Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Modelos impresos en 3D que muestran la planificación quirúrgica virtual para un procedimiento de traqueoplastia con portaobjetos. Cortesía de Kaalan Johnson, M.D., Seattle Children's Hospital.

Modelos impresos en 3D que muestran la planificación quirúrgica virtual para un procedimiento de traqueoplastia con portaobjetos. Cortesía de Kaalan Johnson, M.D., Seattle Children's Hospital.

Un año después del lanzamiento de la impresora 3D J750 Digital Anatomy, Stratasys informó que esta línea ha sido instalada en instituciones de salud y proveedores de servicios médicos en Estados Unidos, China, Italia, España y Australia.

Esta impresora produce modelos anatómicos que imitan la sensación real, la capacidad de respuesta y la biomecánica de la anatomía humana. Los modelos pueden ser perforados, suturados, cortados y manipulados físicamente como el tejido humano real. Esta capacidad minimiza el uso de animales y cadáveres para ensayos clínicos y entrenamiento quirúrgico. Los hospitales, las instituciones de salud y las facultades de medicina pueden utilizar estos modelos 3D realistas para mejorar la evaluación clínica de una amplia gama de patologías, así como para introducir más rápidamente nuevos dispositivos médicos en el mercado.

Por ejemplo, Stratasys comparte que el Hospital Infantil de Seattle compró una impresora 3D Digital Anatomy J750 a principios de este año y la instaló en su nuevo laboratorio de impresión 3D. Una de las principales motivaciones para conseguir la impresora fue la capacidad de crear modelos suaves para simular vías respiratorias, hígados y corazones.

“Las primeras impresiones donde se utilizó el material TissueMatrix fueron fundamentales para comprender el ajuste óptimo de un tubo de traqueotomía personalizado, algo que hubiera sido imposible con los mejores materiales a los que tuvimos acceso hace sólo seis meses”, dijo el Dr.Seth Friedman, Gerente de innovación de imágenes y modelos de simulación en el departamento de mejora e innovación.

La impresora 3D J750 Digital Anatomy ofrece un nivel de realismo que permite la innovación para ayudar tanto a la formación médica como a la planificación prequirúrgica. (Foto: AIJU)

La impresora 3D J750 Digital Anatomy ofrece un nivel de realismo que permite la innovación para ayudar tanto a la formación médica como a la planificación prequirúrgica. (Foto: AIJU)

Por su parte, el Hospital Infantil Nicklaus se actualizó con la nueva impresora 3D Digital Anatomy J750 de un Eden 260 existente en el Programa de Cirugía Cardiovascular. La actualización fue una colaboración entre la Iniciativa de Medicina Personalizada del NCHS y el Laboratorio de Proyectos de Investigación Avanzada de Cirugía Cardiovascular y fue posible gracias al apoyo de la Fundación Bailey y los donantes del NCHS.

El Dr. Redmond Burke, jefe de Cirugía Cardiovascular y codirector del Programa del Corazón, dijo que ahora es una parte crítica de la planificación quirúrgica. “Es muy valioso poder abrir un modelo para tener una visión muy clara de lo que veremos en el quirófano”, dijo. “Creemos que es un avance significativo que nos permitirá reducir el trauma de los pacientes que se someten a complejas cirugías de corazón”.

En España, dos instituciones tecnológicas han invertido en la impresora 3D Digital Anatomy para ser pioneras en su oferta de servicios médicos. Nacho Sandoval, jefe de fabricación de aditivos de AIJU, dijo, “Anteriormente, no podíamos producir modelos que reprodujeran los materiales orgánicos frecuentemente solicitados por el sector médico, y mucho menos simular de manera realista el comportamiento de los tejidos humanos. Lo que también es notable es que la precisión de la impresora Digital Anatomy ofrece resoluciones más altas que las obtenidas con una tomografía o una resonancia magnética, que suelen ser superiores a medio milímetro. Ya estamos viendo un gran interés de una amplia gama de médicos para este tipo de modelos en aplicaciones del mundo real”.

En Italia, el presidente de BIO3DModel, el ingeniero Roberto Rizzo, dijo que ha sido testigo de un interés particular en la impresora 3D Digital Anatomy para la formación quirúrgica.

“Esta tecnología permite una reducción drástica del tiempo de formación de los cirujanos, en particular la capacidad de investigar cualquier condición patológica específica antes de la cirugía real”, declaró.

“Por ejemplo, hasta ahora no era posible producir sistemas vasculares huecos de hasta 1 mm de espesor y diámetro de pared. Este increíble detalle podría ser la diferencia entre la vida o la muerte para un paciente”.

CONTENIDO RELACIONADO