| 1 MINUTOS DE LECTURA

KHS presenta la botella más liviana del mercado para agua mineral


#PET

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Con un peso de solo cinco miligramos, pero con una capacidad de medio litro, la botella de PET de KHS y Husky no podría ser más ligera. Según cifras reportadas por KHS, la botella utiliza aproximadamente un tercio menos de material que la botella más ligera que se encuentra actualmente en el mercado.

La botella, diseñada para agua mineral sin gas, fue llamada Factor 100 para expresar la relación entre peso y capacidad. Pero hay más en esta botella que su peso, ya que también es fácil de manejar y dimensionalmente estable. Su geometría asegura una carga superior particularmente alta, otorgando a la botella la resistencia a la presión necesaria. Gracias a las características técnicas de moldeo por inyección soplado, el PET se puede estirar con extrema precisión en toda la forma de la botella, logrando una eficiencia óptima. Esto también ahorra material y mejora la relación de CO2.

Incluso la leche y la cerveza se pueden envasar con botellas más ligeras. Los resultados obtenidos por el Centro de Botellas y Formas de KHS muestran que las botellas de PET livianas pueden mantener un alto nivel de robustez a pesar del bajo uso de recursos. Las áreas donde se hacen ahorros son el cuello de botella y la rosca para la tapa. Por ejemplo, al diseñar una botella de cerveza de 0,5 litros para una cervecería alemana, KHS redujo el anillo de soporte y el grosor de la pared en el cuello de botella y la rosca, sin afectar la densidad del material o las cualidades de procesamiento de la botella en una línea de producción. Esto les permitió ahorrar 1,6 gramos por botella, cifra que vale la pena cuando consideramos cuántos cientos de millones de litros se embotellan cada año.

Si es posible para la cerveza y el agua, también se puede hacer para la leche. La botella de PET ultraligera de KHS tiene un diámetro de rosca de 32 milímetros, pero su peso se ha reducido a solo 20 gramos, un logro por el cual la compañía recibió el World Beverage Innovation Award 2015 en la categoría de la Mejor Iniciativa de Sostenibilidad Ambiental.

Las botellas convencionales generalmente pesan dos gramos más. Si, digamos, el volumen de producción es de 50 millones de botellas por año, entonces esta nueva botella de KHS produce algún beneficio económico significativo, ahorrando hasta 140.000 euros cada año.

CONTENIDO RELACIONADO