Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Amcor adaptó su tecnología de diseño e ingeniería para desarrollar la botella de tereftalato de polietileno (PET) de 900 ml más liviana para aceite comestible en Brasil.

Amcor adaptó su tecnología de diseño e ingeniería para desarrollar la botella de tereftalato de polietileno (PET) de 900 ml más liviana para aceite comestible en Brasil.
Crédito: Amcor.

El contenedor diseñado a medida para la agroempresa y productor de alimentos Bunge, en São Paulo, es un 22 % más liviano que las botellas de la competencia, a la par que ofrece mayor productividad y mejores beneficios de sostenibilidad.

La nueva botella para la marca de aceite de soja Soya de Bunge representa el ingreso de Amcor al mercado del aceite comestible en Brasil. Amcor respondió al desafío desarrollando un contenedor de 14 g que pesa cuatro gramos menos que las botellas estándar.

“Esta nueva botella es un enorme logro tecnológico porque pudimos replicar la forma y las especificaciones actuales de la botella, pero con un peso menor”, sostuvo Ivan Assenco, coordinador de procesos de desarrollo de producto de Amcor.

“Durante un proyecto de desarrollo de tres años altamente especializado, aprovechamos nuestra experiencia en investigación y desarrollo, diseño e ingeniería para crear una botella única para el aceite comestible”.

El peso ligero es un importante diferenciador en el mercado del aceite comestible. Amcor desarrolló una nueva preforma ligera que mantuvo la misma forma, a la vez que optimizó la resistencia a la compresión, el espesor de la pared, la distribución de materiales y la resistencia al apilamiento.

El contenedor requirió de un alto índice de estiramiento, por lo que el equipo llevó a cabo un estudio de análisis de elementos finitos (FEA) para optimizar el diseño y cumplir con los requisitos de espesor de la pared. Para el consumidor, el rediseño también mantiene el mismo aspecto y experiencia de manipulación.

“En este proyecto, hicimos frente a muchos desafíos, desde el diseño de una botella con menos plástico hasta la introducción de nuevas tecnologías de llenado en nuestras plantas, pero el resultado fue excelente. Amcor respondió al desafío con una singular botella que nos ofrece una clara ventaja en el mercado”, expresó Paulo Silvério, director de abastecimiento para Bunge en Brasil.

El contenedor liviano ofrece beneficios de sostenibilidad al reducir el uso de materia prima en aproximadamente 4,4 toneladas de material por año. Como resultado, Bunge mejoró su eficiencia en la fabricación y redujo los costos de transporte.

CONTENIDO RELACIONADO