• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
01/03/2020 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Qué se hace con la basura plástica según la escalera de Lansink

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Una mirada a los principales métodos que existen para tratar los plásticos postconsumo. Conozca de qué se trata la escalera de Lansink, un esquema usado en países industrializados y que representa la preferencia de acciones para el tratamiento de residuos plásticos.

Botellas plásticas recicladas.

Los plásticos son materiales, generalmente de bajo costo, baja densidad y que tienen una gran variedad de aplicaciones. Un problema ambiental generado por los plásticos se origina en el empleo de estos por periodos cortos de tiempo y representan un alto porcentaje de los plásticos usados; como por ejemplo los plásticos desechables de poliestireno, las bolsas usadas en el mercado, las botellas de plástico de los refrescos, entre otros.

Por consiguiente, generan una gran cantidad de desechos y la primera solución para su disposición fueron los rellenos sanitarios. Al incrementar su cantidad en los vertederos se buscaron otras opciones y se generaron algunos tratamientos para su disposición. Los principales métodos que existen para tratar los plásticos provenientes de la basura son el reciclado, la incineración y el método de gasificación.

Reciclado

Uno de los mejores métodos sería el reciclado de los materiales plásticos, países como Estados Unidos según la Association of Plastic Manufaturers han logrado en el 2016 reciclar un 40.8% de solo sus envases plásticos, principalmente botellas de refresco y agua, pero la Environmental Protection Agency reporta que solo recicla el 9% del total del plástico generado por este país.

En Europa algunos países como Suecia y Alemania han reciclados el 50% de sus envases plásticos y en su conjunto con el resto de la UE recogieron 16,7 millones de toneladas de residuos de envases de plástico a través de esquemas oficiales.

Caso contrario en algunos países de Latinoamérica, África y Asia los números son más modestos. Esto se refleja a nivel mundial con tan solo un 10% de residuo reciclados de envase plástico y un menor porcentaje en los residuos de plástico en general. Sin embargo, debido al alto costo que representa el reciclado de los plásticos, muchas empresas no emplean este método.

Existen diferentes causas que dificultan el reciclaje, estas pueden ser el bajo valor económico del plástico y la diversidad de materiales plásticos, que exige una separación por familias antes de ser reciclados, complicando así la recolección selectiva. Someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar no es tan fácil en la práctica cuando las instancias relacionadas con los residuos tienen poco interés y la cultura del reciclaje no es importante en la sociedad de algunos países.

Incineración

Por otra parte, el método de incineración, se emplea ampliamente en la actualidad, pero presenta el gran problema de que durante la incineración se pueden producir gases tóxicos que pasan a contaminar el medio ambiente y por ende provocan daños severos en la salud del ser humano. 

En este método, la basura es quemada con la finalidad de eliminarla; sin embargo, la quema de basura no es una alternativa adecuada para resolver el problema de la excesiva producción de basura, pues genera sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables como las dioxinas y los furanos.

Ese tipo de contaminantes generados por la incineración se acumulan en la cadena alimenticia, y pueden ser ingeridos fácilmente por el ser humano, y se ha demostrado que provocan graves daños a la salud de la población, como cánceres, alergias, afectaciones al sistema inmunológico y alteraciones hormonales, entre otras cosas.

Por ello, el Convenio de Estocolmo, del cual México es parte, establece que se debe reducir la generación de estos contaminantes hasta alcanzar su eliminación o bien si su eliminación completa no es posible, se deben buscar otras metodologías de eliminación o de conversión que produzcan menos contaminantes. Para que el método de incineración sea efectivo, los gases producidos en el proceso deberán ser colectados y tratados para producir otros combustibles que puedan ser utilizados por los seres humanos.

Gasificación

Por otra parte, la tecnología de gasificación es una alternativa atractiva, ya que los plásticos son gasificados sin producir gases nocivos para la salud, los gases que se producen en su conjunto se denominan syngas o “gas sintético”, el cual está conformado principalmente por monóxido de carbono, hidrógeno y metano entre otros. Mediante plasma se pueden gasificar los desechos plásticos de forma rápida y no es necesario remover los residuos orgánicos que muchas veces vienen en conjunto con plásticos de la basura. Los gases obtenidos pueden ser tratados químicamente para producir biodiesel o electricidad, entre otros. 

En algunos países ya se ha empleado esta tecnología para la producción de gas de síntesis a partir de basura orgánica, biomasa, plástico o basura en general, el país que más ha empleado esta tecnología ha sido Japón, seguido por Canadá y Rusia, aunque países como la India y Chile han trabajado en sistemas a nivel piloto para el tratamiento de basura y producción de combustibles y en algunos casos inclusive se ha producido electricidad a partir del syngas.

Algunos reportes de la literatura mencionan que, a partir de una tonelada de basura municipal, se pueden producir 815 Kilowatt-hora de electricidad. Esta electricidad producida es al menos 6 veces más que la electricidad necesaria para llevar a cabo el proceso de gasificación (balance energético de 83%, superavitario). En otras palabras, el syngas producido puede ser convertido en electricidad y tener un proceso autosustentable.

En la actualidad

Escalera de Lansink.

Escalera de Lansink.

En la mayoría de países industrializados, el manejo integral de residuos sólidos es principalmente gobernado por la llamada escalera de Lansink. Esta escalera jerárquica representa los métodos preferidos para el tratamiento de residuos siendo los escalones superiores los métodos que se consideran mejores en términos ecológicos. Por lo cual, el peldaño más alto está ocupado por la prevención de residuos, seguido por re-uso, reciclaje y recuperación. Siendo el re-uso como la reutilización del producto terminado a la función asignada, por ejemplo, el uso de un vaso desechable que se lava y se vuelve a usar. En el caso de la recuperación se refiere a la recuperación del producto final y se utiliza en funciones distintas al designado originalmente.

Un peldaño aún menor es la recuperación de energía de los residuos (por incineración, la gasificación o pirólisis), incineración y/o destrucción de los residuos sin recuperación de energía, seguido del relleno sanitario. Aunque la reutilización y el reciclaje son todavía los métodos preferentes, la recuperación de energía sigue siendo clave, porque implica opciones de mejora de la calidad del medio ambiente y de la recuperación de capital.

CONTENIDO RELACIONADO

  • Efectos de la temperatura

    Los polímeros con que trabajamos siguen los mismos principios que nuestro cuerpo: mientras más caliente esté el ambiente, menos rendimiento podemos esperar.

  • Los bioplásticos florecen en México

    Empresas ya consolidadas, emprendimientos y proyectos académicos le apuestan al desarrollo de bioplásticos. Con fuentes locales como agave, aguacate, frutas y quitosano, las propuestas no dejan de sorprender.

  • Detrás de la producción del PET

    A los transformadores de PET les conviene entender los procesos detrás de la producción de sus materias primas. ¿Cómo se sintetiza el monómero base para la producción de sus resinas?


Recursos