Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La Industria 4.0 ha llevado a los fabricantes de máquinas y sus clientes a trabajar juntos para crear sistemas efectivos de análisis y administración de datos con el fin de mejorar la eficiencia operativa.

Por eso, gracias al protocolo OPC UA, la compañía suiza fabricante de sistemas de termoformado, WM Thermoforming, está en capacidad de proporcionar al usuario final miles de datos de sus máquinas, todo esto a través de un intercambio de datos que conecta controladores lógicos programables (PLC), interfaces hombre-máquina (HMI), servidores, clientes y otras máquinas para aumentar la interconectividad y el flujo de información.

Para ir más allá, WM Thermoforming se asoció con la empresa italiana PiùSviluppo con el objetivo principal de ofrecer un soporte especializado enfocado a la necesidad de cada cliente en lo concerniente a la integración de los datos.

“No es lo mismo tenerlos que poder analizarlos y utilizarlos para mejorar los procedimientos y la producción. El mercado requiere decisiones rápidas y acciones prácticas, pero sin datos reales, no hay una verdadera mejora en el proceso de racionalización”, dice la compañía a través de un comunicado.

Esta integración llave en mano cumple con los lineamientos de la Industria 4.0 y, en muchos países europeos, permite al comprador de las máquinas acceder a incentivos fiscales y comerciales.

Temas relacionados

CONTENIDO RELACIONADO

  • Moldeo por inyección: cómo librarse de las burbujas

    Identifique si las burbujas de su proceso de inyección son el resultado de gas atrapado o de un espacio vacío. Luego, siga los pasos presentados a continuación, para librarse de ellas.

  • Tips básicos para rutinas en moldeo por inyección

    Sugerencias sencillas para el paro-arranque de una máquina de inyección y, para el montaje-desmontaje de los moldes.

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.