Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Trabajadores del proyecto STOP en una línea de clasificación de residuos en Jembrana, Indonesia.

Trabajadores del proyecto STOP en una línea de clasificación de residuos en Jembrana, Indonesia.
Crédito: Proyecto STOP.

El proyecto fue cofundado por Borealis y SYSTEMIQ en 2017, y cuenta con el apoyo de sus socios estratégicos que también brindan experiencia técnica. Estos son el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, NOVA Chemicals, Nestlé, y Alliance To End Plastic Waste.

Así, desde sus inicios, el proyecto STOP trabaja de la mano con los gobiernos de las ciudades para crear sistemas circulares de gestión de residuos efectivos en áreas de alta necesidad del sudeste asiático. El proyecto apoya a las ciudades con experiencia técnica para crear sistemas circulares de gestión de residuos que logren cero fugas de residuos, aumenten el reciclaje, sean económicamente sustentables, creen nuevos puestos de trabajo y reduzcan el impacto dañino de los residuos mal gestionados en la salud pública, el turismo y la pesca.

En la actualidad el proyecto opera en tres asociaciones de ciudades, incluidas las ciudades costeras de Muncar y Pasuruan en Java Oriental, y Jembrana, en la costa noroeste de Bali. Para fines de 2020, el Proyecto STOP había logrado varios hitos importantes, que incluyen:

  • Llevó la recolección de residuos a más de 133.500 personas, la mayoría por primera vez.
  • Se impidió que 8,123 toneladas de residuos (de las cuales 1,118 toneladas eran de plástico) contaminen el medio ambiente.
  • Se crearon puestos de trabajo estables para 168 trabajadores de acopiadores de residuos, que crecerán a más de 250 al final del programa.
  • Se completó la construcción de cinco instalaciones de recuperación de materiales: una de 50 toneladas / día en Jembrana, Bali, dos de 30 toneladas / día en Pasuruan, Java Oriental y dos instalaciones de 20 toneladas / día en Muncar, Java Oriental, con lo que la capacidad de procesamiento total es de 150 toneladas / día.
  • Se pusieron a prueba varios modelos de gobernanza para respaldar sistemas de gestión de residuos profesionales más estables.
  • Se desarrolló un extenso plan de estudios para capacitar al gobierno y otras entidades en la instalación y operación de sistemas de desechos.

Al igual que muchas otras organizaciones que enfrentan la pandemia de COVID-19, Project STOP superó desafíos para garantizar servicios continuos de gestión de desechos para las comunidades donde opera. Los servicios de gestión de residuos son esenciales para la salud de la comunidad, así como para mantener el plástico fuera del medio ambiente.

“A pesar de los desafíos causados ​​por el COVID-19, 2020 fue otro año de gran éxito para Project STOP. Agradecemos a todos los trabajadores de primera línea del proyecto por mantener estos servicios esenciales en funcionamiento durante la pandemia. La iniciativa continúa brindando los beneficios que esperábamos y sus logros hasta la fecha muestran qué tan bien está configurada la organización, la dedicación de su equipo y la importancia de estos servicios para las personas que los reciben”, dijo Alfred Stern, CEO de Borealis.

Por su parte Joi Danielson, Socio de SYSTEMIQ, afirmó: "El éxito logrado es el resultado de tantas personas inspiradoras y comprometidas de gobiernos locales y nacionales, grupos comunitarios y nuestros socios estratégicos con quienes trabajamos juntos de manera productiva para construir sistemas circulares de residuos sin fugas. Esperamos apoyar a un número cada vez mayor de ciudades para construir sistemas de residuos modernos y detener miles de toneladas más de contaminación ambiental en los próximos años”.

Con un consumo anual de más de 6 millones de toneladas métricas de plástico, se estima que la fuga oceánica de Indonesia es de aproximadamente 1 millón de toneladas por año, la segunda más grande del mundo. En respuesta, el gobierno indonesio ha creado un plan de acción sobre desechos marinos en 2017 comprometiéndose a reducir los flujos de plástico oceánico del país en un 70 % para 2025.

Para contribuir a este compromiso nacional, Project STOP planea escalar aún más sus actividades en una región más amplia de Indonesia. Actualmente se está desarrollando un plan de ampliación que se implementará una vez que se acuerde con las autoridades locales.

CONTENIDO RELACIONADO