• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
14/04/2020 | 4 MINUTOS DE LECTURA

“Gobierno, sociedad e industria deben cerrar filas para atender la pandemia”: Presidente de ANIPAC

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La lucha para mitigar los efectos del coronavirus sobre la industria no es un tema de política. Para que “el virus no mate la economía”, Aldimir Torres, presidente de la ANIPAC, pide “responsabilidad y paciencia” con el sector manufacturero, alivios fiscales y la suspensión temporal de algunas prohibiciones sobre el uso de plásticos.

Aldimir Torres, presidente de la ANIPAC.

Aldimir Torres, presidente de la ANIPAC.

Suficiente hemos enfatizado en Plastics Technology México en las últimas semanas sobre la reivindicación que los plásticos han logrado en la lucha contra el COVID-19 por sus propiedades de resistencia, alta barrera y amplio uso en aplicaciones médicas. Podría pensarse que en este contexto el presidente de una asociación tan representativa como la ANIPAC aprovecharía para lanzar toda una campaña de defensa y de exaltación del plástico para bajarle el tono a algunas de las prohibiciones que sobre su uso hay en varios estados de la República.

Sin embargo, el ingeniero Aldimir Torres prefiere enfocar el mensaje en lo que es urgente: salvar vidas y mantener el sustento económico que la industria de transformación del plástico lleva a miles de hogares mexicanos. Por eso enfatiza en que al no ser responsable de todos los males que se le atribuyen, el plástico no puede ser visto como un “héroe o villano” en esta crisis.

“Lo único cierto es que el plástico es un material maravilloso al que hacemos responsable de nuestra irresponsabilidad”. Resalta que en México la participación del mercado médico dentro del total de actividades de la industria plástica representa el 2% de la capacidad total de producción y consumo en el país.

“Sin embargo, ese 2% se aplica en una serie de actividades fundamentales. Hoy queda claro que el plástico nos permite higiene en el manejo de residuos, inocuidad en áreas médicas y quirúrgicas, una barrera para evitar el contagio, y seguridad en el envase de muchos materiales como el gel antibacterial. Es decir, el plástico tiene una importancia completamente tangible y objetiva. El plástico nos permite envasar los medicamentos de manera segura, inclusive hasta las vacunas. Los nuevos lotes de test para analizar el COVID-19 que llegaron al país desde Asia vienen envasados en ámpulas de plástico”, comenta el directivo.

Con esta relevancia del plástico en este contexto, el ingeniero manifiesta que, si bien no está cuantificado el número de compañías de la industria plástica que pueden mantener su operación en esta coyuntura y dentro de este margen de actividades esenciales establecido por el Gobierno, lo cierto es que en México la mitad del mercado del plástico está dirigido a aplicaciones en empaque, envase y embalaje, y la mayor cantidad del empaque producido se destina a la industria alimenticia, por lo que este sector no se verá afectado.

En cuanto a los productos de consumo, manifiesta que se tendrán que seguir produciendo más cuando en algunas zonas del país hay dificultades en el abastecimiento de agua y en este momento el agua potabilizada en envases de plástico es la única solución.

El ingeniero sostiene que son los sectores de construcción y automotriz los que posiblemente disminuyan su actividad, pero, al menos entre el 70 y 75% de la producción de plásticos en México tendría que seguir operando.

Para este porcentaje que continuará operando, y para todo el sector en general, la ANIPAC lista algunas medidas de alivio que considera necesarias para que la industria pueda salir a flote luego del periodo de 30 días de contingencia. Entre ellas están excepciones en el cobro del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y en el predial, y el levantamiento temporal de algunas de las prohibiciones que sobre los plásticos de un solo uso han dictaminado algunos gobiernos locales y que en esta coyuntura resultan “absurdas” cuando es el plástico el material que asegura una mayor inocuidad.

“La autoridad nos pide que seamos responsables y pacientes con nuestros colaboradores. Les pedimos a ellos que sean responsables y pacientes con la industria. Nos dicen que no dejemos de apoyar a los colaboradores, les pedimos que no dejen de apoyar la industria. Nos hablan de que son solo 30 días de contingencia, les pedimos que sean solo 30 días de contingencia. Nos piden que sigamos aportando el salario de los colaboradores y les pedimos excepciones en el cobro del ISR y el predial por 30 días como lo indican ellos”, añade Torres.

Sin embargo, enfatiza en que este tipo de alivios son deseos más no exigencias pues el gobierno debe ser consciente de que es la industria el soporte del movimiento económico en México. “El gran grueso corresponde a pequeñas y medianas empresas y muchas de esas están cerrando. No solo en el plástico, si no en la industria en general. Tendría que parecer exigencia cuando no lo debe de ser. El gobierno tiene que cerrar filas con nosotros porque quien cubre las necesidades sociales es la autoridad a través de la industria así que conjuntamente debemos enfrentar esta situación”.

El ingeniero Aldimir Torres también sostiene que en las últimas semanas la ANIPAC ha tenido que adaptarse a la situación y mantiene una operación remota para seguir prestando orientación técnica, legal y comercial a sus asociados. “Seguimos siendo el enlace de colaboración matricial entre el mercado y la industria para que se sigan produciendo los insumos que el país requiere”.

La Asociación asegura la comunicación cercana con las autoridades y las colaboraciones externas para mantener un intercambio de información constante. “Nuestra mayor responsabilidad se recarga en una mesa con cuatro patas. El ambiente, porque a pesar de la contingencia tenemos que seguir con el cuidado del ambiente; la seguridad porque se ha agudizado el problema no solo más para la operación instalada si no para el transporte de productos. Hablamos la cuestión eléctrica porque necesitamos asegurar al industrial que tenga una base energética suficiente para que continúe su operación, y además mantenemos las alertas cotidianas para que esta no sea una coyuntura que permita la entrada libre de productos de mala calidad de cualquier parte del mundo”, puntualiza.

 

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados