los vacíos en el presupuesto y es realmente decepcionante", dijo un importante directivo en gestión de residuos.

Algunos también han destacado que, si el costo de la tasa se transfiere a la cadena de suministro, para muchas aplicaciones de embalaje el volumen limitado por artículo de material significará la adición de solo 1-2 centavos por artículo, que podría ser fácilmente transferible al consumidor.

“Parece mucho dinero, pero a 800 euros/tonelada y si son 20 g de envases no es gran cosa”, dijo un productor de polímeros reciclados.

Para obtener la aprobación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el 95 % del material utilizado en el reprocesamiento debe haberse obtenido de aplicaciones de contacto con los alimentos, y debe haber una trazabilidad completa y factible en toda la cadena.

En el caso de los materiales reciclados, como el R-PP, donde se recogen múltiples formas de residuos en sistemas de recolección en las aceras, es imposible demostrar la procedencia del material para alcanzar el umbral de contenido del 95 %.

La única fuente derivada postconsumo de pellets R-HDPE de grado alimenticio es el Reino Unido, donde las botellas de leche proporcionan un flujo de residuos fácilmente separado.

La escasez estructural de material, junto con limitaciones técnicas como la opacidad del material y la pérdida de resistencia a la tracción, han llevado a las empresas a explorar otras vías para cumplir con compromisos de sustentabilidad como el reciclaje químico o los materiales de base biológica.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados