Munchmeyer-Calderón apuesta por la fabricación de moldes

La empresa mexicana presentó este nuevo negocio en el cual ofrece moldes de menos de una tonelada, para la elaboración de piezas plásticas. 

Durante la pasada edición de Expo Plásticos, en Guadalajara, Munchmeyer-Calderón presentó su fortalecido servicio de fabricación de moldes para plástico en México, con calidad y en los tiempos establecidos. “Nos enfocamos en moldes pequeños, debajo de una tonelada, para el tema óptico, lentes, pulido espejo y moldes de compresión. También estamos en piezas pequeñas con microinyección”, dijo el licenciado Sergio Rodrigo Calderón García, gerente de operaciones de la empresa, a Plastics Technology México.

La empresa ha fabricado moldes por cerca de 50 años, por lo que ahora considera un movimiento natural ofrecerlos a otras organizaciones que los necesiten. “Le estamos apostando a eso, y es la razón de las inversiones que hemos hecho en maquinaria de avanzada que nos da la calidad de los moldes”, comenta Calderón García.

En Munchmeyer – Calderón comenzaron a fabricar micas para reloj en 1969, dirigidas a todas las armadoras nacionales de relojes y como una opción a las importadas desde Alemania. En un principio las realizaban mediante termoformado, pero luego el proceso evolucionó y  comenzaron a hacerlo mediante inyección. Entonces, hicieron sus propios moldes para máquinas pequeñas de 75 toneladas.

“Mucha gente nos empezó a pedir productos diferentes a las micas de relojes, como es el caso de instrumentos de medición. Así, empezamos a hacer muchos moldes, sobre todo en el tema óptico. Aunque surgió la maquila, siempre mantuvimos el tema de desarrollo de producto”, recuerda el ejecutivo.

De acuerdo con Calderón, una vez comienza a crecer, la industria de inyección de plásticos en México se vuelve muy competida. “Nos dimos cuenta que quienes eran nuestra competencia podían ser nuestros clientes en moldes de inyección. Ese es el rumbo que está tomando la empresa hacia la fabricación de moldes mexicanos”.

Cabe señalar que la empresa mantiene su producción en inyección, con 10 máquinas inyectoras. “Es una estrategia del negocio donde ofrezco el desarrollo del producto, el molde y la fabricación. Estamos maquilando cápsulas de acrílico para monedas de plata, también inyectamos contenedores, lámparas para industria minera, lentes para ciertos estuches de acrílico, y componentes médicos. Trabajamos con POM, acrílico, PC, nylon, fibra de vidrio”, finaliza Calderón García.

 

 

Sergio Calderón, padre e hijo, directivos de Munchmeyer-Calderón
 

 Sergio Rodrigo Calderón García, hijo,
y Sergio Antonio Calderón Leal, padre, de Munchmeyer-Calderón