17/06/2019 | 5 MINUTOS DE LECTURA

Plásticos: “Somos la solución, no el problema”

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Entrevista para la VDMA con el Dr. Christoph Schumacher, jefe de marketing y comunicaciones corporativas de Arburg, a propósito de la Economía Circular, previo a la feria industrial K2019.

COMPARTA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Como antesala a la feria industrial K2019, la Asociación de la Industria de Ingeniería Mecánica (VDMA) realizó una serie de entrevistas a líderes de la industria plástica sobre Economía Circular. En esta entrega, el Dr. Christoph Schumacher, jefe de marketing y comunicaciones corporativas de ARBURG GmbH & Co. KG., presenta su opinión.

VDMA: ¿Por qué Arburg, como fabricante de máquinas, apoya economía circular?

Dr. Christoph Schumacher (DCS): Queremos contribuir, en cuanto esté en nuestro poder, a la solución de este grave y posiblemente el más importante problema de nuestra industria en las próximas décadas. Estamos convencidos de que este es un desafío que no puede ser enfrentado solo por los miembros individuales de la cadena de valor agregado.

VDMA: ¿Qué pueden hacer ustedes en Arburg para cerrar el ciclo?

(DCS): Nosotros como fabricantes de máquinas podemos ayudar a desarrollar nuevos procedimientos y técnicas de procesamiento. Un tema clásico histórico es el de procesamiento de multicomponentes. Muestra cómo los nuevos retos crean nuevas técnicas, y a veces nuevas técnicas desencadenan el desarrollo de nuevos productos. En mi opinión, Arburg está profundamente involucrada en el diseño para el reciclaje. Creemos firmemente que durante los próximos 20 a 30 años la producción de plásticos también estará orientada hacia aspectos de reciclaje, y aquí es donde los fabricantes de máquinas son un factor importante. Debemos garantizar la producción de estas piezas. Y en todo momento debemos tener en cuenta el objetivo común de la eficiencia en la producción para nuestros clientes. Es decir, fabricar productos eficientes con los recursos, con tan poco material y con tan poca energía como sea posible.

VDMA: ¿Ayudará la economía circular a mejorar la imagen de los plásticos?

(DCS): Eso esperamos. En nuestra opinión, el plásticos como material reutilizable es aún el material del siglo XXI. Pero también vemos los parámetros del marco externo. Creo que un problema importante es la idea de que los plásticos son productos desechables. Los materiales plásticos no deben ir a los océanos o a los canales, sino a una cadena de reciclaje. La ingeniería mecánica es un facilitador, que permite el reciclado de plásticos. Se puede discutir sobre la necesidad de empacar un pepino. Pero no se puede polemizar sobre la necesidad de los plásticos en la tecnología médica y en todo lo que afecta a las personas. En esta aplicación todo el mundo exige la más alta calidad del producto, por ejemplo, cuando se trata de inyecciones o stents.

VDMA: ¿Es la economía circular una oportunidad de negocio?

(DCS): El tema debe tener sentido desde un punto de vista económico. El público no nos creería si pretendiéramos tener solo aspiraciones misioneras. Somos una industria. Realmente vemos una oportunidad de negocio en la economía circular. Podíamos vender el ciclo de valor agregado en todo el mundo. Todavía hay muchas regiones donde la economía circular no juega ningún papel en absoluto, en muchos países asiáticos, por ejemplo, pero también en partes de Estados Unidos. Si pudiéramos exportar el estándar europeo o alemán a estos mercados, tendríamos una cantidad increíble de trabajo en este campo en las próximas décadas. Arburg cuenta con clientes que ya hacen dinero como parte de las economías circulares en países como Indonesia, Filipinas, Brasil y también en Estados Unidos. Recolectan botellas de PET, las procesan en escamas de PET para fabricar otra vez botellas de PET.

VDMA: ¿De quién será la tarea de exportar todas las cadenas de valor agregado al mundo?

(DCS): Es difícil. La economía circular solo funciona si cada uno está involucrado en la cadena de valor agregado. Pero en la actualidad, no hay consorcios que sirvan como modelo de exportación. Como regla general, esta idea puede tener éxito solamente si se abordan sistemáticamente. Todos los involucrados deben estar convencidos, debe haber incentivos de mercado y regulaciones legales para definir el marco.

VDMA: ¿Qué pasa si la UE introduce la economía circular y los productos se encarecen, pero competidores extranjeros los ofrecen más baratos porque pueden producir de manera más económica con material virgen?

(DCS): Sería una distorsión inadmisible de la competencia. Si la UE estipula ciertas prácticas por ley que no adoptan otros fabricantes en el mercado global, y si como consecuencia de ello, nuestros mercados no estaban reglamentados en consecuencia, los legisladores tendrían que garantizar que otros competidores operen bajo las mismas condiciones en esos mercados. Por supuesto, esto agravaría las posibilidades de mercado para los productos europeos en países que no tienen los mismos estándares ambientales si el comportamiento del consumidor no cambia en esos países.

VDMA: ¿Qué papel juega el consumidor?

(DCS): Los consumidores son una parte esencial, pero siento que realmente no logran entender el tema en la actualidad. Esto se refleja en el debate sobre productos biodegradables, por ejemplo. Los consumidores creen erróneamente que son absolutamente buenos y pueden sustituir a los plásticos basados en petróleo. También ven fotos de ballenas con bolsas de plástico en sus estómagos o tortugas marinas en redes de pesca. Es por ello, que en una discusión no hay posibilidades. Lo que espero es que el sector de plásticos, desde los fabricantes de materiales hasta los consumidores, encuentren una definición común. Que reconozcamos la economía circular como un objetivo común y que nosotros luego adoptemos una posición correspondientemente.

De acuerdo con la VDMA, en nuestro mundo, los plásticos son indispensables. El inconveniente es la basura. Los productos plásticos desechados sin cuidado se condensan para formar capas gruesas, no sólo en los ríos y mares, sino también en la tierra. Una economía circular completa podría evitar este mal y poner el foco en los beneficios de los plásticos. Para que esto sea un éxito, necesitamos trabajar juntos: procesadores, fabricantes de materias primas, ingenieros mecánicos y recicladores, pero también los propietarios de marcas, consumidores finales y los políticos. 

La VDMA pondrá el foco sobre la economía circular en la feria K 2019 en Düsseldorf y mostrará cómo los ciclos cerrados pueden trabajar de manera efectiva. Durante todo el proceso, los participantes van a poder expresar su opinión en una serie de entrevistas durante los preparativos de este evento internacional de la industria​​​​​​. 

CONTENIDO RELACIONADO


Recursos