| 1 MINUTOS DE LECTURA

Nuevo bioplástico fabricado a base de almidón de patata

La gama de resinas Biokomp, de la empresa europea Kompuestos, pueden procesarse en equipos de transformación estándares y se degrada en tierra en cuatro semanas.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La innovadora formulación de este bioplástico, que forma parte de la gama Biokomp, de Kompuestos, busca sustituir a las tradicionales bolsas de plástico para empacado de fruta o vegetales en los supermercados y, así, reducir significativamente la huella de carbono.

La gama de resinas Biokomp está basada en resinas biodegradables hechas de diferentes almidones derivados del maíz, la patata y varios tipos de cereales, entre otros polímeros de origen renovable. Estas resinas pueden procesarse en equipos de transformación estándares, pudiendo sustituir completamente a los plásticos tradicionales derivados del petróleo y permiten la recuperación del envase plástico a través del reciclaje de residuos sólido-orgánicos (compostaje y digestión anaeróbica) especificados en el estándar europeo EN13432.

El empleo de materias primas de origen natural para la fabricación de Biokomp permite reducir tanto la dependencia de materiales de origen petroquímico como las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera al final de su vida útil (en un 30-80% dependiendo del material y aplicación).

El nuevo bioplástico, y otros tres productos más de esta gama, obtuvieron el sello “OK Compost” de la agencia TÜV Austria que certifican que son 100% biodegradables en un periodo determinado de tiempo.

Gracias a su aspecto similar, los productos hechos a partir de estos bioplásticos no se pueden diferenciar fácilmente de los productos plásticos convencionales. El uso de etiquetas independientes y respetadas internacionalmente que los identifiquen es importante para que los consumidores reciban información transparente y correcta y para salvaguardar la imagen positiva de los bioplásticos.

Asimismo, para poder comercializar los productos como biodegradables/compostables, es obligatoria la obtención de certificados acreditativos de las propiedades que se anuncian, lo que puede requerir entre cuatro y catorce meses según el nivel de compostabilidad.

CONTENIDO RELACIONADO

  • Las fibras de agave se unen a la lista de materiales sustentables de Ford

    Debbie Mielewski, líder técnica del Departamento de Investigación de Sustentabilidad de Ford, le contó a Plastics Technology México en qué consiste la iniciativa de la armadora de incorporar fibras de agave en la fabricación de componentes automotores.

  • Crean bioplástico a partir de cáscaras de naranja

    Alumnos del Tecnológico de Monterrey han convertido los desechos de naranja en materia prima en la producción de plásticos, un método que podría convertirse en la base de una nueva industria nacional que impulse el desarrollo de comunidades marginadas.

  • Crean plásticos orgánicos con desechos de agave

    Bolsas de plástico, envases, recipientes y cubetas son algunos de los productos que ahora se pueden fabricar a partir del bagazo del agave. La empresaria Ana Laborde ha creado la primera compañía de plásticos que aprovecha este desecho con un impulso comercial.