Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En menos de 15 días los huracanes IOTA y ETA han provocado graves inundaciones y derrumbes en Centroamérica y han dejado grandes pérdidas humanas y materiales, donde muchas familias dedicadas al reciclaje se han visto afectadas al perder su vivienda o sus medios de trabajo. La compañía de reciclaje Invema lidera una campaña de donativos para apoyar a las familias damnificadas.

 
Invema lidera campaña de donativos para familias recicladoras afectadas por el huracán ETA Invema lidera campaña de donativos para familias recicladoras afectadas por el huracán ETA
Crédito: Invema

“Invema está liderando este proyecto para ayudar a todas las familias que podamos, proveedores de materiales reciclables y compañeros que necesitan toda la ayuda posible para reconstruir sus vidas” comentó en entrevista George Gatlin, director general de Invema.

Desde sus inicios, la compañía se fundamentó en la idea de que el reciclaje era un vehículo para que muchas familias en situación de vulnerabilidad tuvieran ingresos económicos y una posibilidad de mejorar sus condiciones. De allí que esta campaña tenga como propósito ayudar a la comunidad de recicladores que se han visto afectados tras el desastre natural.

 
George Gatlin, director general de Invema.George Gatlin, director general de Invema.
Crédito: Invema

“A lo largo de las años he visto cómo gente que conocí descalza en la calle, con un saco de botellas en la espalda, ahora ya tienen su carrito y van creciendo poco a poco, pero viven al día. Por eso es bien difícil que en momentos como éste, venga un huracán a dañarles el carro que usan para trabajar o a dañarles el puesto de compra y hasta su casa. Son muchas las familias que han venido a tocar nuestra puerta para pedir ayuda, y aunque hemos apoyado en lo que más podemos, no tenemos los recursos para ayudarlos a todos.  En un día normal vienen alrededor de 500 personas que viven de esto a pedir algún apoyo.  Entonces sí, por eso fue que se nos ocurrió hacer la campaña para buscar otros apoyos”.

Invema inició labores en 1993 con la idea de reciclar. “Comencé a buscar qué materiales tenían un valor, como llantas, vidrio y plásticos, pero inicialmente dimos con latas de aluminio de cerveza y gaseosa, que tenían un buen valor y que la gente lo iba a poder recoger. Así, comencé con un camión, una pequeña compactadora y tres empleados. Me iba de pueblo en pueblo a buscar crear gente que quisiera reciclar o formar centros de acopio operados por personas individuales en tiendas o negocios locales”, comentó Gatlin.

Tres meses después, lograron exportar el primer contenedor de latas compactadas, y de allí surgió la idea de iniciar con otros materiales. Paulatinamente, los refrescos comenzaron a migrar hacia los envases de PET, que al comienzo no tenían valor de recuperación en el mercado, pero como ya tenían una red de recuperación de otros materiales lo integraron poco a poco.

Actualmente, no solo reciclan PET sino metales, polietileno de alta densidad, polipropileno, ABS, cartón y electrónicos. Pasaron de tener tres empleados en 1994, a una nómina de 447 colaboradores. Invema produce resina de PET reciclado, fabrica láminas de plástico y produce empaques termoformados para alimentos.

Según Gatlin, en el reciclaje de plástico son varios los retos que se deben sortear. Por un lado está la dependencia de los precios del petróleo, que cuando van a la baja afectan el valor del reciclado. Por otro lado está la dificultad para involucrar a los consumidores. Así es que la respuesta es darles valor agregado a los residuos y ofrecer incentivos a quienes realizan la labor de recolección y hacen un modo vivir del acopio de los materiales. De ahí que los recolectores tenga un rol tan importante en la viabilidad del reciclado.

Liga para participar en la campaña de donativos.

 

 

 

El reciclaje es una fuente de subsistencia para muchas familias cercanas a los centros de acopio de materiales de Invema. Inclusive tras la pandemia, que ha golpeado fuertemente a las economías, quienes se han visto afectados por el desempleo han encontrado en el reciclaje una alternativa. Invema se volcó a la producción de protectores faciales con lámina de PET reciclado, y gracias a ello mantuvo en curso su operación y pudo brindar más oportunidades de trabajo.

CONTENIDO RELACIONADO