| 2 MINUTOS DE LECTURA

Nuevos ECO Chillers enfriados por aire de Conair

Diseñados para instalarlos en exteriores y suministrar agua fría a equipos de procesamiento de plásticos en interiores, los ECO Chillers, de Conair, son resistentes para funcionar en condiciones de calor extremo.  

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Los nuevos ECO chillers, de Conair, son lo suficientemente resistentes como para funcionar de manera eficiente en casi cualquier condición ambiental.

Los nuevos ECO chillers, de Conair, son lo suficientemente resistentes como para funcionar de manera eficiente en casi cualquier condición ambiental.

Diseñados para instalarlos en exteriores y suministrar agua fría a equipos de procesamiento de plásticos en interiores, los nuevos ECO Chillers de Conair son lo suficientemente resistentes para funcionar eficientemente, incluso, en condiciones de calor extremo.

Las amplias condiciones ambientales de funcionamiento, de -29 a 52°C (-20 a 125°F), implican que los ECO Chillers pueden funcionar en todos los ambientes, excepto en los más, más extremos. Con un rango de punto de ajuste operativo de -6,6 a 26,6°C (20 a 80 ° F) les permite cumplir con casi cualquier requisito de temperatura de proceso con una precisión de +/- 2 ° F.

Disponibles en seis modelos distintos, con capacidades de enfriamiento que van desde 40 a 120 toneladas, todos cuentan con compresores scroll herméticamente sellados de transmisión directa, verificados, con bajos requerimientos de mantenimiento y una operación altamente eficiente.

Los circuitos de enfriamiento duales, con varios compresores, proporcionan redundancia incorporada, mientras que las unidades más grandes (80 a 120 toneladas) también incorporan circuitos de fluido de proceso independientes.

El diseño modular de los ECO Chillers significa que se pueden conectar varias unidades a una sola interfaz de control, lo que proporciona un control centralizado de hasta 12 circuitos de control de temperatura. Una serie de unidades de 60 toneladas, por ejemplo, podría proveer hasta 720 toneladas de enfriamiento. Los procesadores pueden construir un sistema basado en los requisitos de carga existentes y luego expandirse fácilmente para satisfacer futuras necesidades.

“Entre otras características de ahorro de energía, la nueva línea de enfriadores centrales ofrece cálculos instantáneos y continuos realizados para brindar una mayor eficiencia bajo carga parcial, con control automático de la presión de enfriamiento. Los motores de los ventiladores de velocidad variable y las válvulas controladas dinámicamente también aseguran un funcionamiento eficiente a bajos niveles de ruido y brindan una mayor estabilidad de temperatura bajo cargas variables y temperaturas de entrada al condensador. A esto lo llamamos Tecnología de Enfriamiento Verde”, explica Jim Fisher, Gerente General de Transferencia de Calor..

Estos chillers están equipados con el mismo control PLC y una HMI de pantalla táctil a color de 7 pulgadas que se usa en otros equipos Conair, lo que facilita la capacitación y el mantenimiento al operador. La pantalla digital clara y fácil de entender muestra todas las presiones y temperaturas significativas, así como las horas de funcionamiento del compresor/bomba/ventilador y gráficos de tendencias de rendimiento para los parámetros operativos clave, como las temperaturas del fluido del proceso.

El control también incluye comunicaciones Modbus RTU o TCP/IP de serie con otros protocolos de comunicación disponibles opcionalmente. Es totalmente compatible con la plataforma SmartServices, la solución de la Industria 4.0 basada en la nube de Conair para el monitoreo, la administración y el análisis de equipos auxiliares.

CONTENIDO RELACIONADO

  • El reciclaje de PET en México es caso de éxito

    México tiene el acopio de PET más alto de Latinoamérica y es líder mundial en reciclado botella a botella grado alimenticio. Conozca algunos de los elementos que lo han hecho posible.

  • México: la clave del reciclaje está en el valor agregado

    La restricción en China para importar plásticos postconsumo está obligando al mercado mexicano a buscar alternativas de reciclado con mayor valor agregado. Poliolefinas y subproductos prometen.

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.