• PT Youtube
  • PT Facebook
  • PT Twitter
  • PT LinkedIn
05/09/2019 | 7 MINUTOS DE LECTURA

ANIQ reafirma su compromiso voluntario a favor de la Economía Circular

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La ANIQ celebró el Foro “Economía Circular. Un nuevo reto para la Industria Química”, donde abordó el desafío de la Economía Circular de los productos plásticos en la industria mexicana y estableció firmes compromisos.   

La Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ) llevó a cabo el Foro “Economía Circular. Un nuevo reto para la Industria Química”, donde las empresas afiliadas del sector de resinas plásticas reafirmaron su compromiso para promover y ampliar el alcance de la Economía Circular de los productos plásticos.

Así mismo, se convirtió en un espacio de conversación donde se abordaron temas relativos a la regulación de la Economía Circular, su implementación y la circularidad de la industria química.

La economía lineal es insostenible

El pronunciamiento de la ANIQ fue realizado en voz de su presidente, el Ing. José María Bermúdez Minutti, quien reconoció que aunque el desarrollo de la tecnología y las innovaciones de la industria han aportado enormes beneficios a la sociedad, también requieren asumir compromisos.

“Compromisos no solo con las diferentes etapas en las que participamos, desde cómo fabricamos y cómo movemos esos materiales, también en cómo disponemos de ellos y qué hacemos con ellos al final de su ciclo de vida”, señaló.

Y agregó: “Los recursos no renovables deben ser manejados con mayor eficiencia. El proceso económico lineal actual es insostenible. Debemos empezar no solo a pensar, sino a diseñar cómo vemos a nuestros productos, a nuestros servicios y a nuestra vida como consumidores en un ciclo de economía circular, tanto en sus etapas productivas, como en las etapas post consumo”.

Por ello, informó que la ANIQ se ha sumado “de manera activa, proactiva y tomando un liderazgo en la adopción y en hacer realidad los principios de la economía circular a través de dos líneas de acción: disminuyendo, evitando y educando en torno a la generación de residuos, y contribuyendo a la eliminación de esos residuos mal dispuestos en la naturaleza”.

También se comprometió a que la ANIQ a seguirá trabajando en materia legislativa, en la construcción de “un marco normativo moderno, flexible y mejor orientado a cubrir las inquietudes de la sociedad, con base en la preservación del medio ambiente”.

La regulación de la Economía Circular

Ing. Mariana Albarrán, gerente de relaciones institucionales y sustentabilidad de Braskem Idesa.

Ing. Mariana Albarrán, gerente de relaciones institucionales y sustentabilidad de Braskem Idesa.

En la primera sesión del foro, la Ing. Mariana Albarrán, gerente de relaciones institucionales y sustentabilidad de Braskem Idesa, habló del origen de las normativas de la Economía Circular y de su panorama en México.

Sostuvo que actualmente existen más de cien iniciativas de ley que prenden regular, prohibir, sustituir o reducir el consumo de plásticos, y que 22 estados y municipios están regulando los plásticos de un solo uso, enfocados principalmente en bolsas, desechables y popotes.

Detalló que como representante de las industrias y de asociaciones, Braskem ha participado y trabajado con diferentes grupos para entregar información y debatir para encontrar una solución al tema de los residuos plásticos. En ese sentido, destacó la labor y presencia de la ANIQ en diferentes foros sobre el tema.

También mencionó los dos grandes compromisos relacionados la economía circular, que Braskem Idesa publicó desde el pasado noviembre.

  • El 100% de la unidades industriales de Braskem Idesa deben operar con las mejores prácticas del control de pellets. Operación Pellet Cero, para el 2020.
  • El 100% de los embalajes de plástico se deben reutilizar, reciclar o recuperar para el 2040.

Entre los avances alcanzados por la compañía destacó haber sumado a sus operadores logísticos de la cadena al Programa Cero Pellets, y haber iniciado el trabajo de capacitación en temas de reciclaje y recuperación de plásticos en escuelas y cooperativas comunitarias, generado oportunidades de auto empleo.

Por su parte, la bióloga Isadora Andrade, directora de instrumentos económicos y auditoría ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México indicó que uno de los retos de la normatividad es legislar adecuadamente para hacer una mejor gestión de los residuos, recuperar los materiales y mejorar la infraestructura, pero aclaró que para hacerlo se requiere la participación de la industria.

“Todos somos uno en la mejora de la gestión de los residuos. El gobierno no puede por sí solo hacerlo, pero tampoco estamos exigiendo que sea la industria los únicos participantes y los únicos responsables de la mejora de la gestión de residuos. Tenemos la responsabilidad de trabajar en conjunto para alcanzar este reto”, reiteró la funcionaria.

Así mismo, dijo que es necesario sumar a la sociedad a través de la cultura ambiental, para crear un cambio de conciencia y de actitud. Sin embargo, dijo que para conseguirlo también será necesaria la normatividad.

Implementación de la Economía Circular

En la segunda sesión del foro, representantes de Clariant México, Dow México, México Recicla y Unilever compartieron sus experiencias en la implementación de procesos economía circular en sus empresas, y a través de las soluciones y productos que proveen a otras compañías.

En el caso de Clariant México, el Ing. Gabriel Gerardo Cuervo, director de sustentabilidad y asuntos normativos, dijo que para contribuir a la transformación de la industria hacia la Economía Circular, la compañía participa en diferentes plataformas a nivel global como The Polymer Research Platform (EU), Petcore (EU) y Plastics Recyclers (UE), entre otras.

En materia de soluciones citó el desarrollo de un secuestrante de O2 de alto rendimiento para PET, que mejora el empaque para alargar la vida útil de los productos; soluciones para reducir la cantidad de polímeros de los embalajes;  “etiquetadores” para mejorar la clasificación de polímeros, y masterbatches para apoyar el proceso de reciclaje.

Ing. Iván Trillo, gerente de sustentabilidad para plásticos y empaques de especialidad de Dow México.

IDaniel Beltrán, co-fundador de México Recicla.

Por su parte, el Ing. Iván Trillo, gerente de sustentabilidad para plásticos y empaques de especialidad de Dow México, mencionó diversas iniciativas que la compañía emprende en pro de la Economía Circular. Entre ellas destacó la experiencia brasileña en la transformación de la cadena de reciclaje a través del desarrollo y capacitación de cooperativas de reciclaje, un modelo de negocios que puede ser ampliado en América Latina, que contribuye al desarrollo social y a mejorar la calidad de la materia prima reciclada.

En su turno, Daniel Beltrán, co-fundador de México Recicla, sostuvo que la economía circular trae consigo tres beneficios: creación de empleos, generación de negocio y combatir el cambio climático, y que en ocasiones se tiene cierto reparo en reconocerlo como un negocio. Sin embargo, dijo que es así debido a que el consumidor ha cambiado y está dispuesto a pagar hasta un 10% más por un producto sustentable, de manera que no se puede negar que es una oportunidad de negocio.

También señaló que el rediseño es la clave para la transición hacia una economía circular, pues “la basura es un error de diseño” y señaló que el 80% de la carga ambiental de un producto o servicio se define desde el momento de diseñarlo.

Sobre la importancia de la iniciativa propia que debe guiar a los proyectos de Economía Circular, enfatizó: “Nosotros no tenemos que esperar a nadie. Yo no voy a esperar a que el gobierno ponga una ley y me diga que tengo que tener el 25% de material reciclado, o que una empresa cambie su empaque, o que los ciudadanos empecen a exigir un empaque sustentable, yo lo voy a hacer. Debemos pensar así todos, no tenemos que esperar a nadie, ni a gobierno, ni a las empresas, ni a los emprendedores (…) Todos tenemos que decir: yo voy a jalar primero. Y cuando todos pensemos así, es que vamos a conectar”.

Por su parte, Jorge Acosta, gerente regional de sustentabilidad de Unilever refirió como uno de los principales problemas de la transición hacia la Economía Circular, el tema de la recolección de materiales y cómo crear mejores condiciones de vida para los pepenadores.

Jorge Acosta, gerente regional de sustentabilidad de Unilever.

Jorge Acosta, gerente regional de sustentabilidad de Unilever.

También dijo que en este momento, aunque las marcas compiten entre sí, están juntas frente al desafío de la economía circular y por ver quién se sube más rápido a ese barco.

Reconoció como otro desafío: comunicar adecuadamente al consumidor el tema de la economía circular, porque es quien finalmente usa el producto, y es necesario que sepa cómo lo puede retornar para que se convierta en otro producto igual o de mayor valor.

Circularidad de la industria química

Finalmente, el Ing. Miguel Delgado, presidente de la Comisión de la Industria del Plástico Responsabilidad y Desarrollo Sustentable (CIPRES) comunicó a los asistentes los compromisos de la ANIQ en materia de Economía Circular.

100%:

2020. Los socios de ANIQ deben identificar y evaluar las acciones a implementar para el logro de la meta global del Programa Cero Pellets, promovido por la Operation Clean Sweap respaldada por la Declaratoria Global de Asociaciones de Plásticos.

2030. Los embalajes y empaques plásticos utilizados en la distribución de sus productos deben ser reciclables o recuperables.

2040. Los embalajes y empaques de plástico utilizados en el ciclo de vida del producto serán reciclados o recuperados.

CONTENIDO RELACIONADO

  • México: la clave del reciclaje está en el valor agregado

    La restricción en China para importar plásticos postconsumo está obligando al mercado mexicano a buscar alternativas de reciclado con mayor valor agregado. Poliolefinas y subproductos prometen.

  • Unicel reciclado como negocio

    La supuesta dificultad para reciclar el EPS, también conocido como Unicel, le ha valido a este material presiones de tipo ambiental a escala global. Sin embargo en México, un próspero negocio de fabricación de marcos y molduras, convierte estos desechos en materia prima, y demuestra con creces que el EPS sí se puede reciclar.

  • Reciclado de plásticos de uso agrícola

    Con la presente columna damos inicio a una serie de artículos donde se discutirán los detalles implicados en el reciclado de cada uno de los principales sectores de consumo. Comenzamos con plásticos agrícolas.


Temas relacionados