• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
16/03/2017 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Universitarios crean espuma biodegradable con semillas de tamarindo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Investigadores de la UNAM han desarrollado una espuma biodegradable a partir de las semillas de tamarindo que podría utilizarse para elaborar vasos, platos y materiales de empaque.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México han desarrollado una espuma biodegradable a partir de las semillas de tamarindo.

Este nuevo material creado por el científico del Instituto de Investigaciones en Materiales, Alfredo Maciel Cerda, y por el maestro en Ciencia de la Facultad de Química, Abel Humberto Cortés Arce, tarda en degradarse entre dos y tres meses porque a la intemperie los hongos y bacterias se la comerían.

La UNAM dio a conocer que México produce 39 mil toneladas de tamarindo al año, y una tercera parte de este fruto son semillas, de las cuales se desechan unas 12 mil toneladas, mientras que en otros países, como la India, se aprovechan como alimento para el ganado.

Las semillas de tamarindo contienen mayoritariamente un polisacárido o polímero hecho de glucosa como los almidones, al que se le injertó químicamente acrilato de etilo, una sustancia que por sí sola es como un hule.

De acuerdo con el investigador Cerda, “según el porcentaje de acrilato de etilo que injertemos al polisacárido de las semillas, el copolímero resultante presenta determinadas propiedades mecánicas: a mayor porcentaje es más suave y flexible; a menor porcentaje, más rígido y resiste más carga mecánica, pero al rebasar su resistencia mecánica se vuelve más frágil y se rompe”.

La espuma podría servir para la elaboración de vasos y platos desechables, empaques para aparatos electrodomésticos y equipo científico, paneles de anuncios, aislantes térmicos para la construcción, cajas de pescado o neveras, entre otras.

Los universitarios disponen de la espuma biodegradable como un producto caracterizado a nivel laboratorio, el siguiente paso es escalar su producción a nivel industrial, para ello se encuentran diseñando un procedimiento óptimo como tema de tesis de licenciatura del alumno de la Facultad de Química, Ramsés Gutiérrez.

También hay interés empresarial en sustituir el poliestireno de los paneles que fabrican con la espuma biodegradable, cuyo uso en México no compite con los alimentos, como en el caso de las espumas hechas con harina de trigo, indicaron los investigadores.

 “Los vasos y platos hechos con este laminado pueden contener cualquier líquido y alimento, y desecharse sin ningún problema, porque los hongos y bacterias que están en el ambiente los degradarán”, aseguró.

Otro proyecto que se encuentra en espera son listones para regalo biodegradables con poli (ácido láctico) o con el polisacárido de las semillas de tamarindo; “el objetivo sería determinar cuál de los dos es el que les daría más brillo para que tuvieran un terminado más atractivo”.

Los listones comerciales se hacen con la mezcla de dos polímeros hermanos que no se llevan bien; no se unen en una mezcla homogénea porque no se disuelven en cualquier proporción, por eso a pesar de ser tan brillantes se nota la porosidad.

Al producir los listones, estos dos polímeros se funden, se mezclan, se colorean y se estiran o alargan en estado fundido para que queden brillantes, concluyó.

�

 

CONTENIDO RELACIONADO

  • Materiales reforzados que marcan tendencia en automotriz

    Los plásticos son protagonistas en el norte tecnológico de la industria automotriz. Según un reporte del American Chemistry Council, hoy en día un vehículo liviano promedio puede contener más de 1,000 componentes plásticos. Encuentre aquí una selección de materiales reforzados y aplicaciones innovadoras.

  • Detrás de la producción del PET

    A los transformadores de PET les conviene entender los procesos detrás de la producción de sus materias primas. ¿Cómo se sintetiza el monómero base para la producción de sus resinas?

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.


Temas relacionados