Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
1) Film abundantemente impreso antes de pasar por el proceso de Deinking. 2) Film después del proceso de Deinking. 3) Material reciclado después del proceso de extrusión.

1) Film abundantemente impreso antes de pasar por el proceso de Deinking. 2) Film después del proceso de Deinking. 3) Material reciclado después del proceso de extrusión.
Crédito: EREMA

La empresa española Cadel Deinking se dedica desde 2014 a eliminar tintas de impresión de las superficies plásticas y ha desarrollado para ello un novedoso procedimiento. Este proceso de decoloración, que aplica tecnología de reciclaje de EREMA, ya ha demostrado su utilidad práctica para procesar residuos de films impresos de uso interno y postindustrial.

Con el objetivo de seguir impulsando tecnológicamente este hallazgo y crear un producto que cumpla los estándares de la industria, el grupo EREMA, a través de su sucursal KEYCYCLE, refuerza ahora su cooperación con Cadel Deinking.

Desde enero de 2021, KEYCYCLE asume en exclusiva la distribución e implementación mundial de esta tecnología, única en su clase y patentada en más de 20 países. Junto con Cadel Deinking, explotará la instalación piloto ubicada en Sant Vicente del Raspeig (Alicante).

“Juntos convertiremos la tecnología de eliminación de tintas de impresión en una etapa que se podrá integrar en la cadena de reciclaje del plástico”, declararon Michal Prochazka, Managing Director de KEYCYCLE; y Pablo Cartagena, Business Development Manager de Cadel Deinking.

En el reciclaje del plástico, las tintas de impresión constituyen un gran desafío para el cual se plantean distintas soluciones. Reducir la impresión directa sobre los films de embalaje es una condición del diseño ecológico. Sin embargo, estas se utilizan en múltiples y variados ámbitos donde a menudo no es posible eliminar del todo esa operación.

Por eso, de manera complementaria, se está trabajando en el desarrollo de tecnologías de decoloración. También EREMA ha asumido desde muy pronto estos desafíos y ha desarrollado, en el proceso de extrusión, una solución para procesar plásticos abundantemente impresos. Con el objetivo de eliminar las tintas de impresión durante el proceso de reciclaje, colabora desde junio de 2020 con Cadel Deinking.

En el proceso de decoloración que esta empresa ha desarrollado, la tinta se separa del film desmenuzado y, a continuación, el material se introduce en la extrusora de reciclaje. En las pruebas realizadas en la instalación piloto, este proceso se ha llevado a cabo con una extrusora EREMA del tipo INTAREMA y ha dado resultados tan buenos que ya han sido encargadas cinco instalaciones de Deinking.

“Percibimos en este avance tecnológico grandes posibilidades para el reciclaje ecológico y económico tanto interno como postindustrial. Eso nos permitirá diversificarnos y ampliar nuestra oferta de soluciones completas para trabajos de reciclaje especialmente complejos, lo que, a su vez, es un paso importante de cara a implantar una economía circular del plástico”.

Con estas palabras razona Manfred Hackl, CEO del grupo EREMA, la decisión de reforzar la cooperación con Cadel Deinking. En este contexto, también piensa en desarrollar un módulo que pueda integrarse en los sistemas de lavado de distintos fabricantes.

CONTENIDO RELACIONADO

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.

  • PetStar, la estrella del reciclaje de PET

    La planta de reciclaje de PET grado alimenticio más grande del mundo está en Toluca, y es tan espectacular como el proceso de reciclado botella a botella con el que recupera 50 mil toneladas de PET al año.

  • Cómo aplicar el control de calidad a los materiales reciclados

    ¿Lleva usted algún control de calidad sobre sus materiales y procesos de reciclado de plásticos? Aquí le contamos por qué es urgente hacerlo.